22.5 C
Villa Elisa

Ultimas Noticias

La cirugía bariátrica podría reducir el riesgo de enfermedad hepática grave

La obesidad es una de las principales causas de la enfermedad del hígado graso.

Uno de cada cuatro adultos estadounidenses padece una enfermedad del hígado graso causada por obesidad, no por el consumo de alcohol, y no existe ningún tratamiento médico para ello.

Los médicos dicen que la única manera de mantenerlo a raya es perder peso y llevar una dieta más sana.

Ahora, un nuevo estudio informa de que la cirugía bariátrica, además de ayudar a perder peso, puede proteger el hígado.

Los resultados son sorprendentes:

De un grupo de más de 1.100 pacientes que padecían una forma agresiva de hígado graso, los que se sometieron a la cirugía de pérdida de peso redujeron su riesgo de enfermedad hepática avanzada, cáncer de hígado o muerte relacionada en casi un 90% durante la década siguiente.

Sólo 5 de los 650 pacientes que se sometieron a la cirugía bariátrica desarrollaron posteriormente una de esas consecuencias hepáticas graves, en comparación con 40 de los 508 pacientes que no se sometieron al procedimiento.

Los pacientes sometidos a cirugía de pérdida de peso también tenían un riesgo significativamente menor de padecer enfermedades cardiovasculares, un hallazgo que coincide con investigaciones anteriores.

Según el estudio publicado el jueves en JAMA, tenían un 70% menos de probabilidades de sufrir un episodio cardíaco, un ictus o una insuficiencia cardíaca, o de morir de una enfermedad cardíaca.

El Dr. Ali Aminian, director del Instituto Bariátrico y Metabólico de la Clínica Cleveland y autor principal del estudio, dijo que, con toda probabilidad, la pérdida de peso había detenido la enfermedad en su camino.

“La obesidad es el principal impulsor del hígado graso; todo empieza con la obesidad”, dijo Aminian.

“Cuando tenemos un exceso de grasa que se acumula en el hígado, se produce el hígado graso. Luego viene la inflamación y se agrava, y entonces se forma el tejido cicatrizal y conduce a la cirrosis“.

“Cuando un paciente pierde peso, la grasa desaparece de todas partes, incluido el hígado; la inflamación disminuye y parte del tejido cicatricial puede revertirse y mejorar”, continuó Aminian.

“La pérdida de peso es el factor principal aquí”.

Los resultados fueron notables, dijo el Dr. Steven Nissen, director académico del Instituto Cardiovascular de la Clínica Cleveland y autor principal del estudio.

El resultado de la enfermedad después de la cirugía “fue el más bajo que he visto en 30 años de hacer estudios, una reducción del 88% en la progresión a enfermedad hepática avanzada”, dijo.

El estudio observacional, en el que se revisaron casos de la Clínica Cleveland durante 12 años, no estableció una relación causal con la disminución del riesgo de padecer enfermedades hepáticas o cardíacas graves a causa de los procedimientos de adelgazamiento, pero los resultados se suman a las crecientes pruebas de que la cirugía bariátrica puede aportar beneficios para la salud más allá de la pérdida de peso.

Alrededor de 100 millones de estadounidenses son peligrosamente obesos y unos 250.000 se someten a operaciones bariátricas cada año.

Sin embargo, la cirugía conlleva graves riesgos.

Sesenta y dos de los 650 pacientes de cirugía de pérdida de peso del grupo de estudio desarrollaron complicaciones graves después de la operación, y cuatro de ellos murieron al año de someterse a ella.

El procedimiento más habitual es la gastrectomía en manga.

Sólo una quinta parte de los pacientes estudiados en este informe se sometieron a este procedimiento.

La gran mayoría se sometió a un bypass gástrico en Y de Roux.

Más del 40% de los adultos estadounidenses luchan contra la obesidad.

Alrededor del 75% padece la enfermedad del hígado graso no alcohólico, que suele ser una afección silenciosa sin síntomas evidentes.

Pero 1 de cada 4 ó 5 desarrollará una forma agresiva de la enfermedad llamada esteatohepatitis no alcohólica, o EHNA, que causa fibrosis del hígado, y 1 de cada 5 de esos individuos desarrollará cirrosis, o cicatrización del hígado, para la cual la única cura es un trasplante de hígado.

No existen medicamentos ni terapias aprobadas para la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Los médicos suelen aconsejar a los pacientes que pierdan peso y adopten una dieta más sana para reducir la grasa, la inflamación y la fibrosis del hígado, un órgano vital que transforma los alimentos y las bebidas en nutrientes y filtra las sustancias nocivas de la sangre.

Los pacientes obesos que se someten a una cirugía bariátrica suelen perder hasta un 25% de su peso corporal, mucho más que los pacientes que hacen dieta para perder peso.

Después de la cirugía, suelen necesitar menos medicamentos para mantener bajo control enfermedades como la diabetes de tipo 2, la hipertensión arterial y el colesterol alto.

Sin embargo, el nuevo estudio no es definitivo.

Se trata de un estudio observacional retrospectivo que comparó los resultados a largo plazo de 650 pacientes sometidos a cirugía bariátrica con los de 508 pacientes que no se operaron.

Por tanto, no se trata de un ensayo controlado aleatorio del tipo que se considera el estándar de oro en medicina, que asigna aleatoriamente a pacientes con características similares a un brazo de intervención o a un placebo.

Varios de los 16 autores del artículo consultan o reciben fondos de investigación de empresas que fabrican dispositivos utilizados en la cirugía de pérdida de peso.

Tanto Aminian como Nissen reciben financiación de Medtronic, la mayor empresa de dispositivos médicos del mundo, y Nissen también recibe financiación de Ethicon, un fabricante de dispositivos médicos e instrumentos quirúrgicos.

Sin embargo, no recibieron financiación externa para este estudio.

Una de las preocupaciones de este tipo de estudios es que los pacientes que optan por la cirugía de pérdida de peso pueden ser intrínsecamente diferentes de los que no lo hacen.

Puede que estén más motivados, que tengan la cobertura sanitaria o los medios para cubrir los procedimientos, y que estén lo suficientemente sanos como para que los cirujanos no los rechacen.

En este caso, sin embargo, dijo Nissen, el beneficio fue tan sorprendente que “incluso si se equivoca por un factor de dos, todavía significa que el riesgo se reduce drásticamente.”

El estudio revisó los casos de la Clínica Cleveland de 1.158 pacientes obesos cuyas biopsias hepáticas entre 2004 y 2016 mostraron que tenían enfermedad de hígado graso no alcohólico avanzado con fibrosis.

Las mujeres representaban más del 60% de los pacientes; la edad media era de algo menos de 50 años; y la mediana del índice de masa corporal era de 44, lo que se considera un sobrepeso peligroso.

Las enfermedades cardíacas también se redujeron tras la cirugía de pérdida de peso, como han demostrado estudios anteriores; un 8,5% de los que se sometieron a cirugía bariátrica sufrieron un evento cardíaco, frente al 15,7% de los que no se operaron.

“La enfermedad del hígado graso es realmente la enfermedad más importante de la que la mayoría de los estadounidenses no saben esencialmente nada”, dijo Nissen.

“Ahora es una causa más importante de insuficiencia hepática que el alcohol. Y con la epidemia de obesidad, esta enfermedad está aumentando realmente a un ritmo aterrador.”

Latest Posts