19.7 C
Villa Elisa

Ultimas Noticias

Zulma, la mujer que esquió hasta los 94 años y fue torturada por su cuidadora

Ahora tiene 100 años y su familia filmó a la empleada cuando la golpeaba y pateaba, en Bariloche. La acusada, de 51, está libre.

Dos meses atrás, Micaela fue a visitar a su abuela en Bariloche, se acercó a darle un beso y Zulma Serón, que tiene 100 años, le corrió la cara y se cubrió con la manos en clara actitud defensiva. “La abuela está con miedo. Sintió que le iba a pegar“, le comentó a su madre, Viviana.

Ante las preguntas, Zulma, que padece una leve demencia senil y “si almuerza a las 12, a las 14 ya no se acuerda que comió”, no pudo expresar qué le pasaba. Decidieron revisarla y encontraron hematomas en los brazos, más una grave herida en una pierna que aún no terminó de cicatrizar.

Horas después, instalaron cámaras de seguridad a escondidas dentro de la casa. Así fue que desde una app en su celular, Viviana vio -en vivo- cómo la cuidadora de su madre la pateaba varias veces en las piernas, le daba dos fuertes golpes en la nuca y hasta le tiraba alcohol en los ojos.

Zulma tiene demencia senil leve y no pudo expresar con palabras que estaba siendo maltratada por su cuidadora.

Zulma tiene demencia senil leve y no pudo expresar con palabras que estaba siendo maltratada por su cuidadora.

Zulma, nacida el 6 de diciembre de 1920 y con un DNI con solo seis cifras, es una de las primeras pobladoras de la ciudad de Bariloche. Se jubiló en el Poder Judicial y esquió hasta los 94 años.

“Las agresiones quedaron grabadas. Apenas las vimos no le dijimos nada a la cuidadora, sólo que se fuera inmediatamente de la casa, que esa noche la íbamos a cuidar nosotros a mi madre. Al otro día hicimos la denuncia y esta mujer, que había descubierto las cámaras y las tapó con cinta adhesiva, se debe haber imaginado lo que pasaba y solita renunció. No pidió perdón y se negó a declarar cuando la llamó la Justicia“, dice a Clarín Gerardo, hijo de Zulma.

Según fuentes policiales, la agresora fue María Laura Chodilef, de 51 años. Está imputada por el delito de “lesiones leves agravadas por alevosía“. Un delito excarcelable, por lo que está libre. No estuvo ni un minuto detenida.

Zulma, en su juventud, en Bariloche.

Zulma, en su juventud, en Bariloche.

Las imágenes del video estremecen: duran sólo 21 segundos, pero tienen un alto grado de violencia. La grabación es de agosto.

La fiscal Silvia Paolini presentó las pruebas y requirió al juez de Garantías Sergio Pichetto que habilite formalmente un período de investigación por cuatro meses, quien hizo lugar a la solicitud.

Una recomendación para olvidar

“Nos la recomendaron. No salió de la nada esta mujer. Siempre se portó bien con nosotros… no teníamos idea de que pudiese hacer una cosa así. Creemos que la maltrató siempre y que recién ahora le dejó marcas. No sabemos por qué lo hizo, porque bronca hacia nosotros no podía tener, la teníamos en blanco y le pagábamos en tiempo y forma”, agrega Gerardo.

Samantha, sobrina de Gerardo y “nieta del corazón” de Zulma, dice a Clarín que la imputada no es enfermera, como Chodilef quería hacer creer, y que había empezado a cuidarla en mayo de 2020.

“Por las lesiones, nunca va a ir presa. Pero pegarle así a mi abuela, una mujer tan indefensa, que necesitaba cuidado toda la semana, las 24 horas, porque no podía moverse mucho… debería caratularse esta agresión como intento de asesinato”, apunta.

La anciana golpeada esquió hasta los 94 años.

La anciana golpeada esquió hasta los 94 años.

Chodilef vive cerca de la casa de Zulma. La cuidaba de lunes a viernes. Dormía en la casa donde fue grabada en plena agresión y se iba los fines de semana, cuando llegaba otra cuidadora.

“No cuidaba adultos. No es enfermera. Mi abuela empezó a perder la vista, por eso hubo que ponerle una cuidadora. Yo también (como Gerardo) es lo único que quiero que haya justicia. Para mí es intento de homicidio a una persona tan frágil. Esos golpes la podrían haber matado. Esperamos que la condena social de que estas imágenes se vean en los medios también logre que esta mujer nunca vuelva a hacer lo mismo”, cierra Samantha.

Chodilef, asistida por la defensora oficial adjunta Yamile Saidt, eligió guardar silencio tras conocer la acusación. La abogada no planteó objeciones ni a la formulación de cargos ni al plazo de cuatro meses que reclamaron fiscalía y querella para investigar lo que, fuera de cualquier duda, se ve en los videos.

Latest Posts