17.5 C
Villa Elisa

Ultimas Noticias

Bahía Blanca, a 2 meses de la tragedia: entre la falta de ayuda y la vida con un árbol 20 días dentro de la casa

  • Los vecinos dicen que tuvieron poco apoyo municipal para reponerse del temporal.

La noche del 16 de diciembre de 2023 muchas familias esperaban ansiosas en la tribuna la presentación de patinaje de sus hijos. Para ese entonces, Bahía Blanca empezaba a sufrir un fuerte temporal que la estaba arrasando. Como consecuencia de esos vientos, una de las paredes del Club Bahiense del Norte, cuna de Manu Ginóbili, se desprendió y mató a 13 personas. La tragedia motivó la visita de Javier Milei y de Axel Kicillof, pero hubo muchos que se quedaron sin techo. Dos meses después, la ciudad sigue intentando reponerse al dolor y al miedo constante de que un nuevo temporal se lleve lo poco que se pudo salvar.

En la cobertura tras la catástrofe, Clarín recorrió muchos de los barrios periféricos de Bahía Blanca. Los mismos vecinos los describían como una zona de guerra: árboles caídos con raíces expuestas, postes torcidos a 45 grados, casas completamente destruidas por el paso del viento.

En ese entonces, la avenida General Arias era patrullada por camiones del Ejército, los cuales circulaban por lugares como Villa Rosas, barrio Spurr, barrio Talleres, barrio AMEF. En medio de este panorama, la historia de Liliana Aberastury resultó impactante.

Su vivienda quedó partida en dos luego de que un árbol se cayera sobre ella como producto de los vientos de ese 16 de diciembre. Tanto esta familia como otras más pasaron Navidad y Año Nuevo con la tristeza y la incertidumbre como únicas garantías.

La casa de Liliana, en uno de los barrios periféricos de Bahía Blanca, la ciudad que perdió todo tras un gran temporal. 

Foto: Fernando de la Orden.La casa de Liliana, en uno de los barrios periféricos de Bahía Blanca, la ciudad que perdió todo tras un gran temporal. Foto: Fernando de la Orden.

Cuentan en diálogo con Clarín que convivieron con ese árbol dentro de la casa por más de 20 días.

“Nos quejamos hasta que vino una máquina, lo cargaron y se lo llevaron. Pero tuvimos muy poco apoyo municipal. A nosotros nos dio chapas, un metro de arena, cal, y fierros como para hacer los encadenados que armamos nosotros. Después nunca vino nadie, no se presentó nadie, ni del Municipio, ni de la Provincia”, destaca Gustavo, el hijo mayor de Liliana.

La casa de Liliana, en uno de los barrios periféricos de Bahía Blanca, la ciudad que perdió todo tras un gran temporal. 

Foto: Fernando de la Orden.La casa de Liliana, en uno de los barrios periféricos de Bahía Blanca, la ciudad que perdió todo tras un gran temporal. Foto: Fernando de la Orden.

Desde lo ocurrido está haciendo trabajos espontáneos para colaborar económicamente con la refacción de la casa, dice que antes trabajaba en un taller que perdió el techo: “El viento me dejó sin trabajo. Fui haciendo lo que pude. En estos días hice unas columnas acá en mi casa, estuve pegando algunos ladrillos”.

En la conversación, se refuerza constantemente una sensación que Gustavo sabe que es difícil de transmitir a quien no lo vivió, pero lo intenta. Es el miedo, ese sentimiento que no se fue nunca más de los bahienses.

“El sábado hubo un temporal grande en Bahía de vuelta, y nosotros salimos de la casa y nos metimos en el auto. Nos quedamos ahí refugiados hasta las 3 de la mañana porque había ráfagas fuertísimas que se mezclaban con la lluvia. Parecía que se iba a caer todo otra vez”, comenta.

No solo eso tuvieron que atravesar en estos meses: cuentan que casi perdieron el resto de la casa dos veces por el fuego que otros vecinos hacían en la calle para iluminarse por los cortes.

El vecino enfatiza en que los materiales repartidos por el Municipio no fueron equitativos, y que se les dio más a quienes “no tuvieron roturas”. Clarín quiso ponerse en contacto con el Municipio de Bahía Blanca, pero no tuvo respuesta hasta el cierre de la nota.

Los barrios periféricos que quedaron destruidos por completo tras el temporal conservan miedo y enojo.

Foto: Fernando de la OrdenLos barrios periféricos que quedaron destruidos por completo tras el temporal conservan miedo y enojo. Foto: Fernando de la Orden

“Hay varias críticas y quejas en torno a que la gente está usando Marketplace para publicar las chapas que recibieron. Las están vendiendo descaradamente”, señala Gustavo.

Entre los vecinos de estos barrios aledaños de Bahía Blanca, persiste también la convicción de que el temporal no solo dejó 13 muertos, sino que hay muchos conocidos que no volvieron a aparecer más desde ese día.

“A la catástrofe de Bahía se la recuerda por sus 13 fallecidos, pero acá en los barrios hay muchos otros que murieron y ni se sabe. Hay mucha gente que está desaparecida y que no volvió nunca más, y ya hace dos meses de esto. Se le da más prioridad a los clubes que a la gente que perdió la casa. Preocúpense por las familias, por lo que están pasando”, concluye.

El cementerio de árboles y el problema del agua

“En muchas cuestiones se ha vuelto a una vida normal, pero psicológicamente y en términos de infraestructura todavía falta mucho. En la ciudad ni bien se levanta el viento la gente se pone nerviosa. Todos empiezan a decir ‘ojalá que no se corte la luz, que no se vuelen los techos’, porque hay gente que lamentablemente tiene la construcción muy precaria. Y siempre surge el tema de cómo se distribuye la ayuda”, comenta Matías Torres, bahiense que tuvo un rol activo ayudando a los damnificados post-temporal.

Los barrios periféricos que quedaron destruidos por completo tras el temporal conservan miedo y enojo.

Foto: Fernando de la OrdenLos barrios periféricos que quedaron destruidos por completo tras el temporal conservan miedo y enojo. Foto: Fernando de la Orden

El Ciudadano Bahiense, como se bautiza el canal que utiliza para colaborar con acciones solidarias en la ciudad, explica que en la primera semana se lograron cortar los árboles más grandes que obstruían la calle.

“El último número que leí hablaba de entre 15 y 20 mil árboles que se perdieron. Se declaró un programa para duplicar esa cantidad en los próximos cinco años por lo menos, con especies más de esta zona. La caída de árboles más importante fue de pinos y eucaliptos. La mitad de los eucaliptos de la ciudad se cayeron”, destaca.

Miles de árboles se perdieron tras el temporal que azotó a Bahía Blanca. 

Foto: Fernando de la Orden.Miles de árboles se perdieron tras el temporal que azotó a Bahía Blanca. Foto: Fernando de la Orden.

La plaza Almirante Brown se convirtió en una de las imágenes del temporal, porque tenía árboles de muchas décadas. Matías añade que el parque “El Pinar” también fue muy afectado.

Refuerza que para algunos “pareciera que el tema ya pasó, pero para otros no y cada vez que hay un viento fuerte es como si volvieran a vivir lo mismo. Mucha gente en la ciudad todavía sigue sufriendo con las lluvias. Es una incertidumbre, porque se perdió confianza en los pronósticos”

“Hasta un mes después había alguna que otra familia evacuada pero la mayoría decidió volver a sus casas por miedo de que les terminaran de robar lo que les quedaba en pie. Hasta 20 días después que había gente que todavía no tenía luz por otras personas que se habían robado transformadores o cables”, completa.

Los barrios periféricos que quedaron destruidos por completo tras el temporal conservan miedo y enojo.

Foto: Fernando de la OrdenLos barrios periféricos que quedaron destruidos por completo tras el temporal conservan miedo y enojo. Foto: Fernando de la Orden

Sobre el problema del agua en la ciudad, Torres expresa que viene desde hace unos 15 años tras una crisis hidráulica: “Hablamos con las estaciones de servicio para cargar celulares, para cargar agua de pozo, o sea, de perforaciones que se podía usar para bañarse, pero no para cocinar o tomar”.

Lo último que dio a conocer el Municipio de Bahía Blanca en febrero fue que el intendente Federico Susbielles recibió al ministro de Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires, Gabriel Katopodis, y juntos anunciaron la inversión para obras de infraestructura (pavimentación y luminarias) en Bahía Blanca por 3 mil millones de pesos.

En la conferencia también participó Damián Costamagna, vicepresidente de la Autoridad del Agua quien anunció que los usuarios que sufrieron afectaciones en el suministro de ABSA (Aguas Bonaerenses S.A) serán eximidos del pago de la tarifa de enero, febrero y marzo de manera automática sin tener que tramitar la exención. Esta decisión impacta sobre 250 mil vecinos de la ciudad.

Qué pasó con el club de los Ginóbili

En Salta 28, Club Bahiense del Norte pudo recuperar varias actividades que desarrollaba, ya que cuenta con varias canchas aparte del lugar en el que se cayó la pared que mató a 13 personas. Esta información fue confirmada por el Ministerio Público de Bahía Blanca a Clarín.

Así había quedado la pared del Club Bahiense del Norte tras el temporal de Bahía Blanca. Murieron 13 personas. 

Foto: Fernando de la Orden.Así había quedado la pared del Club Bahiense del Norte tras el temporal de Bahía Blanca. Murieron 13 personas. Foto: Fernando de la Orden.

Los mismos agregaron que la causa sigue en trámite con varias pericias por llevar a cabo que serán analizadas en su conjunto y que están enfocados en determinar si hay o no delito penal y si corresponde imputar a alguna persona.

Matías Torres remarca que fueron muchos los clubes que quedaron destruidos. “Hace un par de semanas el intendente declaró un plan de ayuda especial por parte de empresas de acá y de multinacionales para trabajar en la recuperación. Hay unos 15 o 20 clubes muy afectados”, cierra.

PS

Latest Posts