Connect with us

Entretenimiento

Vida y muerte de Philip Seymour Hoffman: la cruda carta de su viuda sobre el desesperante e inevitable final

Publicado

on

Su muerte fue sorpresiva. Como lo eran, quizás, sus actuaciones. Era uno de los más talentosos actores de la industria cinematográfica y murió atrapado en un laberinto difícil de escapar: su adicción a las drogas. Philip Seymour Hoffman murió el 2 de febrero de 2014 y desde entonces un misterio se tejió en torno a su figura. Y hoy, es su viuda Mimi O’Donnellquien relata con detalles la vida que transitó el artista y sus inevitables días finales.

En un extenso artículo publicado por la revista Vogue, O’Donnell narra descarnadamente cómo Phil no pudo resolver los vicios que lo llevaron a la muerte. Ni Phil ni ninguno a su alrededor pudo hacer nada para rescatarlo del infierno en el que naufragaba.

La mujer, quien conoció a Hoffman en 1999, indicó que de inmediato sintió una “química”especial por él y que supo que se casarían pese a la brevedad de su vínculo, estrictamente profesional en el amanecer de la relación. “Trabajábamos en sincronía“, recordó O’Donnellen su columna. “Primero nos enamoramos artísticamente“, contó. Dos años después, ambos solteros, vendría el amor genuino, total, y la pasión.

Desde el comienzo, Phil fue muy franco respecto a sus adicciones. Me contó acerca de su período de consumo excesivo de alcohol y su experiencia con heroína cuando tenía apenas 20, y su primera rehabilitación a los 22. Estaba en terapia y concurría a Alcohólicos Anónimos, como la mayoría de sus amigos. Estar sobrio y ser un adicto en recuperación, además de su actuación y dirección, era en lo que más se enfocaba en su vida“, recordó la mujer, también artista.

Pero la honestidad de Hoffman era tan clara que incluso en épocas de estar bien, sobrio, le advertía a su amada compañera respecto a los riesgos de permanecer a su lado. Tenía claro que aunque estuviera “limpio” eso no significaba que la adicción ya no estaba presente. Incluso, le indicó que si ella era adicta a alguna sustancia, lo suyo debía tener un punto final. El romance creció tanto que tiempo después se sorprendieron compartiendo un apartamento y luego, en marzo de 2003, teniendo un hijo, Cooper. Luego nacería Tallulah, su segunda hija, en 2006. Y la tercera, Willa, 2008.

Phil ya había alcanzado la cima de su carrera luego de su interpretación de Truman Capote, lo que le valió varios premios. Y el actor nunca quería apartarse demasiado tiempo de su núcleo. Lo necesitaba más que a nada en el mundo. Quería pasar el mayor tiempo posible con ellos. Y lo conseguía. “Me pregunto si Phil de algún modo sabía que moriría joven. Nunca dijo esas palabras, pero vivió su vida como si el tiempo fuera precioso“, indicó O’Donnell en su columna. “De alguna manera, nuestro poco tiempo juntos fue casi como toda una vida entera“.

La viuda de Hoffman contó también lo generoso que era con todos el exitoso actor. “Era su mantra: tenemos para dar“. Y lo cumplía con todos. Sus amigos, sus allegados, colegas, gente cercana que necesitaba rehabilitación. En Alcohólicos Anónimos se describe a la adicción “como astuta, desconcertante y poderosa“, señala O’Donnell. “No entendía del todo que la adicción siempre acecha bajo la superficie, buscando un momento de debilidad para volver a cobrar vida“. Y eso fue lo que sucedió con su Phil.

Algunas de las cosas por las que atravesaba Phil eran comunes en los hombres de 40“, narró. Pero puntualizó en la muerte de alguien muy cercano a su marido, aunque no familiar: su psicólogo. “Fue devastador“.

En octubre de 2011 en Nueva York, su lugar en el mundo (Getty Images)

En octubre de 2011 en Nueva York, su lugar en el mundo (Getty Images)

Pero O’Donnell, en su catártica carta en Vogue, cuenta cuándo fue el punto de inflexión por el cual “su” Phil retornó al infierno. “El primer signo tangible vino cuando, de la nada, me dijo ‘he estado pensando en que quiero probar en tomar un trago de nuevo. ¿Qué opinás?’. Pensé que era una idea terrible, y dije no. La sobriedad había sido el centro de la vida de Phil durante 20 años, así que definitivamente esto era una bandera roja. Empezó a tomar una o dos copas sin que pareciera un gran problema, pero en el momento en que las drogas entraron en juego, me enfrenté a Phil, quien admitió que se había apoderado de algunos opioides recetados. Me dijo que era solo esta vez, y que no volvería a suceder. Le asustaba lo suficiente como para que, por un tiempo, cumpliera su palabra“.

De inmediato, contó la mujer, comenzó los ensayos para una nueva película –Death of a Salesman– y eso lo mantuvo alejado de las drogas. Era tan intenso todo, que no tenía tiempo ni ganas de recurrir a ellas. Eso sí: cada jornada bebía una copa. Pero el rodaje terminó y las recetas volvieron a su vida. Y lo que temía Mimi retornó de manera más violenta: heroína.

Tan pronto como Phil comenzó a usar heroína de nuevo, lo sentí aterrorizado. Le dije: ‘Vas a morirte. Eso es lo que pasa con la heroína’. Todo los días eran de preocupación. Cada noche, cuando salía, me preguntaba: ‘¿Volveré a verlo de nuevo?’“. La situación se tornó desesperante.

Y la narración, descarnada, catártica de Mimi continuó: “Phil intentó parar por su cuenta, pero la desintoxicación le causó un dolor físico agonizante, así que lo llevé a rehabilitación. En algunas de las conversaciones que tuvimos mientras estuvo allí, Philera tan abierto y vulnerable como en los momentos más íntimos de nuestro tiempo juntos. Entre un día o dos de su regreso, comenzó a consumir nuevamente. En casa, se comportaba de manera diferente, y estaba poniendo ansiosos a los niños. Ambos pensamos que algunos límites serían útiles y, entre lágrimas, decidimos que Phil se mudara a un apartamento a la vuelta de la esquina. Nos ayudó a mantener un poco de distancia, pero nos permitió a todos estar juntos tanto como era posible, él todavía caminaba con los niños a la escuela, y todavía teníamos cenas familiares“.

Luego, cuando se dio cuenta que estaba a punto de perderlo todo, Hoffman decidió regresar a rehabilitación. Una vez más. Allí recibió la visita de su familia y de los tres niños, de diez, siete y cinco. Comenzaron a hacerle preguntas y él respondió con honestidad. Como resulta lógico, omitió decir la palabra “heroína“. La despedida fue desgarradora, pero O’Donnell cree que ese encuentro les hizo bien como familia.

Y el momento más dramático llegó. “Cuando Phil volvió en noviembre, él deseaba mucho mantenerse sobrio y lo hizo durante los siguientes tres meses. Pero fue una lucha desgarradora para ver. Por primera vez me di cuenta que su adicción era más grande que nosotros. Pensé: no puedo resolver esto. Era el momento de dejarlo ir. Le dije: ‘No puedo monitorearte todo el tiempo. Te amo, estoy aquí por ti, y siempre estaré aquí para ti. Pero no puedo salvarte’“.

En enero llegó el “aislamiento” de Hoffman. Fue durante la grabación de The Hunger Games. Él en el rodaje, Mimi en Nueva York. Financieramente, el actor ya había trasladado todo a su mujer. Sabía, íntimamente, que era irresponsable bajo su estado de adicción y quería protegerla a ella y a los niños. Ella insistía en que volviera a rehabilitación. Pero ya era un camino difícil, imposible que volviera a tomar.

Cuando regresó de Atlanta, donde rodaba su último film, O’Donnell quiso mantener cierto control sobre él. Pero era demasiado tarde. Tres días después, el 2 de febrero de 2014, murió.

Había estado esperando que muriera desde el día que comenzó a consumir de nuevo, pero cuando finalmente sucedió me golpeó con una fuerza brutal. No estaba preparada. No había sensación de paz, solo un dolor furioso por la pérdida. Lo más difícil -imposible- era pensar cómo le diría a los niños que su padre había muerto. ¿Cuáles serían las palabras?“, escribió Mimi. Finalmente las halló, pero no las compartió en su extensa columna. Ese momento íntimo prefirió guardárselo. Philip Seymour Hoffman, su Phil, hubiera estado de acuerdo.

Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entretenimiento

Baby Etchecopar: “No sé si la capacidad de Alberto Fernández está a la altura de las circunstancias”

Publicado

on

Por

El conductor hizo un análisis sobre el escándalo del vacunatorio VIP y sus repercusiones

El presidente Alberto Fernández defendió que diputados, senadores y miembros de la administración pública hayan sido vacunados. Además aseguró que no existe un tipo penal para sancionar el esquema de inmunización vip que estalló en la Argentina. Sus declaraciones formaron parte de una conferencia de prensa que brindó junto al presidente Andrés López Obrador en México.

“Cuando tomé nota de lo que había pasado, reaccioné y perdí a un ministro (Ginés González García) en cuyo ministerio pasaron estas cosas, bajo su dependencia. He leído que han hecho una denuncia. El hecho ya es lo suficientemente grave como para que un ministro de la talla de Ginés haya tenido que renunciar. Les pido a los fiscales y a los jueces que terminen con las payasadas”, aseguró el mandatario.

En medio de este escándalo, el periodista Baby Etchecopar hizo un análisis sobre la función del Presidente y las repercusiones de la renuncia del Ministro de Salud. “Alberto se tienen que dejar de payasadas, de pasear a Dylan en helicóptero. La Argentina está en crisis y no nos tiene que sorprender lo de las vacunas porque es crónica de un final anunciado”, aseguró en el ciclo Los Ángeles de la Mañana que se emite por El Trece.

En una charla con Ángel de Brito, el conductor de Radio Rivadavia explicó: “A veces tengo problema con la gente, yo hablo bien de Alberto porque lo conozco y sé que siempre ha tenido buenas intenciones. No sé si su capacidad está a la altura de las circunstancias. Primero hay que ser intendente, después gobernador y presidente. Él no fue ninguna de las cosas anteriores…. Sabemos que hay que respetarlo porque es el presidente y hay que bancarlo los tres años que quedan. Bancarlo no por soportarlo, sino por aguantarlo para que estos piratas que andan con las vacunas no lo volteen. Si un día Alberto se cae, es por los ‘k’ no es por los del frente”.

Alberto Fernández visitó México y se reunió con Andrés Manuel López Obrador (REUTERS/Luis Cortes)Alberto Fernández visitó México y se reunió con Andrés Manuel López Obrador (REUTERS/Luis Cortes)

“Dicen que esto es una guerra interna donde le hicieron una caída a Alberto. Sí, pero pagamos nosotros con nuestra plata, ellos se pelean como en los 70 y garpamos con nuestra vida. Estoy muy decepcionado, si hubiera tenido 50 años, pero tengo 68 y no tengo tantos años para luchar. Pero creo que siempre volvemos a la misma payasada de los montoneros, de los 70, de los Verbitsky, los Carloto y los Delía”, explicó Baby.

El conductor de la señal A24 también afirmó que lo notó a Fernández “agobiado”, como si fuera un “hombre destruido física y moralmente”. Luego, criticó el desempeño de Santiago Cafiero, el jefe de Gabinete de Ministros: “Hoy tener a Cafierito de vocero, puede ser muy lindo, galán de una novela mexicana, pero no está a la altura de circunstancias de la crisis que vive el país hoy... Yo pregunto si hubiese sido petiso y pelado ya lo hubiesen sacado, pasa que todavía tiene un encanto testosterónico que lo siguen dejando. Si hubiera sido Ginés González García ya lo hubiesen rajado”.

Asimismo Etchecopar realizó duras declaraciones contra otros integrantes del Gobierno: “En un país donde Cristina (Kirchner) no aparece; está (Victoria) Donda que habla de la discriminación y tiene una empleada doméstica sometida a la esclavitud. Y Miriam Lewin que es la persona que le arruinó la vida a Beatriz Salomón, hoy se encuentra vigilando a los medios. Es una locura. Es como poner una guardería al padre (Julio César) Grassi”.

Por último, defendió el trabajo de la prensa que fue muy cuestionado por Fernández y otros dirigentes: “Creo que la payasada Alberto la dijo mas para adentro que para afuera. Si hubiese sido un poco pícaro, sabe que así como en la época de la dictadura no te podías tirar contra la Iglesia, ahora no te podés tirar contra la prensa… Hay una prensa libre e independiente y lo único que hacemos es contar que se afanaron las vacunas”.

Seguir leyendo

Coronavirus

Luis Brandoni dio positivo por coronavirus luego de haber sido internado por precaución: “Estaba muy cansado”

Publicado

on

Por

“El acompañamiento”, la obra que protagoniza el reconocido actor, quedó suspendida “hasta nuevo aviso”

Este lunes feriado Luis Brandoni comenzó a sentir síntomas de cansancio que preocuparon a todo su entorno. Es por eso que, por precaución, decidieron internarlo para realizarle algunos estudios y, además, un hisopado por prescripción médica para saber si tiene o no coronavirus. Ya en la tarde del martes, llegó el resultado: positivo. Y al tener 80 años, se lo considera una persona de riesgo.

En diálogo, el productor Carlos Rottemberg aseguró que ayer el actor no se sentía bien, aunque está “sin compromiso pulmonar según el control realizado”. Respecto al lugar en el que fue hospitalizado, la familia prefirió no decirlo aún para respetar su privacidad.

La preocupación en torno a la salud del actor de Esperando la carroza se originó a raíz del comunicado que emitió Multiteatro en sus redes sociales. “El acompañamiento sin funciones por esta semana. El actor Luis Brandoni se encuentra en observación médica a los efectos de controlar algunos síntomas de malestar físico, aún en estudio. Las entradas se canjean o devuelven por los mismos canales por donde fueron adquiridas”, indicaba la comunicación. Una vez conocido el resultado del hisopado, las funciones fueron canceladas “hasta nuevo aviso”.

El comunicado del Multiteatro sobre la salud de Luis Brandoni (Foto: Twitter)El comunicado del Multiteatro sobre la salud de Luis Brandoni (Foto: Twitter)

Hasta la semana pasada, Brandoni se encontraba protagonizando y dirigiendo dicha obra junto a David Di Napoli, en la que interpretaban a dos amigos de toda la vida. La historia cuenta la vida de Tuco, que trabaja en una metalúrgica y de Sebastián, que tiene un kiosco de cigarrillos y golosinas. Después de una broma que le juega a Tuco un compañero de fábrica (el Mingo) este decide renunciar a su trabajo para dedicarse al canto. Para ello, se encierra en el altillo de su casa, armado con un cuchillo y aislado por completo de su familia, esperando al acompañamiento musical que el Mingo “prometió” mandarle para ensayar y así triunfar en la televisión.

El mes pasado, el intérprete había participado del ciclo Confesiones de Infobae, en el que tuvo un mano a mano con Alejandro Fantino. Allí contó una de las experiencias más fuertes de su vida: su exilio en 1974 tras recibir amenazas de la Triple A. “La amenaza no me llegó a mí personalmente, la amenaza llegó a través de agencias de noticias. Yo me enteré por un compañero que vino a mi casa, yo estaba enfermo ese día, y me dijo: “Te amenazaron”. La Triple A estaba amenazando gente y yo ya me lo esperaba. Fueron unos días muy complejos en mi casa donde venía todo el mundo, opinaba, andate, quedate, yo no me quería ir… Imaginate, era un manicomio. La amenaza era que me fuera en 24 horas del país sino me mataban, éramos cinco los que estábamos involucrados: Norman Briski, Nacha Guevara, Héctor Alterio, Horacio Guarany y yo. En cuatro días me tuve que ir. Ahí no experimenté miedo, lo que viví muy mal fueron los diez meses de exilio, me volví porque no aguantaba más”.

En esa línea, contó el sorprendente motivo que lo impulsó a regresar a la Argentina: “Lo cierto es que me volví a los diez meses, entre otras cosas porque era hincha de River y hacía 18 años no salíamos campeones y yo quería verlo campeón, entonces no te cuento lo que era el resultado de los partidos los domingos, tenía que esperar al lunes, me resultaba imposible”, reveló.

Por otra parte, en esa misma charla había revelado su relación con la muerte. “No le tengo miedo. Yo sé que todos nos vamos a morir, no le tengo miedo, pero morirme me va a dar mucha lástima… No quiero”.

Seguir leyendo

Coronavirus

El neurocientífico Facundo Manes tiene coronavirus y está internado por neumonía en la Fundación Favaloro

Publicado

on

Por

El especialista en neurociencias explicó a Infobae que se encuentra bien en la institución sanitaria y agradeció por la gran cantidad de mensajes que recibió al comunicar por Twitter su situación

El doctor Facundo Manes, tiene coronavirus y se encuentra internado en en la Fundación Favaloro, según confirmó él mismo en su cuenta de Twitter.

Estoy con neumonía por COVID y, por recomendación de mis médicos, estaré unos días en Fundación Favaloro. Me siento bien y excelentemente cuidado”, destacó el prestigioso neurocientífico.

Enseguida, Infobae se comunicó con Manes que pese a estar internado respondió con un mensaje: “Los síntomas han sido principalmente fiebre, cefalea, dolor corporal y apatía. La respuesta de la gente ha sido, como verás en los comentarios de los posteos, muy afectuosa y positiva”.

“Me siento bien, estoy bien cuidado y muy agradecido a todo el equipo de Fundación Favaloro, y por extensión a todo el personal de salud del país que sigue poniendo el cuerpo y el corazón todos los días. Les debemos un reconocimiento eterno. Y parte de ese reconocimiento debe estar en seguir cuidándonos, sin miedo pero con responsabilidad. Es una larga maratón y ya falta un poco menos”, agregó.

Minutos antes, el experto neurólogo publicó en Twitter: “Quiero agradecer al doctor Francisco Klein y a todo el equipo de @FundFavaloro, especialmente a Daniel, Virginia, Paola, Martín, Pato, Hugo, Érica, Cristian, Marcela y Flavia, entre muchos otros que nos cuidan permanentemente”.

“Es un honor ser parte de esta institución, que representa lo mejor de la Argentina. Es emocionante reconocer en todo momento y en cada actitud el legado de René”, agregó Manes que durante todo el 2020 advirtió de los efectos nocivos en la salud mental por el confinamiento y las restricciones prolongadas impuestas a raíz de la pandemia.

Gracias también por tantos mensajes de cariño y buenos deseos. Como siempre digo, esta pandemia es una larga maratón y todavía nos falta un trecho. No aflojemos. Sigamos cuidándonos”, concluyó el especialista en neurociencias en su cuenta de la red social.

Seguir leyendo

Las más leidas