24.7 C
Villa Elisa

Ultimas Noticias

Vicentin formalizó plan para cancelar su deuda: la propuesta de pago contempla quita del 70%

El juez del concurso impulsará audiencias en los próximos días para acercar posiciones con los acreedores.

El directorio de Vicentin, la agroexportadora en concurso de acreedores que debe US$ 1.573 millones, presentó judicialmente la propuesta de pago que había adelantado semanas atrás: dolarización de la deuda, con una quita del 70% y pagos de US$20.000 en los próximos meses a cada uno de los 1.727 acreedores, entre los aspectos principales.

La oferta se formalizó en los mismos términos que se había adelantado semanas atrás y cuenta con el aval de tres inversores estratégicos, Molinos Agro, Viterra y la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), que en conjunto aportarían US$ 300 millones por año como capital de trabajo y US$ 420 millones para cubrir el pago de las deudas, prevista en 15 años según la propuesta presentada.

El pago Inicial de hasta US$20.000 por cada acreedor sumará US$ 28 millones. Se presenta como un “pronto pago” estimado para mediados del año que viene, teniendo en cuenta que sería 6 meses después de la homologación del eventual acuerdo. Esa erogación general cubriría el pago previsto para 1.100 productores agropecuarios, los que tendrían acreencias inferiores a US$4 millones.

Luego, a partir de 2024, se pagaría el resto en 13 cuotas anuales, a los demás acreedores. Esos pagos parciales serían de US$ 30 millones.

El aval de los inversores estratégicos (IE), que solo ingresarían a la empresa si hay un acuerdo con los acreedores y se evita la quiebra, se considera un respaldo clave para el pago de las cuotas que saldarían la deuda. Otro aspecto importante es que tanto los actuales accionistas como los inversores estratégicos, que captarían el 90% del capital social y tendrían el control de la empresa, se comprometen a no retirar dinero hasta que se terminen de saldar todas las deudas.

Tiempos ajustados y posibilidad de prórroga

Con todo, nadie cree posible llegar a un acuerdo entre las partes antes del 16 de diciembre, cuando finaliza el “período de exclusividad” del concurso. Para el aval mayoritario de los acreedores se requiere reunir la adhesión del 51% de los acreedores (lo que hace imprescindible el apoyo de los productores, que representan la mayoría en este aspecto) y 66% de la deuda verificada (donde tallan los bancos). Ello implica que ninguno de los grupos puede avalar la propuesta por vía separada.

En ese marco, se espera una prórroga del juez Fabián Lorenzini en tanto perciba un interés general en las audiencias que realizará en los próximos días con los acreedores, en el afán de acercar posiciones hacia la posibilidad de un acuerdo.

Según la estructura legal de la propuesta los fondos comprometidos por los IE cubrirán:

  • el normal funcionamiento de las unidades de producción y trabajo principales (incluyendo los mantenimientos e inversiones de capital requeridas),
  • la continuidad y el pago de los salarios de los trabajadores
  •  posibilitarán a Vicentin la realización y cumplimiento de su obligación de pago a sus acreedores,
  • la financiación de las readecuaciones de operaciones y actividades que Vicentin deberá realizar para implementar su nuevo plan de negocios.

Estos fondos comprometidos se inyectarán a Vicentin, por dos vías: a través de fazones por toda la duración del Acuerdo y directamente, con los siguientes fines: ser capitalizados (si esto resulta posible) o para adquirir los activos; o para atender contingencias si hubiese que pagarlas. Adicionalmente, se venderán activos no centrales para reforzar los fondos para la normal operación de la empresa. Y la estructura prevé la constitución de un fideicomiso donde se alojarán los activos de industrialización de oleaginosas: boletos y garantías.

Se aclaró que esta propuesta no comprende a los créditos privilegiados. Con los acreedores privilegiados, como es el caso del Banco Nación, con una deuda verificada de US$300 millones, “se realizarán negociaciones específicas en cada caso. Estos acreedores cobrarán en las condiciones y modalidades que se acuerde con cada uno de ellos”.

El desafío del directorio Vicentin y sus “interesados estratégicos” sigue siendo convencer a los acreedores de que antes de llegar a una destrucción de valor generalizada es preferible revitalizar las operaciones de la “nueva Vicentin”, en manos del consorcio de tres agroexportadoras y con los históricos dueños desplazados de la conducción.

Ellos están convencidos de que es la alternativa “menos mala” y le daría sustentabilidad a “una empresa que se encuentra operativa, con sus activos intactos, con salarios, cargas sociales e impuestos al día, y fuentes de trabajo que hasta aquí se han podido preservar íntegramente”.

Latest Posts