24.1 C
Villa Elisa

Ultimas Noticias

Un Tiranosaurio Rex temible, pero muy exigente con la comida

La mandíbula del Tyrannosaurus Rex tenía nervios sensibles que podrían haberle permitido diferenciar entre las partes de su presa, según un nuevo estudio.

¿Era el tiranosaurio rex un amante de la comida?

El dinosaurio, fijado en el imaginario popular como un depredador despiadado que mordía cualquier criatura desafortunada que se cruzara en su camino, tenía en realidad una mandíbula erizada de terminaciones nerviosas que lo convertían en un comedor más juicioso de lo que se conocía hasta ahora, según los paleontólogos de Japón que publicaron el lunes sus hallazgos en Historical Biology.

Aunque no fuera un gastrónomo realmente exigente, el T. rex tenía una mandíbula sofisticada comparable a la de los cocodrilos actuales y a la de las aves que buscan comida con el tacto, como los patos, según los científicos del Instituto de Investigación de Dinosaurios de la Universidad Prefectural de Fukui, que realizaron el estudio.

En otras palabras, es muy probable que el T. rex no comiera a ciegas, según el estudio.

Esta mandíbula fosilizada de un dinosaurio.
Foto  The Field Museum

Esta mandíbula fosilizada de un dinosaurio. Foto The Field Museum

Tenía sentidos agudos que podrían haberle permitido reconocer diferentes partes de sus presas y masticarlas de forma diferente según lo que estuviera masticando.

“Las mandíbulas del tiranosaurio eran lo suficientemente potentes como para triturar huesos”, dijo en un correo electrónico Soichiro Kawabe, uno de los autores del estudio y paleontólogo del instituto.

“Sin embargo, en situaciones en las que la comida era abundante, es posible que utilizaran su sensible hocico para comer selectivamente las partes más nutritivas de sus presas”.

La dieta del tiranosaurio puede no haber sido tan cruda como imaginamos”.

El estudio no dice cuán discriminante era el T. rex o si podía reconocer la diferencia entre hueso y carne.

“Estas especulaciones son bastante imaginarias y no entran en el ámbito de lo que podemos derivar científicamente de los resultados de nuestra investigación”, dijo Kawabe.

La importancia del estudio es que revela el complejo desarrollo de los nervios dentro de la mandíbula del tiranosaurio, dijo.

“Basándonos en la morfología del nervio mandibular del tiranosaurio, hemos podido aclarar que la punta de la mandíbula del tiranosaurio era muy probablemente un sensor bastante capaz”, dijo Kawabe.

Kawabe y otro científico, Soki Hattori, profesor adjunto del instituto, utilizaron la tomografía computarizada, o TC, para analizar y reconstruir la estructura del canal de la mandíbula por el que habrían pasado los nervios y los vasos sanguíneos.

Estudiaron el fósil de un T. rex encontrado en la formación Hell Creek de Montana.

El fósil estaba bien conservado, lo que permitió a los investigadores estudiar la estructura del canal, dijo.

Las sensibles puntas de las mandíbulas también dan pistas sobre cómo pudo criar el tiranosaurio.

Los cocodrilos tienen hocicos sensibles, que les ayudan a detectar presas en el agua, pero también les dan un sentido del tacto tan afinado que pueden llevar a sus crías en la boca sin aplastarlas con sus poderosas mandíbulas.

“El tiranosaurio puede haber hecho lo mismo”, dijo Kawabe.

El estudio subraya “el lado sensible del T. rex”, dijo Jack Tseng, paleontólogo de la Universidad de California, Berkeley, que leyó el informe.

“Hemos estado realmente obsesionados con las fuerzas que podía poseer el T. rex más que con su delicadeza”, dijo.

“Esto nos da una idea de su delicadeza”.

El informe da “otra dimensión” a una criatura con la que el público en general se ha obsesionado pero que rara vez ha percibido como algo más que un monstruo, dijo Tseng, que ha analizado la mordida de tiranosaurios adolescentes.

“No eran cabezas de chorlito que mordían todo lo que veían moverse”, dijo.

Aun así, Tseng dijo que los hallazgos del estudio subrayan la necesidad de contar con más pruebas fósiles que muestren cómo se utilizaba la sensible mandíbula del dinosaurio.

El análisis de los coprolitos, o heces fosilizadas, “podría ser otra forma de entender lo sensible que era su paladar”, dijo.

Los autores del informe reconocieron que sus hallazgos son limitados: No analizaron toda la zona de la mandíbula del dinosaurio ni utilizaron otros fósiles de dinosaurios para comparar.

“Lo ideal sería que este estudio pudiera continuarse con otros tipos de dinosaurios, para ver si el Tyrannosaurus era realmente excepcional, o simplemente un dinosaurio carnívoro corriente”, dijo Thomas R. Holtz, paleontólogo de la Universidad de Maryland que leyó el estudio.

“Pero incluso este estudio a menor escala nos ayuda a entender mejor a los dinosaurios como animales vivos y con sentimientos”.

Latest Posts