18.1 C
Villa Elisa

Ultimas Noticias

“Tuvimos su bebé y ellos tuvieron el nuestro”

Una pareja demandó a una clínica por una “confusión” de embriones

A Daphna Cardinale algo no le pareció bien después de dar a luz a su segundo hijo.

La niña, nacida el 24 de septiembre de 2019 de Cardinale y su marido, Alexander Cardinale, a través de la fecundación in vitro, no se parecía a ellos, dijo la pareja esta semana.

Tenía la piel más oscura y el pelo negro azabache.

Una foto de archivo tomada el 26 de julio de 1978 muestra a Louise Brown, la primera bebé del mundo nacida por fecundación in vitro, AFP PHOTO/HANDOUT/FILESUna foto de archivo tomada el 26 de julio de 1978 muestra a Louise Brown, la primera bebé del mundo nacida por fecundación in vitro, AFP PHOTO/HANDOUT/FILES

Durante tres meses, dijeron los Cardinale, criaron al bebé como si fuera suyo, tratando de racionalizar lo inexplicable.

La hija mayor de la pareja, que entonces tenía 5 años, estaba encantada de convertirse en hermana mayor.

Pero entonces, en Nochebuena, la familia dijo que la “pesadilla” se hizo realidad:

Las pruebas de ADN confirmaron que los Cardinali no eran los padres biológicos de su bebé.

Cuando se enfrentaron a una clínica de fertilidad del área de Los Ángeles para conocer los resultados, la pareja se enteró de que un embrión de otra pareja había sido implantado en Daphna Cardinale, y viceversa.

Aquella Nochevieja, los Cardinale conocieron por fin a su hija biológica, Zoe, y dijeron que se hicieron con su custodia unas dos semanas después, en lo que describieron como un intercambio traumático.

Decidieron mantener el nombre de Zoe.

Ahora, la pareja ha demandado a la clínica, el Centro de Salud Reproductiva de California, y a su director médico ante el Tribunal Superior del Estado en el condado de Los Ángeles por la “confusión” de embriones, que, según dijeron, sigue persiguiendo a dos familias mucho después del embarazo y la infancia.

“Nos perdimos un año entero de la vida de nuestra hija”, dijo Daphna Cardinale, de 43 años, durante una videoconferencia en la que se anunció la demanda.

“Nunca vimos la entrada de nuestro bebé en el mundo ni la abrazamos en sus primeros segundos de vida.

Cada vez que sentía una patada o le hablaba, era el bebé de otra persona”.

“Tuvimos su bebé, y ellos tuvieron el nuestro”, dijo Daphna Cardinale.

El estudio de abogados que representa a los Cardinale dijo que esperaba presentar una demanda similar en nombre de la otra pareja, que no fue identificada en la demanda de los Cardinale.

Los bebés nacieron con una semana de diferencia.

El Centro de Salud Reproductiva de California y su director médico, el Dr. Eliran Mor, no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios del martes.

El sitio web de la clínica, que tiene varias sedes en el área de Los Ángeles, describe a Mor como endocrinólogo reproductivo.

La FIV, un arduo camino hacia la concepción conocido por sus elevados costos y tratamientos a veces dolorosos, consiste en estimular los ovarios de una mujer para que produzcan óvulos con inyecciones de hormonas y medicamentos para la fertilidad.

A continuación, los óvulos se extraen y se fecundan con esperma en un laboratorio antes de implantarlos como embriones en el útero.

Peiffer Wolf Carr Kane & Conway, el estudio de abogados que representa a los Cardinali, estimó que la pareja había pagado 50.000 dólares a la clínica de fertilidad por los tratamientos.

En la demanda, la pareja dijo que Mor nunca había revelado que se utilizaría una filial de terceros, In VitroTech Labs, para los servicios de FIV y que Mor era propietario de esa empresa.

In VitroTech Labs y su empresa matriz, Beverly Sunset Surgical Associates LLC, también son nombrados como acusados en la demanda, que acusaba a los operadores de la clínica de fertilidad de mala praxis médica, negligencia e incumplimiento de contrato.

In VitroTech Labs y Beverly Sunset Surgical Associates declinaron hacer comentarios el martes.

Alexander Cardinale, de 41 años, dijo durante la conferencia de prensa del lunes que el aspecto más perturbador del calvario había sido darle la noticia a la hija mayor de la pareja, que rogó a sus padres que se quedaran con el bebé.

“¿Cómo se le explica esto a una niña de 5 años?” dijo Alexander Cardinale.

Adam Wolf, abogado de los Cardinali, pidió durante la rueda de prensa una supervisión más estricta de las clínicas de fertilidad.

La FIV es una forma de tecnología de reproducción asistida, que está regulada por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, la Administración de Alimentos y Medicamentos y los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid, según la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva.

“Los Cardenale, ya sabes, descubrieron esto relativamente pronto porque su bebé era de una raza diferente a la suya, pero ¿cuántos bebés hay en todo el país que son de la misma raza pero no están relacionados genéticamente con las personas que utilizaron la FIV?” dijo Wolf.

“No sabemos esa respuesta. En parte, no la sabemos porque no hay bases de datos que hagan un seguimiento de este tipo de cosas. No hay requisitos de información de las clínicas”.

Además de la angustia emocional que describieron, la pareja dijo en la demanda que sus carreras se habían visto afectadas negativamente por la experiencia.

Alexander Cardinale, un artista discográfico, fue abandonado por Atlantic Records después de que no pudiera promocionar su “entonces candente” sencillo musical, decía la demanda.

“Este calvario ha sido una pesadilla, y toda nuestra familia ha sufrido de innumerables maneras, pero lo que mi esposa ha pasado es sencillamente indescriptible”, dijo Alexander Cardinale durante la conferencia de prensa.

“Confiábamos en la gente. ¿Cómo ha podido ocurrir esto?”

Daphna Cardinale, terapeuta licenciada, perdió la mayoría de los pacientes de su consulta que había pasado años construyendo, según la demanda.

Durante la rueda de prensa, lloró al relatar su paso por el tratamiento de FIV.

“Llegamos a él con una increíble vulnerabilidad y confianza en nuestro médico y en el proceso”, dijo.

“No teníamos ni idea en ese momento de que ese mayor potencial de alegría nos traería un dolor y un trauma tan duraderos“.

La pareja sufrió ataques de pánico, y a Daphna Cardinale le recetaron antidepresivos después de haber contemplado el suicidio, según la demanda.

“Fue una tortura que me sacudió hasta el fondo y cambió para siempre lo que soy”, dijo el lunes.

“Me robaron la capacidad de llevar a mi propio hijo”.

La pareja dijo que sigue viendo a la niña que Daphna Cardinale dio a luz y crió brevemente, durante las visitas con la otra pareja, que vive cerca de ellos en el área de Los Ángeles.

“Es como”, dijo Alexander Cardinale, “¿cómo te conviertes en familia con unos completos desconocidos?”.

Latest Posts