15.8 C
Villa Elisa

Ultimas Noticias

Planean vacunas prototipo para futuras pandemias

El programa gubernamental podría costar varios miles de millones de dólares y prepararnos contra diferentes virus

En cierto sentido, el mundo ha tenido suerte con el nuevo coronavirus.

Por pura casualidad, los científicos han pasado años estuadiando los coronavirus y han desarrollado exactamente las herramientas necesarias para fabricar vacunas contra el COVID tan pronto como se publicó la secuencia genética del virus.

Pero, ¿qué ocurrirá si la próxima pandemia procede de un virus que cause la fiebre de Lassa, o de la cepa sudanesa del ébola, o de un virus Nipah?

Investigación de vacunas en el Centro de Virología e Investigación de Vacunas del Centro Médico Beth Israel Deaconess de Boston el año pasado. Foto Tony Luong para The New York Times.

Investigación de vacunas en el Centro de Virología e Investigación de Vacunas del Centro Médico Beth Israel Deaconess de Boston el año pasado. Foto Tony Luong para The New York Times.

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, está promoviendo un ambicioso y costoso plan para prepararse para esos escenarios de pesadilla.

Costaría “unos cuantos miles de millones de dólares” al año, tardaría cinco años en obtener la primera cosecha de resultados y contaría con un enorme plantel de científicos, dijo.

La idea es fabricar vacunas “prototipo” que protejan contra los virus de unas 20 familias que podrían desencadenar una nueva pandemia.

Utilizando las herramientas de investigación que dieron buenos resultados en el caso de COVID-19, los investigadores descubrirían la estructura molecular de cada virus, aprenderían dónde deben atacar los anticuerpos y aprenderían a inducir al cuerpo a producir exactamente esos anticuerpos.

“Si conseguimos la financiación, que creo que sí, es probable que comience en 2022”, dijo Fauci, y añadió que ha estado promoviendo la idea “en conversaciones con la Casa Blanca y otros”.

El Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud, también consideró probable que se asignen los fondos necesarios, y calificó el proyecto de “convincente”.

“A medida que empezamos a contemplar un final exitoso de la pandemia de COVID-19, no debemos volver a caer en la complacencia“, dijo Collins.

Gran parte del apoyo financiero provendría del instituto de Fauci, pero un proyecto de esta envergadura requeriría fondos adicionales que tendría que asignar el Congreso.

El presupuesto de este año para el instituto de enfermedades infecciosas es de algo más de 6.000 millones de dólares.

Fauci no especificó cuánto dinero adicional se necesitaría.

Si las redes de vigilancia detectan un nuevo virus que se propaga de los animales a las personas, la lógica dice que los científicos podrían detenerlo inmunizando a las personas en el brote fabricando rápidamente el prototipo de vacuna.

Y si el virus se extendiera antes de que el mundo se diera cuenta de lo que estaba ocurriendo, las vacunas prototipo podrían desplegarse más ampliamente.

“El nombre del juego sería tratar de restringir la propagación a los brotes”, dijo el Dr. Dennis Burton, investigador de vacunas y presidente del departamento de inmunología y microbiología del Instituto de Investigación Scripps.

El proyecto de prototipos de vacunas es obra del Dr. Barney Graham, subdirector del Centro de Investigación de Vacunas del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

Presentó la idea en febrero de 2017 en una reunión privada de directores del instituto.

Año tras año, los virus habían amenazado con convertirse en pandemias, dijo Graham: la gripe porcina H1N1 en 2009, Chikungunya en 2012, MERS en 2013, Ébola en 2014, Zika en 2016.

Cada vez, los científicos se apresuraron a intentar fabricar una vacuna.

Su único éxito fue parcial, con una vacuna contra el ébola que ayudó a controlar la epidemia pero que no funcionaría contra otras cepas de ébola.

Las otras epidemias menguaron antes de que se pudieran fabricar o probar las vacunas.

“Estábamos cansados”, dijo Graham.

 Nuevas armas

Pero los investigadores contaban con nuevas herramientas desarrolladas en la última década que podían suponer una gran diferencia.

Permitían a los científicos ver las estructuras moleculares de los virus, aislar los anticuerpos que los bloquean y averiguar dónde se unen.

El resultado era la capacidad de hacer un “diseño basado en la estructura” para nuevas vacunas que se dirigieran al patógeno con mayor precisión.

Cuando escuchó el planteamiento de Graham en 2017, Fauci se sintió inspirado.

“A mí y a otros en el comité ejecutivo nos pareció algo realmente factible”, dijo Fauci.

Graham publicó un artículo de revisión que esbozaba la propuesta en Nature Immunology en 2018.

Pero sin la urgencia de una pandemia amenazante, su idea se quedó en eso.

Ahora, sin embargo, muchos piensan que ha llegado el momento.

El instituto de alergias y enfermedades infecciosas ha creado una hoja de cálculo para cada una de las 20 familias de virus que muestra lo que se sabe sobre la anatomía y las vulnerabilidades de cada patógeno, dijo el doctor John Mascola, director del Centro de Investigación de Vacunas del instituto.

“Para cada familia de virus, nos encontramos en un estado diferente de conocimiento y desarrollo de vacunas”, dijo Mascola.

Las vacunas contra la fiebre de Lassa y el virus Nipah, por ejemplo, están en sus primeras fases. Las vacunas contra el Chikungunya y el Zika están más avanzadas.

El trabajo para llenar las lagunas en el desarrollo de vacunas se haría con subvenciones de investigación a científicos académicos.

“Hay mucho entusiasmo” entre los investigadores académicos, dijo el Dr. Barton Haynes, director del Instituto de Vacunas Humanas de Duke.

Aunque la propuesta no es muy conocida entre el público en general, Fauci dijo que la ha discutido en charlas con audiencias científicas.

 Asociación

El programa también establecería acuerdos de colaboración con empresas farmacéuticas para producir rápidamente prototipos de vacunas, dijo Fauci.

Eso es lo que ocurrió con las vacunas para el COVID-19. Las epidemias de SARS (síndrome respiratorio agudo severo) y MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio) llevaron a los científicos a trabajar en una vacuna contra el coronavirus.

Esto llevó a descubrir que los coronavirus utilizan una proteína en forma de espiga para infectar las células, pero la espiga cambia de forma fácilmente y necesita mantenerse en una posición para ser útil como vacuna.

Los investigadores descubrieron que eso podía hacerse con pequeños cambios moleculares en la proteína de la espiga.

Días después de la publicación de la secuencia del nuevo coronavirus, los científicos habían diseñado vacunas para combatirlo.

Eso, dijo Fauci, es lo que puede hacer la preparación para una pandemia.

Le gustaría tener prototipos de vacunas para 10 de las 20 familias de virus en los primeros cinco años de trabajo.

“Se necesitarían sumas de dinero bastante importantes”, reconoció Fauci.

“Pero después de lo que hemos pasado, no es descartable”.

Latest Posts