8.8 C
Villa Elisa

Ultimas Noticias

Nicaragua desarma la oficina de la OEA en el país y el régimen de Daniel Ortega expulsa a sus representantes

Lo confirmó el canciller Denis Moncada, en una escalada declarativa inaudita: llamó al organismo “diabólico instrumento” y habló de “engañosos mecanismos”. Elogios a Venezuela y Cuba.

Nicaragua expulsó a todos los representantes de la Organización de Estados Americanos (OEA) de su país y aceleró su salida del organismo. Además, el régimen de Daniel Ortega calificó como una “calamitosa, truculenta y mentirosa dependencia del Departamento de Estado del imperialismo yanqui”.

Aunque anunciado hace ya cinco meses, el portazo fue intempestivo. Este domingo, el canciller Denis Moncada sorprendió con el adelanto de la salida de Nicaragua de la OEA, en una incendiaria conferencia de prensa que incluyó descalificaciones a la entidad y elogios a Cuba y Venezuela.

“Ratificamos nuestra invariable decisión de abandonar la OEA”, dijo el funcionario del gobierno nicaragüense, cuestionado por perseguir y encarcelar a opositores.

El 19 de noviembre pasado el régimen de Nicaragua ya había anticipado que se iría de la OEA, que desconoció la elección para un cuarto mandato consecutivo de Ortega. Sin embargo, este domingo dio otro paso en su tormentoso vínculo con los organismos internacionales.

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA). Foto EFELuis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA). Foto EFE

“Al confirmar nuestra denuncia y renuncia irrevocables ante esta calamitosa, truculenta y mentirosa dependencia del Departamento de Estado del imperialismo yanqui, también comunicamos que a partir de esta fecha dejamos de formar parte de todos los engañosos mecanismos de este engendro“, dijo Moncada.

De esta manera, dejará de formar parte del Consejo Permanente y de la Cumbre de las Américas. Tampoco participará de las comisiones y reuniones del organismo. Es un retiro “en absoluta dignidad”, según el funcionario.

Además, Nicaragua le retiró las credenciales a sus tres representantes ante la OEA y expulsó a los delegados de la entidad en el país.

Inaudito discurso del canciller de Nicaragua

“Tampoco tendrá este infame organismo oficinas en nuestro país. Su sede local ha sido cerrada“, expresó el funcionario. “Nicaragua no es colonia de nadie, por lo tanto no es parte de un ministerio de colonias“, agregó el líder de Relaciones Exteriores.

El canciller Denis Moncada anunció el retiro de Nicaragua de la Organización de Estados Americanos (OEA), con un discurso incendiario. Foto CapturaEl canciller Denis Moncada anunció el retiro de Nicaragua de la Organización de Estados Americanos (OEA), con un discurso incendiario. Foto Captura

El canciller aprovechó para ratificar su “cariño, respeto y reconocimiento” a dos aliados del régimen de Ortega: Cuba y Venezuela, a los que tildó de “heroicos”.

Y en uno de los tramos más sobrios de su mensaje, aseveró: “Nos sentimos libres de la reiterada insolencia de los empleados del Departamento de Estado yanqui, que representan el servilismo, el lacayismo, el entreguismo, la decrepitud y la decadencia de una institucionalidad deslucida y reducida por la servidumbre al yanqui”.

Y cerró la lectura del documento a tono con la pomposa retórica del régimen: “Managua, 24 de abril 2022. Gobierno de reconciliación y unidad nacional, República de Nicaragua libre”.

Episodios de un vínculo roto

La relación entre Nicaragua y la OEA terminó de romperse en noviembre pasado, cuando el organismo no reconoció como válidas las elecciones presidenciales en las que Daniel Ortega se impuso con los principales candidatos y referentes opositores en la cárcel.

El punto de no retorno se confirmó con el anuncio de la salida del organismo. De acuerdo a los protocolos, debía ocurrir en un lapso de dos años, período en el cual el país cumpliría con los compromisos que aún tenía pendientes. El anuncio televisado de este domingo acabó con todas las estimaciones oficiales.

Otro episodio terminó de sellar la violenta reacción de Ortega. El 23 de marzo, el entonces representante permanente de Nicaragua en la OEA, Arturo McFields, sorprendió en pleno Consejo Permanente al calificar de “dictadura” al régimen de Ortega y denunciar las precarias condiciones de los opositores tras las rejas.

Además, aseguró que el gobierno asesinó a más de 300 personas durante las protestas de 2018, lo que derivó en la peor crisis política en la historia reciente del país. El diplomático añadió que no podía seguir representando a un régimen que mantiene en prisión a más de 170 “presos políticos”.

“No puedo entender los motivos del gobierno, pero este retiro se realiza al cumplirse un mes de mi discurso ante la OEA”, le dijo McFields a la agencia AFP tras el anuncio de este domingo.

Las oficinas del organismo “han estado históricamente en nuestro país y fueron parte de un proceso histórico de pacificación en Nicaragua. Se han cerrado oficinas que representan los acuerdos de paz en Nicaragua. El gobierno está cerrando una puerta a la paz”, acotó McFields.

Hubo más capítulos ríspidos en el pasado, ya que la OEA reclamó en reiteradas oportunidades por las condiciones de los opositores políticos de Ortega e intentó fiscalizar elecciones, como sucedió ante las denuncias de fraude en los comicios de 2016, sin obtener resultados.

Si bien Luis Almagro (secretario general de la OEA) y Ortega firmaron un compromiso para cambiar la ley electoral y evitar manipulaciones electorales, el proyecto cayó en saco roto en medio de las protestas que estallaron en abril de 2018 y que, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dejaron 355 muertos por la represión.

Ante la magnitud de la represión, el gobierno de Nicaragua le cerró las puertas a los intentos de la Organización de Estados Americanos de aportar una solución a la crisis, alegando que no aceptaba su “intromisión en asuntos internos”.

Y en diciembre pasado la OEA aprobó una resolución en la que afirmó que Nicaragua no cumple con los compromisos de la Carta Democrática Interamericana y llamó a restablecer la democracia en el país. Ocho países se abstuvieron en la votación, entre ellos Bolivia y Argentina.

Latest Posts