Connect with us

Deportes

Ni el dinero, ni la fama, ni los lujos: cuál es el método Bielsa para elegir los clubes que dirige

Publicado

on

Lo buscaron Real Madrid, Barcelona y otras potencias, pero él optó por apoyarse en sus procedimientos para terminar volcándose por el Lille francés, el Leeds inglés o el Athletic Club de Bilbao. Cómo toma las decisiones uno de los entrenadores más elogiados por los futbolistas y sus colegas

La estación de servicio sobre la ruta, la plaza como centro estratégico e imán de los edificios primordiales para su funcionamiento, el almacén, el club, el boliche donde los adictos a las anécdotas comparten el vermut de cada día. Con un par de manzanas por lado que hacen convivir en perfecta armonía a las casas bajas con la naturaleza, y rodeado por un horizonte verde que huele a interminable, Máximo Paz es uno de esos pueblos en el que todos se conocen. Nada rompe la parsimonia de ese paraíso terrenal. Marcelo Bielsa es uno más. Los tres mil habitantes pueden cruzárselo algún día caminando por ahí, tal vez yendo a hacer las compras. No harán más que saludarlo con un gesto cálido o una palabra. Es uno más, mimetizado entre el silencio del campo familiar que alguna vez fue de sus suegros, los padres de Laura. Ese pueblo a una hora de Rosario, recostado sobre la Ruta Provincial 90, objeto de tantas crónicas deportivas, es quizás el fortín del Loco. El lugar elegido muchas veces para poner en práctica el puntilloso método Bielsa a la hora de elegir sus trabajos. Su lugar en el mundo que siempre parece estar persiguiendo cada vez que se muda por obligación, ya sea a Bilbao, en Chile, en Francia o en Leeds.

Marcelo sabe que el imponderable es parte de la esencia del fútbol, pero también tiene claro que todo lo que pueda planificar tiene que estar previamente analizado. Bielsa tiene sus recetas. Ni mejores, ni peores. Métodos que le impidieron casi por principios juntar a Batistuta y Crespo en cancha durante su estadía en la selección argentina. Métodos que lo transformaron casi unánimemente en un entrenador elogiado por la amplia mayoría de sus dirigidos y colegas. No hay novedad en decir que tiene una planificación precisa para comandar a sus equipos, pero poco se ha explicado sobre el sistema que pone en marcha cada vez que elige una oferta de trabajo.

Inter de Italia, Barcelona, Real Madrid, Lazio, Sevilla, Real Sociedad, River, Boca, Santos de Brasil, las selecciones de México, Estados Unidos y Colombia… Una simple lista de muestra que enumeran en privado personas que lo conocieron. Todos estos espacios lo tuvieron en sus planes en distintos momentos de las últimas tres décadas, pero no pasaron –por diversos motivos– el estricto filtro Bielsa que sí lograron sortear Vélez, Atlas de México, Athletic Club de Bilbao, Olympique de Marsella, Lille o Leeds. Un organigrama que ya podría olfatearse desde que emigró de Newell’s al fútbol mexicano, pero que el paso del tiempo perfeccionó. ¿Por qué unos sí lograron seducirlo y otros no?

“Creo que en ese sentido él no ha cambiado. Siempre fue así. Rompe la media de los entrenadores para tomar clubes. Él lo hace a través de un estudio minucioso de lo que es la institución, la gente que lo preside y demás. El proyecto debe ser aceptado desde la A hasta la Z”, quita uno de los velos del misterio Mario Zanabria en diálogo con Infobae. Él es un ejemplo de las semillas del método Bielsa: apenas llegó a México, en su primer trabajo oficial fuera de la Lepra, el Loco realizó entrenamientos ocultos y evaluó que faltaba material para alcanzar los objetivos. Propuso transformarse en director deportivo por un año para fundar las fuerzas básicas (inferiores) del Atlas y contratar a Zanabria como DT del primer equipo. En la siguiente temporada, con su estructura ideal montada, él ya sí se haría cargo de los profesionales. Así fue y todavía hoy se recuerda las cosechas de Bielsa: surgieron Rafa Márquez, Pavel Pardo, Jared Borgetti y otros baluartes que brillaron años más tarde.

Tras dirigir a Newell's, Bielsa pasó por Atlas, América, Vélez y Espanyol (Foto: Reuters)Tras dirigir a Newell’s, Bielsa pasó por Atlas, América, Vélez y Espanyol (Foto: Reuters)

Marcelo realiza una especie de check list antes de confirmar el desembarco a un club. Algunas que otras veces, sumergido en la tranquilidad de Máximo Paz, cerca de esa habitación repleta de videos de fútbol que tiene en su campo donde algunos pocos privilegiados degustaron un asado, el Loco evalúa minuciosamente cada aspecto de las propuestas que recibe. Aquellos que lo conocen recuerdan que una vez llegó un contacto desde el millonario fútbol árabe. Viajó y volvió. Sólo hizo un comentario risueño sobre lo extraño de los aires acondicionados en los estadios.

Lo económico es el último aspecto a tratar, un dato no menor en lo que todos coinciden. “Nos sentamos con él en un hotel 12 horas. Vimos que tendríamos que explicarle la visión y el potencial de Leeds. Mi trabajo era que firmara el contrato y negociar las condiciones comerciales. Fue muy frustrante porque no conseguí que se interesara por nada de eso”, describió sobre las tratativas que tuvo con el Leeds el CEO de ese club Angus Kinnear en el documental Take us home. “Habremos negociado 25 o 30 días y lo económico apareció el último día. Nunca se habló de lo económico, a él no le interesaba”, refuerza el concepto para este artículo Harold Mayne-Nicholls, el presidente de la federación chilena que lo contrató en 2007 para la selección.

Pero este no es el perfil sobre un altruista. Bielsa hace valer su reputación, aunque eso jamás es una condición sine qua non como sí lo son el resto de los ítems del listado. Antes que hablar de plata debe evaluar muchos focos que considera cruciales. “Las cifras son las que maneja el fútbol y son ofensivas para la gente. Por lo cual expresarse sin mentir es muy difícil”, respondió en el 2007 tras asumir en Chile, en una de las pocas veces que hizo alguna referencia sobre su contrato y los exorbitantes montos que predominan en el ambiente.

Ese hombre sencillo, campechano, por momentos desapegado de la ostentación de lo material que tanto caracteriza a esta era, primero busca un lugar ideal. Nunca tuvo representante ni intermediario. Apenas alguien de confianza que en alguna ocasión puede asistirlo con los contratos. Cada oferta que lo seduce pasa por un primer ritual: anota escrupulosamente, de puño y letra, en cuadernos, fichas u hojas de block lo que considera vital en la negociación.

El proceso necesita de un tiempo acorde. Muchas veces llaman de un día para el otro, pero él normalmente no agarra equipos en el medio de temporada. Eso obedece a que tiene que hacer un análisis profundo del equipo, la institución, la estructura, un estudio profundo de cada jugador. Es terrible el trabajo minucioso que hace y la radiografía tiene que ser muy estricta. A partir de ahí él toma la decisión en lo deportivo”, reseña un hombre cercano que opta por resguardar su nombre.

“Lo más importante para él son los futbolistas, los jóvenes del club, el proyecto deportivo en los juveniles, el lugar acorde para desarrollar la tarea. No le alcanza con una sola cancha para entrenar, por ejemplo”, echa mayor claridad Claudio Vivas, histórico ayudante de Marcelo que hoy lleva las riendas como DT principal del Bolívar.

Marcelo Bielsa durante su estadía en el Lille de Francia (Foto: Reuters)Marcelo Bielsa durante su estadía en el Lille de Francia (Foto: Reuters)

Primero mira con su lupa lo futbolístico: cómo juega el equipo, la edad promedio del plantel, cuán fértil es la tierra de las inferiores, qué estilo de juego predomina en esa institución. Su obsesión histórica por los datos facilitan esa primera escala. Tres anécdotas lo pintan a la perfección. “Quizás en ese momento no hizo todo el análisis que hace hoy, pero hablamos un día a la mañana y a la tarde estábamos charlando con él en Rosario. No tuvo tiempo de investigar. Sin embargo, nos sorprendió por todo lo que sabía de Vélez”, detalla Raúl Gámez, presidente de Vélez en 1997 cuando desembarcó allí Marcelo. “Conversé con él cuando tuvo la oferta de la selección de Chile, que fue un proceso larguísimo como de dos meses. Él no se deja seducir por cosas rápidas, tiene que estudiar. Una vez me llamó, estaba en Rosario y me pidió que lo llevara a su campo. Me dijo: ‘¿A usted no le molesta que me siente en el asiento de atrás? Porque atrás voy con revistas de Chile –tenía muchas revistas– y voy mirando’”, aporta Ricardo Lunari, un Bielsa boy de la primera era de Newell’s que fue una de las tantas fuentes de consulta del Loco por su paso por el fútbol trasandino. “Lo que más me sorprendió fue la primera reunión que tuvimos: me trajo una lista que tendría unos 60 o 70 jugadores distintos de la liga chilena, de primera y primera B. Con toda una estadística. Fuimos conversando de los distintos jugadores y no es común que los entrenadores que no están conozcan tanto”, coincide Mayne-Nicholls. Chile, a juzgar por el rompecabezas armado, fue el primer lugar donde se desplegó casi por completo el método Bielsa.

La línea de engranaje continúa hacia un proceso de búsqueda de identidad, de arraigo, un destello que lo apasione: la cultura francesa (Lille y Marsella), ser la bandera del barrio más pobre del país (Marsella), la defensa de una etnia (los vascos de Bilbao) o el clásico incorporado (en Espanyol de Barcelona). Al fin de cuentas, la persecución del primer amor: “Pertenezco a una institución que en los años 80/90 la diseñó Jorge Griffa que es Newell’s Old Boys de Rosario. En aquella época tenía un punto en común con este club: se nutría casi exclusivamente de sus propios jugadores, formados en sus divisiones menores. Como había ese punto de coincidencia, yo siempre me informaba sobre la operatoria de este club. Este es un club que tiene un sentido romántico, señorial, todas cosas que a mí particularmente me resultaron atractivas”. Esa fue la propia explicación del Loco cuando priorizó al Athletic Club de Bilbao (2011) por encima del Inter italiano. El combinado vasco fue quizás el punto donde más referencias halló al “sitio que ha marcado mi vida”, el “club al que pertenezco”, según él mismo definió a NOB tras ascender con el Leeds.

“Necesita que los equipos tengan una vinculación con el juego de él, con la pasión que le pone a cada partido, a cada aliento. Claro que sí, corre eso”, refuerzan sobre la teoría de que Bielsa busca un hilo rojo entre el club y la ciudad donde le tocará dirigir.

Tras perseguir la estela del aroma rosarino por cualquier parte del mundo, Bielsa avanza en las conversaciones formales: momento de inspeccionar en persona las instalaciones, los cuerpos de trabajo, los recursos disponibles. “Él necesita tener potestad para poder manejar la parte deportiva. Hacer y deshacer lo que sea referente al primer equipo y disposición absoluta en la toma de decisiones en lo deportivo. Necesita de los campos de deportes, de cierta infraestructura, materiales, jugadores jóvenes para que puedan hacer de sparring. Muchas cosas que salen de lo cotidiano y que quizás en otros clubes no se pueden hacer”, describe alguien que conoce la cocina del DT. Este enfoque primordial para Bielsa es también un ejemplo para entender por qué sería difícil verlo al mando de una potencia del mundo: los clubes más importantes de Europa cuentan con una estructura repleta de directores de área, casi con un enfoque burocrático del deporte, y eso imposibilitaría la concesión de todos sus innegociables requisitos.

En esa primera aproximación al nuevo club, aparece el otro lugar que siempre parece transitar por su mente: Máximo Paz. Analiza la ciudad donde vivirá, el ritmo que predomina, las relaciones interpersonales. Se transformó en habitual durante sus últimos trabajos escuchar noticias sobre las reformas que exigió en los centros de entrenamiento de cada entidad en la que desembarcó, como así también sus sitios escogidos para vivir. La Domaine de Luchin del Lille, un complejo de entrenamiento dominado por la naturaleza. El Hotel Embarcadero frente al mar en Bilbao. El tranquilo pueblo de Wetherby a cinco kilómetros del centro de entrenamiento de Leeds. O el Complejo de Pinto Durán, alejado de la zona céntrica de Chile pero con la posibilidad de tener una ventana diaria a la cordillera: “No me perdonaría, me dijo, si no viera esta maravilla todos los días”, recordó Mayne-Nicholls.

Es habitual, además, que aparezcan fotos de fanáticos sorprendidos por verlo caminando por la ciudad como un vecino más; como si se tratara de Máximo Paz, ese pueblo que en el 2002 se convulsionó con una multitudinaria caravana que lo acompañó tras el “peor fracaso de la historia” de Argentina, según él mismo definió a ese hecho en una enardecida conferencia en Lille. En cada estadía fuera de su tierra natal también logra la misma atmósfera que creó con los vecinos del campo familiar: todos lo tratan como uno más, no invaden su privacidad y prefieren no contar detalles de su vida diaria para respetar su histórico hermetismo.

Una foto habitual en Leeds: caminando por las calles del lugar que escogió para vivir (Foto: LeedsARG_)Una foto habitual en Leeds: caminando por las calles del lugar que escogió para vivir (Foto: LeedsARG_)

“Los temas de conversación eran diversos y pocas veces nos quedábamos en cuestiones superficiales. Conversábamos sobre el mundo, la política de Euskal Herria, del referente de unión que era el Athletic, de su historia, de la masa social del club, de la importancia del liderazgo, de la importancia de los valores y del proceso, de mi visión global del club en aquel momento concreto, del por qué me presentaba a las elecciones y cuáles serían mis objetivos al presentarme, intercambiábamos impresiones concretas de jugadores, de la plantilla, de Lezama, de sus convicciones a la hora de trabajar, de su método de trabajo”, lo grafica para Infobae Josu Urrutia Telleria, ex presidente del Athletic y miembro actual de la consultora Ask+.

“Me llamó la atención que no me preguntaba solo sobre fútbol, de jugadores. En un momento se empezó a interesar por cosas que normalmente a los técnicos no les importan demasiado: cómo era la vida en Santiago, dónde entrenaba la selección, qué buenos estadios había, cómo era la vida en Chile, la sociedad chilena, si Santiago tenía subterráneos… Cosas que tenían más que ver con la forma de vida”, revive Lunari sobre esas charlas previas a que asumiera el control de mando de la Roja. En Leeds encontró varios de estos puntos previamente detallados: una ciudad identificada con un club, pasional como su Newell’s amado y con un apartado campestre como su cálido Máximo Paz, todo ese combo en una institución que además le permitía emitir su opinión en cada aspecto de lo deportivo.

No todo es color de rosa. Los planes tienen sus imponderables y pueden salir mal. Se altera el procedimiento y no hay demasiadas concesiones. Cada una de sus condiciones queda registrada prolijamente en las negociaciones por mail u otras vías de comunicación. Eso será la prueba de que no quebranta ningún compromiso si algunas de sus pretensiones previamente advertidas no se llevan a cabo, ya sea la contratación de uno de los refuerzos o las obras requeridas en los centros deportivos. Debe ver indicios de que aquellos que quieren contratarlo están en armonía con sus métodos. El ejemplo Lazio ocurrido en 2016 es contundente: renunció al mes de haber iniciado un “programa de trabajo” con los directivos, al considerar que incumplieron varios puntos.

“Tomamos esta decisión porque después de cuatro semanas de trabajo en común con ustedes, no pudimos lograr ninguna de las siete incorporaciones previstas en el ‘Programa de Trabajo’ expresamente aprobado por el presidente, Claudio Lotito. Teniendo en cuenta que también se consideró la salida de 18 jugadores que actuaron en la temporada anterior, la llegada de los refuerzos resultaba necesaria de acuerdo a los plazos programados”, fue uno de los fragmentos donde brindó argumentos para justificar su renuncia a días de comenzar la pretemporada y sin llegar a dirigir. El máximo directivo del club romano amenazó con presentar acciones legales, pero el acuerdo que había pactado Bielsa era claro y no había demasiadas formas de contrarrestar el incumplimiento al “programa de trabajo”. Su dogma derrumbó el castillo de la aventura italiana con un suspiro.

En cambio, si los eventos evaluados previamente fluyen en sintonía con sus deseos inicia uno de los saltos finales: el test a los directivos; los líderes del proceso y aquellos que estarán cerca en el día a día. “Creo que lo que puedo aportar articula con lo que la estructura y la organización requieren. Las instalaciones son inmejorables y estimulan el trabajo. Trabajar con Luis Campos (director deportivo) presupone un aporte muy importante en cuanto al diseño del plantel. Y el fútbol tiene algo de industria y mucho de pasión, y las proporciones que yo he observado en Gerard López (presidente) y en Marc Ingla (director general) se corresponden con mis sentimientos”, descubrió con su sublime vocabulario este punto cuando se trepó a la silla de montura del Lille. Una radiografía 4D de aquellos que iban a ser diariamente parte de sus procedimientos.

Bielsa le mandó a hacer un busto a un amigo de Máximo Paz y colocaron el homenaje en un bar emblemático del puebloBielsa le mandó a hacer un busto a un amigo de Máximo Paz y colocaron el homenaje en un bar emblemático del pueblo

Con casi todo aprobado, Bielsa profundiza el camino rumbo a las salidas posibles del plantel y las contrataciones probables (habitualmente entrega una lista en orden jerárquico con cinco opciones, el primero es el óptimo y el quinto el posible, según recuerda alguien que conoce en cierta profundidad sus procedimientos). También empieza a darle forma a su cuerpo técnico, donde lógicamente hay obsesiva precisión: puede pedir la sustitución de un profesional con el que quizás no hay concordancia en las formas de trabajo o encandilarse con un auxiliar que está en el club y que incluso luego puede terminar uniéndose al grupo de tareas en la próxima aventura.

Hay un aspecto más, que quizás no está tan predeterminado como los anteriores, pero que es fundacional para iniciar cualquier análisis: en la plaza en cuestión tiene que ondear la bandera del desafío. “Creo que él busca retos bonitos y acá encontró uno verdaderamente lindo: un club grande por historia, por número de seguidores, por peso específico. Seguro en el mundo hay equipos más ricos y que llevan más años ganando títulos, pero Leeds United es un símbolo mundial. Y eso le da grandeza también. Es un one club city, tiene una trascendencia brutal en la región. Y también la química con Víctor Orta (director deportivo), creo que todo eso ha influido para que viniera”, nos explica Gaby Ruiz, integrante de la dirección deportiva del Leeds. “Me parece que a él lo motivan las grandes dificultades, como que le gusta subir montañas muy altas. Le gusta iniciar un trabajo prácticamente desde cero y demostrar que con trabajo, dedicación, corazón y pasión se pueden lograr las cosas”, comulga Lunari con la idea.

Aquellos que han curioseado estas pautas de entendimiento a lo largo de los años hablan de un nivel de “refinamiento” que es inimaginable. “Todo lo prevé”, advierten. “Es ceremonial. Tiene pautas”, indica otra de las personas que optan por resguardar su identidad y dar una poca información a cuentagotas por respeto. Esto también forma parte del mundo Bielsa: para intentar dar una cierta precisión sobre la articulación de sus mecanismos hay que armar un verdadero rompecabezas que tiene las piezas desperdigadas por el laberinto de la discreción que requiere a sus cercanos.

Seguramente todos estos procedimientos puntillosamente estudiados son los que colaboran en alimentar ese mote de Loco que se ganó hace ya muchos años. Este método para aceptar trabajos también se ajusta a la propia explicación que dio Marcelo para contar el porqué de su apodo durante su paso por Marsella: “Algunas respuestas que elijo para resolver determinadas situaciones no coinciden con las que se eligen habitualmente”.

¿Demasiado loco o demasiado cuerdo?

Un logro que volvió a ponerlo en los planos principales: subir a la Premier League con Leeds después de que el histórico club pase 16 años en el ascenso (Foto: Reuters)Un logro que volvió a ponerlo en los planos principales: subir a la Premier League con Leeds después de que el histórico club pase 16 años en el ascenso (Foto: Reuters)

Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deportes

El atleta olímpico argentino que se mudó a Estados Unidos y quedará en la historia de la natación: “Decidí empezar de cero a los 20 años”

Publicado

on

Por

Santiago Grassi eligió dar un giro en su vida deportiva y desde hace cuatro años compite para la Universidad de Auburn. A punto de terminar su recorrido académico, se transformará en el primer nadador argentino profesional de su deporte

Hace ya un tiempo, Santiago Grassi sintió que tenía que salir de su zona de confort. Acababa de competir en sus primeros Juegos Olímpicos en Río 2016 y entendió que su futuro no estaba en Argentina. Con la posibilidad cierta de viajar a Estados Unidos y sumarse a uno de los programas más destacados de ese país con la mejor natación del mundo, el santafesino no dudo. O sí lo hizo, pero eligió pensar más allá de lo que tenía al alcance de la mano y apostó. ¿Cuál fue el resultado? Uno que será histórico para la natación argentina.

A unos meses de recibirse en las carreras de Marketing y de Gestión de Información de Sistemas, Grassi habló desde EEUU con Infobae después de confirmarse que será un atleta profesional. Gracias a su incorporación al equipo Los Ángeles Current de la International Swimming League, un argentino será protagonista de la segunda temporada de la primera liga profesional de natación.

“Viniendo de un país futbolero, viniendo de un club futbolero como lo es Unión de Santa Fe, rodeado de futbolistas, yendo a la escuela y cuando me preguntaban que quería ser cuando fuera grande y los chicos decían ‘Jugar en Primera o en Europa’ a mí eso nunca me tocó decirlo porque no era una posibilidad. Pero hoy, poder vivir esto es un sueño”, confesó el nadador especialista en la modalidad mariposa.

Como ya sucede con el fútbol y otros deportes populares, o con la NBA o la NFL en Estados Unidos, la natación logró tener su propia competencia rentada. Después de la experiencia en 2019, que contó con grandes estrellas de la disciplina entre ellos varios campeones olímpicos y mundiales, la versión 2020 tendrá la presencia de Grassi. Una vez que la pandemia de coronavirus obligó a cancelar la actividad deportiva universitaria, Santiago activó el plan para seguir ligado a su deporte.

Santiago Grassi competirá en la liga profesional de natación para el equipo de Los Ángeles Current (ISL)Santiago Grassi competirá en la liga profesional de natación para el equipo de Los Ángeles Current (ISL)

“Cuando se terminó mi año, empecé a contactar a los equipos. Mandé mensajes a todos los mánagers de todos los equipos, ofreciéndome y contándoles cuáles eran mis especialidades”. Así fue que el argentino se auto postuló para sumarse a uno de los 10 equipos que competirán en la nueva temporada. Por su insistencia y gracias al nivel que demostró nadando para Auburn, un día, una notificación apareció en su teléfono.

“Me acuerdo cuando recibí ese mensaje del mánager diciendo que tenía un espacio para mí y que iba a estar en el equipo creo que fue uno de los días más lindos de este año porque, realmente, era el momento donde cumplía mi sueño de participar de una liga profesional. No es algo que soñé desde chiquito, porque no existía, pero desde el momento que se creó la liga, dije: ‘Ahí tengo que estar yo’. Era como el sentido de mi vida”, dijo Grassi.

“Siempre estuve pensando ‘¿qué voy a hacer después de la universidad?’ Cuando me vine acá a Estados Unidos, no sabía qué iba a hacer después de la universidad: si iba a dejar de nadar, iba a empezar a trabajar, iba a seguir nadando… No había un sistema que me mantenga en el deporte y cuando salió, me puse contento por mi deporte. Y cuando me pasó a mí, me dieron la oportunidad a mí, bueno, era lo que necesitaba y estaba tan contento”.

Para esta edición de la ISL habrá 10 equipos, dos más que el año pasado. Grassi correrá junto a otra argentina, Julia Sebastián, para los LA Current, uno de los conjuntos estadounidenses que compite en la conferencia americana. También hay con sede en París, Londres, Budapest, Roma y Tokio, que junto a la nueva franquicia de Canadá se sumarán en este 2020. En total serán 28 nadadores de todo el mundo que buscarán quedarse con el título y ganar más de 5 millones de dólares en premios.

¿Cómo será la participación para el nadador argentino? Todavía no lo sabe, pero buscará ser una pieza importante para el equipo que fue cuarto en la primera competencia. “A mí me pueden usar para 50 metros libre, 100 o 200 mariposa y relevos. Probablemente voy a correr varias carreras, pero creo que voy a correr en relevos. Esa va a ser mi participación en esta liga. Me veo más como un nadador de refuerzo por ser mi primera experiencia”.

Grassi será el primer nadador argentino en ganar dinero por competir a nivel internacional (@santigrassi)Grassi será el primer nadador argentino en ganar dinero por competir a nivel internacional (@santigrassi)

Por la situación sanitaria, la liga se realizará durante un mes en Budapest. Cada equipo competirá en cinco oportunidades en un formato mixto con sus participantes hombres y mujeres. Los primeros ocho clasificarán a una semifinal y de ahí saldrán los restantes cuatro conjuntos que pelearán por ser el campeón 2020.

“Lo importante de esto para nosotros es que cambió el paradigma. Hasta ahora, los nadadores no ganaban dinero por representar a un club, por así decirlo. Era por sponsors. Es la primera vez en la historia que un equipo te paga para que lo representes”, analizó Grassi. El presupuesto para esta edición de la liga profesional será mayor al del 2019, que fue de 20 millones de dólares.

Para encontrar esa luz al final del camino, Santiago tuvo que estar en el lugar indicado. Su elección de mudarse a los Estados Unidos para nadar lo catapultó al profesionalismo. Pero para llegar, tuvo que adaptarse y vivir en un mundo desconocido. Dejó Santa Fe y se mudó a Auburn, Alabama. Transitó más de 7 mil kilómetros para cambiar su vida. “De tenerlo todo a no tener nada. Todo cambió. Creo que me dispuse a abrir mi mente y a aceptar las nuevas cosas. Muchos no tienen la oportunidad de arrancar de cero a los 20 años”, dijo sin tapujos.

Una vez que se puso la camiseta de los Tigres y se sumó a un programa que ganó 13 veces el título del torneo de la NCAA, su mentalidad también se modificó. “Yo nadaba para Unión. Éramos 15, 20 nadadores. La mitad de esos nadadores competían en pruebas nacionales y sólo yo terminé nadado en torneos internacionales. Entonces, yo sentía que mis objetivos eran míos. Pero cuando vine acá, eso cambió. Empecé a nadar y las marcas no eran de Santiago Grassi. Eran de Auburn. En mi gorra de nadador decía Auburn, no estaba mi nombre. Era representar a la universidad, fue algo muy lindo de experimentar”.

Desde lo académico también fue una experiencia desconocida para el santafesino que hizo su primera gran aparición en los Juegos Olímpicos de Nanjing hace seis años. Se sumergió en un formato con éxito garantizado que le permite al deporte de los Estados Unidos construir a los atletas del presente y también a los profesionales del futuro.

Yo en Argentina no estaba estudiando. Cuando terminé la secundaria en 2014 me tomé dos años para estudiar. Traté en un momento de arrancar administración de empresas, pero creo que me sacaba del foco que era entrenar para los Juegos Olímpicos. Cuando llegué acá, en ningún momento sentí eso: mis horarios académicos estaban acomodados a los horarios de natación. En ningún momento se iban a mezclar. Mis profesores sabían que yo entrenaba para representar a la universidad. Eso es el sistema que funciona, creo que eso me permitió adaptarme rápido junto a los tutores”, mencionó el atleta santafesino.

Y agregó: “Tuve mucha gente que me ayudó a ser exitoso en lo que estaba haciendo. En ningún momento sentí que esto no iba a ser para mí, o que no iba a poder lograrlo. Nunca reprobé ninguna materia. No fue fácil, pero todo estaba dado para lograrlo, con mucha gente ayudando para que yo pudiera estar en un alto nivel. Me enamoré de eso, de lo que me ofreció el sistema. Era lo que yo estaba buscando”.

El nadador argentino compitió durante 4 años para la Universidad de Auburn (@santigrassi)El nadador argentino compitió durante 4 años para la Universidad de Auburn (@santigrassi)

Más allá del cierre de su etapa como estudiante y el comienzo de su carrera profesional, el 2020 iba a ser un año particular para Santi Grassi porque iba a nadar en sus segundos Juegos Olímpicos. Pero al igual que ocurrió con su participación universitaria, el ciclo olímpico quedó trunco por el impacto que generó el coronavirus en su país de residencia.

“No sólo iba a competir en los Juegos Olímpicos, iba a ser mi último año universitario. Había competido en pruebas de conferencia con Auburn y me había ido muy bien: logré ganar mi primera medalla a nivel individual… Estaba en mi mejor momento deportivo cuando todo se derrumbó. No pude tener la oportunidad de despedirme en el agua. Esa sensación fue horrible”, recordó el nadador.

Al poco tiempo, la pandemia obligó a las autoridades a ponerle una pausa a Tokio 2020. Sin competencia local y una nueva experiencia olímpica en el horizonte cercano, Grassi tomó la cancelación olímpica como una bendición. ¿Por qué? Así lo explicó el hombre que tendrá presencia en la prueba de 100 metros mariposa.

“Para mí en un momento sí fue importante el anuncio de la postergación. Me acuerdo que estaba bastante estresado de no saber si los Juegos Olímpicos iban a pasar. Si iban a pasar, en ese momento yo no quería porque no estaba entrenando. Ya había pasado un mes que no entrenaba y no quería ir de esa forma a los Juegos Olímpicos, me entendés. Entonces en ese momento ya estaba del lado de ‘posterguemos los Juegos Olímpicos’. Y cuando esa decisión se tomó, yo estaba contento, me sentí muy aliviado y para mí fue ‘bueno Santi, hasta que todo vuelva a la normalidad, tratá de mantenerte en forma’”.

Cuando la situación en Estados Unidos mejoró y se abrieron las instalaciones deportivas, su regreso al agua se frenó porque contrajo coronavirus. Como un síntoma claro de su forma de ser, para Santiago haber tenido la enfermedad lo ayudó en algo. Lo obligó a reposar y volver más fuerte para acondicionarse de cara a su estreno como profesional. Pero mientras espera su nueva experiencia, Grassi se proyecta en un nuevo escenario olímpico y cree que tiene lo necesario para lograr un gran resultado en Tokio con un año más de trabajo en la piscina.

Santi Grassi junto a Kobu, su fiel amigo y acompañante (@santigrassi)Santi Grassi junto a Kobu, su fiel amigo y acompañante (@santigrassi)

“Si me preguntas qué es lo que yo quiero y puedo llegar a lograr o lo que podría llegar a lograr en estos Juegos Olímpicos para este año, la semifinal sí. Pero me hubiera gustado ir un poco más y buscar la final olímpica. Una final sería mi gran gran objetivo para los Juegos Olímpicos y después de ahí, disfrutar y obviamente ir por una medalla. Creo que, siendo realistas, como me siento hoy en día, para lo que estoy entrenando, como me siento mentalmente, siento que tengo posibilidad de alcanzar una final olímpica”, dijo el nadador que logró dos medallas de bronce en los últimos Juegos Panamericanos de Lima 2019 en las pruebas de relevos mixta y con los varones de la selección argentina.

Antes de volver a darle el 100 por ciento de su atención a Kobu, su amigo fiel que lo acompaña a cada lugar, Grassi se tomó una pausa y dejó una reflexión en pocas palabras de cómo se transformó su vida desde aquella aparición olímpica en 2014. “Si me hubieses preguntado hace seis años ‘¿qué querés ser?’, nunca me hubiese imaginado esto. Ni después de Nanjing me iba a imaginar que iba a venir a Estados Unidos y que después me iba a convertir en profesional de mi deporte, que es algo muy grande”.

El calendario corre y en diciembre, Santiago vivirá un momento muy esperado. Se graduará con honores y a pesar que imagina que no tendrá una fiesta como esas de las películas de Hollywood, quiere terminar este 2020 como él cree que lo merece. “La foto con el vestido y el gorro, va a estar. No me puedo recibir sin esa foto. El título viene con esa foto”.

Seguir leyendo

Deportes

El fútbol se perdió a un gran jugador, pero el tenis ganó a una leyenda: Toni Nadal reveló detalles desconocidos de la infancia de Rafa

Publicado

on

Por

Pudo ser un delantero goleador, pero optó por la raqueta. Y el destino lo convirtió en una gloria de la historia deportiva

Fue el entrenador de Rafa durante 27 años, en los que el tenista cosechó 75 títulos. Sus métodos de trabajo, a base del esfuerzo y el sacrificio, representaron algunas de las razones que explican el éxito de Nadal luego de casi dos décadas en el circuito internacional.

Algunos ejemplos que grafican la exigencia que Toni le imponía a su sobrino se remontan a su infancia. Las calurosas jornadas de entrenamiento en Mallorca debían ser tan perfectas como los partidos. No había margen para los errores, porque el objetivo principal era rendir al máximo en todas las actividades que se planificaban.

La preparación se basaba desde el aspecto físico, técnico y psicológico. “Era un conjunto”, explicó Toni Nadal en diálogo con con un argumento amparado en los resultados que lo llevaron a convertirse en uno de los mejores deportistas de la historia: “Él logró ser un gran jugador de tenis por saber controlar sus emociones y por su espíritu de lucha. Siempre hay un plus natural cuando uno sabe sobreponerse a las adversidades. Así como hay que trabajar el drive o el revés, también se debe enfocar en las capacidades mentales, porque son aspectos que se deben incorporar. Si se logra controlar los puntos que son ajenos al juego y a la técnica, se puede alcanzar el objetivo”.

El viejo axioma que propone premios y castigos a la producción de un aspirante fue implementado por el entrenador español con una naturalidad sostenible en el tiempo. En alguna oportunidad el propio Rafa reveló en el programa El Hormiguero que en su infancia hubo una disciplina que le sirvió para marcar su personalidad. Como la vez que se olvidó la botella de agua con la que se refrescaba en las prácticas y su tío le ordenó que durante ese día tenía prohibido beber líquidos, ni refrescarse, para que entendiera que cada causa tiene su efecto: “Esto no pasó sólo una vez. Si se olvidaba el agua, ese día no se bebía. Nadie se va a morir por no poder refrescarse. Son métodos de educación que marcan la personalidad. La adversidad cuesta, y la idea es que uno no se acostumbre a que todo vaya bien; porque si uno tiene todo servido a la larga lo paga caro. No hay una teoría perfecta, porque todas son buenas. El tema está en crear un ambiente con sacrificio para poder llegar al objetivo. Cada causa tiene su efecto, porque el talento se construye en la calma, pero el carácter se construye en la tempestad. Y esto no sólo aplica para un deportista que quiere ser profesional, sino para todas las personas”.

La dupla ganadora en el US Open (2013) La dupla ganadora en el US Open (2013)

En el diálogo a través de Zoom, Toni se mostró reflexivo. Apeló a su memoria para destacar aspectos desconocidos en la formación de la leyenda. Esos episodios con la botella de agua no son simples anécdotas, “porque anécdotas son las que pasan de vez en cuando. Y éstas eran situaciones constantes”. “Cuando él iba a entrenarse, yo le exigía más de lo que podía dar. Le pedía que mantuviera una buena cara, porque estaba prohibido hacer cosas como romper una raqueta. Él sabía que tenía que dar el máximo en cada práctica, porque cuando uno se acostumbra a pedirle el máximo a tu cuerpo cada día, al final se llega a la meta. Hay otros que eligen otros caminos más cortos, pero no obtienen el significado de lucha”, subrayó.

Durante esa adolescencia de Rafa también se vivió una curiosidad propia de la interna familiar de los Nadal. Como su otro tío, Miguel Ángel, por esos años se desempeñaba en la defensa del Barcelona y el resto del clan se inclinaba por el blanco del Merengue, los deseos de sumar al joven tenista al club de sus amores despertó más de una discusión risueña entre los fanáticos. “Él ha sido toda la vida un gran seguidor del Real Madrid, porque le gusta mucho el fútbol. Tenía al tío que jugaba en el Blaugrana la familia estaba dividida entre los culés y los madridistas. Creo que eligió bien”, bromeó Toni.

La foto de Rafa Nadal durante su infancia con la camiseta del Real MadridLa foto de Rafa Nadal durante su infancia con la camiseta del Real Madrid

Además, reveló detalles de lo que pudo ser un destino distinto al del tenista. Así como en medio de la pandemia se lo vio en un gran nivel con el golfRafa pudo haber sido un extraordinario atacante con llegada al gol. “Tiene una capacidad de atención que es determinante. Cuando jugaba al fútbol lo hacía muy bienEra un interior que llegaba a la posición de centrodelantero ¡Hasta llegó a ser el máximo goleador de su equipo (el Olympique)! No tenía las características del 9 de área tradicional para esperar el balón y convertir, sino que se movía por todo el frente de ataque partiendo desde la zona izquierda, por su condición de zurdo”, explicó.

La cara lo dice todo. Su tío Miguel Ángel lo intentó convencer para que se ponga la del BarcelonaLa cara lo dice todo. Su tío Miguel Ángel lo intentó convencer para que se ponga la del Barcelona

Si bien uno está en las Islas Baleares y el otro se encuentra en París, el lazo sentimental entre el tío y el sobrino sigue siendo el mismo. Toni confía en que Rafa pueda hacer un gran papel en Roland Garros, aunque advierte que “será muy complicado por haber estado más de 200 días sin actividad”.

En una de sus últimas conversaciones también analizaron la polémica que protagonizó Novak Djokovic al impulsar la creación de un sindicato de tenistas profesionales. “Creemos que no es el momento para plantear una situación así. Hoy hay torneos en los que se tienen que presentar, porque en definitiva todos buscan lo mismo. Creo que los organizadores de las competiciones van a perder muchísimo dinero si no tienen la presencia de varios jugadores y entendemos que no es el momento para que cada uno haga lo que quiera”, aseguró el ex entrenador con una mirada realista del modelo mental que tienen varios protagonistas: “Creo que a veces los deportistas son egoístas. Uno piensa lo que cada uno genera, pero a veces se olvida que detrás hay alguien que está apostando su dinero para que pueda ser más productivo. Se vivió algo similar en Barcelona con Messi y también en el Real Madrid. Hay que entender la situación actual y el contexto en el que estamos viviendo. Si Messi se hubiera ido del Barcelona no hubiese ganado nada; y tanto él como el club hubieran perdido mucho”.

Como lleva casi tres años sin entrenar a Rafael, el mallorquín también ocupó su tiempo en el desarrollo de un centro de alto rendimiento en el resort de Palladium Hotel Group de Costa MujeresCancún. El Rafa Nadal Tennis Centre que inauguró en febrero de 2019 cuenta con instalaciones para el desarrollo de jóvenes aspirantes y tenistas amateurs. Una especie de Academia que invita a los turistas a conocer el Método Rafa. Aunque pueda parecer una utopía, México podría ser el país que entregue al sucesor del Gladiador de Manacor. “Hay que entender que no es fácil conseguir a un nuevo Rafa Nadal en cualquier sitio, y no lo digo por presumir de que yo sea su tío, sino porque todos conocemos lo que él significa para el tenis. Sin embargo, cuando uno hace las cosas con ilusión en un ambiente deportivo importante, como el centro que formamos allí, es posible que el día de mañana tengamos a un deportista que se pueda convertir en una leyenda”.

infobae-image

Seguir leyendo

Deportes

Escándalo en Italia: investigan si Luis Suárez obtuvo la ciudadanía mediante una estafa

Publicado

on

Por

El delantero uruguayo debía superar el examen para poder jugar en la Juventus

Luis Suárez está en el epicentro de las miradas, producto de la incertidumbre que genera su futuro, el cual pareciera estar lejos del FC Barcelona. Después de que Ronald Koeman le comunicara que no entrará en sus planes, fueron dos los equipos que sonaron con más fuerzas para hacerse con sus servicios.

La Juventus fue uno de ellos, sin embargo, para llegar a Turín, el uruguayo debía aprobar un examen para obtener la ciudadanía italiana. Para ello viajó a Perugia, se presentó en la universidad local y realizó las pruebas.

Sin embargo, ahora, desde Italia, aseguran que todo fue un fraude, ya que el uruguayo fue a dar el examen con las respuestas ya memorizadas, e investigan si la obtención de su ciudadanía fue todo una estafa.

El futbolista y la Universidad están siendo investigados por fraude El futbolista y la Universidad están siendo investigados por fraude

Así también lo determinó la Guardia di Finanza del Ministerio Público de Perugia, después de llevar a cabo una investigación en la cual comprobaba que las preguntas y la puntuación final del examen ya habían sido acordadas con el delantero antes de empezar.

El diario italiano La Gazzetta dello Sport reveló algunas conversaciones telefónicas que mantuvieron los examinadores de dicho examen: “Gana 10 millones, tiene que pasar el examen”; “pero si no puede conjugar los verbos y solo habla en infinitivo”; “dime qué nota doy y listo”; “si no aprueba nos meten una bomba”; “le hemos preparado bien, está memorizando parte del examen”, fueron algunas frases que reprodujeron en su portal.

Otro de los puntos que dejan lugar a dudas fue el tiempo estimado que tardó en terminarlo. Mientras que por lo general la gente suele demorar cerca de dos horas, el futbolista lo había hecho en solo 30 minutos.

El canal español Deportes Cuatro habló con Lorenzo Rocca uno de los examinadores de Suárez: “Estaba tranquilo, sonriente… Habló de su mujer, de sus tres hijos”. Además, reveló que por la situación que vive el mundo por la COVID-19, el Pistolero no rindió el examen completo: “Ha tenido suerte, porque obviamente la lectura y la escritura son las más complicadas”.

El futuro del futbolista todavía es una incógnita (Foto: EFE)El futuro del futbolista todavía es una incógnita (Foto: EFE)

Las investigaciones se iniciaron en febrero de 2020 por diferentes hechos y maduraron en el contexto de la Universidad para Extranjeros, centro en el que Luis Suárez pasó el examen la semana pasada, con la intención de obtener el pasaporte italiano.

De las actividades investigadas se desprende que los temas tratados por el examen fueron previamente pactados con el candidato y que la puntuación relativa se le atribuyó incluso antes de la realización del mismo”, desveló el procurador Raffaele Cantonela en la Gazzetta.

Entre los sospechosos están la rectora de la Universidad Giuliana Grego Bolli y la directora general Simone Olivieri. También está siendo investigado la directora del Centro de Evaluación y Certificación lingüística de la universidad, Stefania Spina.

El futbolista de 33 años realizó el trámite de la ciudadanía y todo hacía creer que su desembarco en Juventus era inminente. Sin embargo, el combinado de Turín se inclinó por la contratación de Álvaro Morata, y el uruguayo ahora recalaría en el Atlético de Madrid.

Seguir leyendo

Las más leidas