Connect with us

Internacional

Maduro decretó que la Navidad en Venezuela comenzará el 15 de octubre

Publicado

on

El régimen chavista anunció una nueva estrategia vinculada con “la soberanía alimentaria” y las creencias religiosas en medio de una crisis económica encaminada a su séptimo año de recesión

En una peculiar maniobra que busca desviar el foco de las múltiples crisis que vive Venezuela desde hace años, el régimen de Nicolás Maduro anunció este jueves que la fiesta de Navidad se adelantará dos meses en el país este 2020.

“Impulsamos la soberanía alimentaria”, señala el slogan del chavismo como fundamento de la decisión de decretar que este 15 de octubre es el “inicio de la Navidad 2020”. La estrategia fue revelada a través de medios oficialistas, como la cadena VTV y con una fotografía de Maduro y su esposa, Cilia Flores, dentro de una composición con elementos típicos de la festividad cristiana del 25 de diciembre y una imagen de la Virgen María con Jesús entre sus manos.

Aún se desconoce qué implicará esta nueva medida del régimen en Venezuela, pero las autoridades advirtieron que la Navidad comienza “esta tarde” y que Maduro liderará una actividad donde se estima que brindará más detalles de su proyecto.

Sumido en la peor crisis de su historia moderna, el país petrolero sufre la inflación más alta del mundo y está encaminado a su séptimo año de recesión. En paralelo, el valor de la moneda local -el bolívar- se ha desplomado, escenario en el que el dólar ha continuado ganando terreno al punto que la mayoría de las transacciones en el país caribeño se realizan con esa moneda.

A finales de abril, el régimen de Maduro aumentó, en 77,7% el ingreso mínimo, que suma el salario básico y un bono de alimentación obligatorio. Fue la segunda alza del año. Pese a ello, y dada la continua devaluación e hiperinflación, el salario mínimo equivale a menos de un dólar, insuficientes para comprar prácticamente la totalidad de los insumos básicos.

El dictador venezolano Nicolás Maduro (EFE/ Rayner Pena)
El dictador venezolano Nicolás Maduro (EFE/ Rayner Pena)

Entre enero y septiembre Venezuela acumuló una inflación de 844,1%, según cifras publicadas la semana pasada por el Banco Central (BCV), de línea oficialista, que no publica regularmente índices oficiales. La inflación en septiembre se ubicó en 27,9%, mostrando un alza ligera con respecto a agosto, que cerró con 24,7%, reconoció el BCV.

El acumulado inflacionario entre enero y septiembre es menor al estimado por el Parlamento, de mayoría opositora, que ubicó la inflación acumulada entre enero y agosto en 1.079,67%. En tanto, la inflación acumulada en 12 meses hasta agosto fue de 3.078%, de acuerdo con la unicameral Asamblea Nacional, que divulga desde 2017 un balance propio debido a la escasa disponibilidad de cifras del Gobierno.

Venezuela cerró 2019 con una inflación de 9.585,5%, según el Banco Central, cifra mayor a la reportada por el Parlamento, que la calculó en 7.374,4% para el mismo período.

Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Un argentino en medio de la Guerra: “Están atacando a la población civil con drones suicidas”

Publicado

on

Por

En medio de la Pandemia, el periodista Leonardo Moumdjian (43) viajó como corresponsal para cubrir el conflicto de la República Artsaj (Nagorno Karabaj). En charla con Infobae da testimonio de cómo las tropas turcas y azeríes pretenden aniquilar al pueblo armenio. “Estamos en la antesala de una limpieza étnica”, sostiene

Desde que llegó a Armenia tiene los cinco sentidos a flor de piel. Habla de olor a fuego y dice que el sabor de la granada le aportó una cuota de dulzura a sus amargas recorridas por pueblos totalmente devastados. Lo vio (casi) todo: desde casas en ruinas, hasta soldados mutilados, pasando por misiles smerch incrustados en la ruta.

El oído, dice, es clave. Con los días aprendió a diferenciar entre un “drone merodeador” y un “drone suicida”, también llamado “Harop”. Los primeros, explica, tienen un ruido muy particular, como un “zumbido de abeja”. Los usa el Ejército Turco y Azerí para sacar fotos del territorio. Quince minutos después aparecen los drones suicidas.

“Pesan 23 kilos y pueden volar hasta 6 horas. Una vez que eligen el objetivo, descienden y explotan. Dejan un daño de aproximadamente 20 metros de radio. En las trincheras donde están los soldados, no les tienen miedo a las balas sino a los drones. Lo grave es que también los están usando para atacar a la población civil”.

"Este hoyo antes era una casa en Stepanakert. Otra prueba del ataque Turco Azerí contra la población civil de la República de Artsaj", dice Leo.“Este hoyo antes era una casa en Stepanakert. Otra prueba del ataque Turco Azerí contra la población civil de la República de Artsaj”, dice Leo.

Quien pone en contexto es Leonardo Moumdjian. Leo, como lo llaman cariñosamente, tiene 43 años y creció en Valentín Alsina. Licenciado en Ciencias de la Comunicación, periodista y conductor del magazine radial “Ayres de Armenia”, el pasado 10 de octubre partió desde Ezeiza rumbo a Ereván (la capital de Armenia), como corresponsal acreditado del Diario Armenia para cubrir el conflicto de la República Artsaj (Nagorno Karabaj), junto con un productor y un camarógrafo.

Leo es también marido y papá de dos adolescentes de 15 y 17 años. “Ni a mi mujer ni a mis hijas les convenció la idea de que viajara como corresponsal de guerra porque, en el imaginario social, hay una idea de que te caen bombas a los costados. Si bien hay algo de eso, no es tan así. Por otro lado, creo entender que esta es mi labor. No solo como periodista sino como armenio. Estamos en la antesala de una limpieza étnica”, apunta Moumdjian en referencia a la contienda que motivó su viaje.

Leo junto a Garo Seferian. "Nos movemos de la mano de la parte de prensa del Ejército que nos lleva a lugares, teóricamente, seguros", cuenta el periodista.Leo junto a Garo Seferian. “Nos movemos de la mano de la parte de prensa del Ejército que nos lleva a lugares, teóricamente, seguros”, cuenta el periodista.

La nota con Infobae se pactó -en un principio- para el lunes 26 de octubre, pero un par de horas antes hubo que cancelarla. “Estamos en una extracción, por lo tanto nos estamos yendo de Stepanakert (capital de la República de Artsaj), porque había un alto al fuego que no se respetó. Azerbaiyán sigue tirando misiles en las ciudades de Martakert y Martuní. Lo que tengo que hacer es dejar esta zona rápidamente. Cuando llegue a un lugar más seguro nos comunicamos”, explicaba Leo a este medio vía audios de WhatsApp.

El contacto lo retomó el miércoles 28 a las 7 AM desde la ciudad de Goris, situada en la frontera de Armenia y la República de Nagorno-Karabaj. Recién levantado, todavía sin desayunar, el argentino prestó testimonio de su labor en medio del conflicto bélico.

“Desde que llegamos, estamos cubriendo los ataques contra la población civil. Porque no están atacando zonas bélicas, sino poblaciones civiles: casas de familia, hospitales, catedrales. Mi tarea consiste en registrar y documentar todo eso. Lo que hago es ir a distintos poblados, hablar con la gente de ahí y mostrar su realidad”, cuenta Leo.

En lo que va de su corresponsalía, el periodista también presenció varios avisos de alarma ante posibles ataques. “Tuvimos que salir corriendo al búnker: una especie de sótano donde estás protegido. Allí pasamos un par de noches”, dice.

"Durante alguno de los cinco ataques nocturnos realizados por Azerbaiján. No llegué a ponerme el calzado, los 'pabuch' del hotel no son la mejor opción. El celular es un compañero necesario a la hora de rastrear información, aunque no siempre hay señal", contaba Leo en su cuenta de Facebook, mientras aguardaba para ir al Búnker del hotel.“Durante alguno de los cinco ataques nocturnos realizados por Azerbaiján. No llegué a ponerme el calzado, los ‘pabuch’ del hotel no son la mejor opción. El celular es un compañero necesario a la hora de rastrear información, aunque no siempre hay señal”, contaba Leo en su cuenta de Facebook, mientras aguardaba para ir al Búnker del hotel.

-¿Con qué panorama te encontraste?

-La situación es dramática. Las mujeres y los niños de Artsaj fueron evacuados. Los hombres se quedaron y están defendiendo sus tierras. Tienen esa idiosincrasia. Saben que del otro lado los quieren eliminar y están poniendo el cuerpo. He visto situaciones dantescas. Ambulancias reventadas, hospitales destruidos, soldados mutilados. Parece una tontera, pero de alguna forma y después de varios días de estar acá, es como que empezás a naturalizar los bombazos. Como armenio he leído historias reivindicatorias de gestas patrióticas, pero como argentino me sigue sorprendiendo mucho la guerra. Muchísimo.

-¿Cómo se movilizan vos y tu equipo?

-De la mano de la parte de prensa del Ejército que nos lleva a lugares, teóricamente, seguros. Digo teóricamente porque los últimos dos días no nos pudieron garantizar esa seguridad. Nos tocó ir a Askerán, a dos o tres kilómetros de la frontera, y cuando llegamos empezaron los intercambios. Misiles a lo lejos y ametralladoras y tiros de cerca. Aunque había una orden de alto al fuego, Turquía y Azerbaiyán duplicaron la apuesta. Los ataques son por todos los frentes (en Mardiní, en Mandaquer, en Yabraí), pero la zona sur es la más comprometida porque es por donde quieren entrar los turcos y azeríes para luego tomar ese sector de Armenia y unir Turquía con Azerbaiyán

Vista de los destrozos causados en una vivienda en Stepanakert, por los combates en Nagorno Karabaj (Foto EFE/Pablo González).
Vista de los destrozos causados en una vivienda en Stepanakert, por los combates en Nagorno Karabaj (Foto EFE/Pablo González).

-¿Qué te genera estar en medio del conflicto bélico?

Miedo no tengo. Soy precavido. Trato de tener un plan A, B y C. Lo principal es tener bien estudiado el terreno. Más allá de la información de la que dispongo, lo que hago es leer las situaciones. Si salgo a una carretera y veo una movilización importante de tropas lo primero que pienso es: “¿Tengo posibilidades de salir de acá?”. El lunes 26 de octubre, cuando íbamos a hacer la nota, yo estaba Stepanakert y comenzaron los bombardeos. Hablé con mis fuentes y me dijeron: “Estás medio jugado”. Entonces activamos la salida. Es así de peligroso. Es más, te voy a contar una anécdota. Hace cuatro años, en 2016, viajé para hacer un informe sobre la Guerra de los Cuatro Días (un conflicto armado entre el Ejército de Defensa del Alto Karabaj, respaldado por las Fuerzas Armadas de Armenia, contra las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán) y a mí los azeríes me pusieron en una lista negra. Si me llegan a agarrar no sé si cuento la historia.

-Desde que llegaste, ¿atravesaste alguna situación límite?

-Sí. Fue un sábado a eso de las 17 PM. Otra vez necesitaba irme de Stepanakert, pero recién conseguía una salida para el domingo a las 8.30 AM. Empecé a hacer llamados, a triangular con Buenos Aires… No podía esperar doce o dieciocho horas: era una eternidad. Pedí ayuda en el lobby del hotel para irme a Goris y me dijeron: “Recién salió un auto para allá. Ahora es casi imposible”. Subí a mi habitación, agarré mi credencial de prensa, le corté la parte armenia y empecé a borrar las fotos del celular. Siempre pensando en que si me agarra un azerí y me relaciona con Armenia, más allá de que sea un periodista internacional, estoy jugado. Fueron dos o tres horas muy largas. Ahí sí sentí miedo.

Granada en mano (fruta Nacional Armenia) Leo junto a un poblador (a la derecha) de Martuni, una comunidad urbana perteneciente a la provincia de Geghark'unik'.
Granada en mano (fruta Nacional Armenia) Leo junto a un poblador (a la derecha) de Martuni, una comunidad urbana perteneciente a la provincia de Geghark’unik’.

-Cubrir una Guerra en un contexto de Pandemia. ¿Cómo te cuidás?

Para salir a la calle llevo un chaleco que pesa como diez kilos y un casco, que me aprieta un poco la cabeza. Con respecto al COVID-19 en Armenia y Artsaj yo veo muy poca gente con tapabocas. También es cierto que no hay tanta concentración de población. ¿Qué te puedo decir? Yo llevo mi barbijo y mi alcohol en gel para protegerme y limpiarme las manos, porque acá hay mucho contacto físico: te presentan gente, saludás soldados, capitanes… Hacemos lo que podemos.

Leo se define como un activo participante de la Causa Armenia. Dice que defiende la Memoria y recuerda el Genocidio Armenio del que, el pasado 24 de abril, se cumplieron 105 años. La historia, sostiene el periodista, parece repetirse. “El gran gestor de esta guerra es Turquía. Azerbaiyán se transformó en un títere de Erdogan. Quieren un Artsaj (Nagorno Karabaj) sin armenios. Pretenden eliminarlos y tiene posibilidades porque la fuerza bélica turca es muy superior. Los armenios tienen la valentía de estar en las trincheras soportando los ataques. Es urgente que los organismos internacionales se expidan sobre este tema”, concluye.

Seguir leyendo

Internacional

Nicolás Maduro: “Me parece una muy buena idea comprarle misiles a Irán”

Publicado

on

Por

El dictador venezolano reiteró su disposición a realizar una transacción de esa naturaleza dos días después de que Estados Unidos advirtiera que el país “eliminará” cualquier arma de tal magnitud que la teocracia islámica pueda enviar al país caribeño

El dictador venezolano Nicolás Maduro reiteró este miércoles que le parece “una gran idea” la posibilidad de comprarle misiles de largo alcance a Irán. En una rueda de prensa con medios internacionales, Maduro volvió a referirse a la acusación del presidente colombiano Iván Duque, quien aseguró en agosto que una transacción de esa naturaleza ya se había realizado.

“Dije que no era así, pero que Venezuela puede comprar armamento al país que le de la gana. Dije que me parecía una muy buena idea y por qué no. En su momento veremos la oferta iraní“, expresó. Además, describió a la relación entre Venezuela e Irán como una de “hermandad profunda, espiritual, política y cultural, que lleva muchos años”.

La declaración llega dos días después de que el enviado de los Esados Unidos tanto para el país caribeño como la teocracia islámica, Elliott Abrams, advirtiera que la administración de Donald Trump “eliminará” cualquier arma de esta magnitud que pudiera llegar a Venezuela.

En diálogo con Fox News, el funcionario indicó que la administración de Donald Trump “hará todos los esfuerzos” para evitar una situación de esa naturaleza, pero, en el caso de que las armas lleguen al país caribeño “serán eliminadas allí”.

El medio aclaró que si bien no hay indicadores que apunten a una transacción inminente, “Irán ha anunciado su intención de realizar ventas de armas y Venezuela es un objetivo claro dado que estos dos regímenes aislados del mundo ya tienen una relación”.

El enviado especial de Estados Unidos para Venezuela e Irán, Elliott Abrams. Foto: Susan Walsh/via REUTERSEl enviado especial de Estados Unidos para Venezuela e Irán, Elliott Abrams. Foto: Susan Walsh/via REUTERS

“Venezuela paga con oro los envíos de gasolina de Irán, y hay presencia iraní en el país. La economía de Venezuela ha colapsado, por lo que cada lingote de oro que va a Irán representa decenas de miles de dólares que el pueblo venezolano necesita para obtener alimentos y medicinas”, agregó Abrams.

En otro pasaje de la locución Maduro se refirió a la salida del líder opositor Leopoldo López del país, quien el sábado abandonó en secreto la residencia del embajador de España en Caracas y, tras cruzar clandestinamente la frontera hacia Colombia, abordó un avión con destino a España, donde se reencontró con su esposa Lilian Tintori y sus hijos.

“Leopoldo López se va a España derrotado por las fuerzas revolucionarias. Está huyendo de una sentencia firme, de un juicio al que él mismo fue y se entregó”, dijo Maduro, en referencia al proceso contra él con base en las protestas en Venezuela de 2014, y que múltiples organismos internacionales condenaron por tener motivaciones políticas.

Foto del martes del opositor venezolano Leopoldo Lopez en una rueda de prensa en Madrid. 
Oct 27, 2020. REUTERS/Juan MedinaFoto del martes del opositor venezolano Leopoldo Lopez en una rueda de prensa en Madrid. Oct 27, 2020. REUTERS/Juan Medina

También amenazó al presidente encargado del país, Juan Guaidó, asegurando que “va a terminar en España con López”. Dijo que “lo convencerán de huir del país” y que a partir de ello “habrá una nueva oposición en Venezuela”.

En tanto, en referencia al presidente español Pedro Sánchez, agregó: “Debes informarte mejor. Siempre cometes errores con Venezuela”, dijo. Luego atacó al ahora ex embajador del país europeo en el país Jesús Silva, en cuya residencia López estuvo durante más de un año antes de salir del país.

“Jesús Silva, te vas de Venezuela. Se va la semana que viene, ojalá pudiéramos poner un avión para que se vaya mañana. Nunca más queremos ver su cara en este país”, exclamó.

López, por su parte, dijo el martes desde Madrid que “a nadie le queda duda de que Maduro es un criminal, un asesino, que lidera una estructura que ha saqueado y sigue saqueando las riquezas de los venezolanos”.

Maduro también reiteró su voluntad de llevar a cabo las elecciones parlamentarias el próximo 6 de diciembre, pese a que la vasta mayoría de la comunidad internacional rechazó su legitimidad por falta de garantías.

En referencia a la negativa de la Unión Europea de observar los comicios por ese motivo, dijo que “han confirmado su presencia en venezuela más de 300 observadores internacionales para las elecciones”. “Vienen de Europa, Asia, África, Latinoamérica y hasta Estados Unidos”, dijo, sin especificar a que organizaciones pertenecen.

Consultado sobre el aterrizaje en Caracas de un avión iraní sancionado por Estados Unidos, Maduro evitó responder sobre su propósito. “Llegan a todas partes del mundo. Siempre llegan aviones de Estados Unidos y nadie pergunta para qué. Vienen a traer pasajeros, mercancías, productos. Muchas medicinas han venido en aviones iraníes. Las compramos en Asia y las trajimos de esa manera. También repuestos para arreglar las refinerías”, expresó.

El avión iraní en VenezuelaEl avión iraní en Venezuela

También se rehusó a comentar sobre los reportes de que un funcionario de la administración de Donald Trump se reunió en México con el ministro de comunicación del régimen, Jorge Rodríguez, para negociar su salida del poder.

No comment (sin comentarios, en inglés). Dejemos que pase lo que va a pasar en Estados Unidos y te aseguro que hago una rueda de prensa solo para tí y te respondo“, dijo al periodista de la agencia Bloombeg, Alex Vázquez, quien había realizado la pregunta.

Seguir leyendo

Internacional

En plena pandemia, Bolsonaro intentó privatizar por decreto todo el sistema de salud

Publicado

on

Por

El fuerte repudio obligó al presidente de Brasil a dar marcha atrás apenas una horas más tarde de firmado el decreto. El 75% de los brasileños acude al sistema de salud público.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, tuvo que revocar, apenas unas horas después de haberlo firmado, un decreto abría las puertas a la privatización de las salas de primeros auxilios del sistema público de salud. La polémica medida en medio de una pandemia que tiene a Brasil como el segundo país con mayor cantidad de muertos por coronavirus Covid-19 genero un fuerte y generalizado repudio social así como de todo el arco político, especialistas y constitucionalistas que lo obligó a dar marcha atrás menos de 24 horas después de su entrada en vigencia.

“El decreo ya fue revocado”, anunció Bolsonaro en las redes sociales ayer por la noche, luego de enfrentar resistencias entre sus aliados sobre la forma en que se quería instalar una privatización en las unidades básicas de salud del sistema público, garantizado en la Constitución de 1988.

“El Sistema Único de Salud (SUS) y su falsa privatización; tenemos actualmente más de 4.000 salas de atención primaria con obras sin terminar, faltan recursos y el espíritu del decreto ya revocado era terminar esas obras y darles a los usuarios la posiblidad de usar la red privada con la consulta paga por el gobierno federal”, se excusó Bolsonaro.

El decreto original, firmado anoche por el mandatario, había sido interpretado como una señal al mercado financiero frente a la devaluación del real (43% en lo que va del año), la caída de 48% de la inversión extranjera directa respecto de 2019 y la falta de articulación política para poder ejecutar el plan de privatizaciones prometido en la campaña electoral.

La norma revocada colocaba al SUS dentro del Programa de Proyectos de Inversión (PPI), el plan de privatizaciones del Gobierno que quedó trunco este año por la pandemia y la falta de apoyo masivo en el Congreso, incluso de la base bolsonarista.

No se trata de delegar al privado las funciones del Estado, sino de mejorar la prestación de servicios”, decía el decreto.

El SUS atiende a 75% de la población brasileña, ya que el resto posee seguros privados de salud. En Brasil, a diferencia de la Argentina, no existen las obras sociales médicas de sindicatos.

La decisión de revocar el decreto debilitó más al programa de ajuste del ministro de Economía, Paulo Guedesun ultraliberal de la escuela económica de Chicago que trabajó para la dictadura chilena de Augusto Pinochet, a la que pone de ejemplo de modelo a seguir para Brasil.

Guedes se quejó recientemente de los “acuerdos políticos” para mantener su gobernabilidad que le impiden llevar adelante su plan de privatizaciones, razón por la cual cuatro funcionarios renunciaron entre agosto y septiembre de su equipo de trabajo.

Dos empresas públicas gigantes como Eletropaulo y Correios, las más grandes eléctrica y postal de América latina, respectivamente, están en la fila para ser privatizadas, aunque la nueva composición del gobierno de Bolsonaro, con apoyo de la derecha tradicional en el Congreso, carece de consenso sobre el tema.

El decreto privatizador de la salud se conoció luego del incendio que mató a tres personas internadas por coronavirus Covid-19 en el hospital federal de Bonsucesso, en Río de Janeiro, cuya administración depende del Ministerio de Salud y que no había cumplido los requisitos para tener un protocolo contra incendios.

La iniciativa fue fustigada por entidades médicas que apuntan contra la intención de “destruir” el sistema público de salud sin necesidad de reformar la Constitución.

“Si bien se habla de proyectos piloto, todo se inicia así, es la puerta abierta para la destrucción del sistema único de salud. Preocupa que no se haya consultado a las entidades”, dijo el presidente de la Asociación Brasileña de Salud Colectiva (Abrasco), Gulnar Azevedo.

El sistema único de salud brasileño es financiado por el Gobierno federal y ejecutado por municipios y gobernaciones y fue creado en la Constitución de 1988 tras la dictadura militar (1964-1985), en base al modelo sanitario público británico.

Los secretarios de Salud de los estados, oficialistas y opositores, fustigaron la iniciativa original.

Seguir leyendo

Las más leidas