Connect with us

Elecciones 2019

Macri enfrió su relación con Durán Barba por los errores en la estrategia para las PASO

Publicado

on

Jaime Durán Barba siempre caminaba con una sonrisa confiada cuando se dirigía al despacho de Mauricio Macri. Exudaba prestigio, poder y gloria: había contribuido con su arte sociológico para que Macri accediera a la Casa Rosada, y nunca pensó que una probable derrota iba a congelar su relación personal y profesional con el Presidente, aún apaleado por la victoria de la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner en las primarias.

El viernes 9 de agosto de 2019 -dos días antes de las PASO-, Durán Barba juró a Macri y su jefe de Gabinete, Marcos Peña, que había un virtual empate entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos. Ese pronóstico alegró la mañana del Presidente, y disparó un rally en los mercados que tenía la consistencia de una pompa de jabón. 

A Macri le duelen las derrotas, pero su nivel de frustración personal se multiplica a la enésima potencia cuando es sorprendido por hechos que pretendía conocer con antelación. Por ejemplo: la diferencia de votos que podía haber entre la coalición oficial y la coalición peronista cuando se terminara el escrutinio provisorio de las PASO.

Durán Barba no trabaja “pro bono” para Balcarce 50, y Macri cree que los trabajos profesionales deben reflejarse en los resultados. Para Macri esta correlación binaria fue traicionada por el consultor ecuatoriano, y aún no hay perdón presidencial. Durán Barba tiene previsto regresar a Balcarce 50, aunque todavía no sabe cuándo será recibido por Macri. 

Durán Barba, en el Aeropuerto de Lima, antes de regresar hoy a Buenos Aires

Durán Barba, en el Aeropuerto de Lima, antes de regresar hoy a Buenos Aires

El malestar presidencial no se cocinó únicamente por las diferencias que hay entre las predicciones de Durán Barba y los millones de votos que tuvieron Fernández y Fernández de Kirchner.

Si fuera por esa circunstancia, los peculiares contratos profesionales del consultor ecuatoriano estarían a salvo: no hubo una sola consultora cercana a Juntos por el Cambio que haya acertado los resultados electorales del domingo 11 de agosto de 2019.

Pero la desilusión de Macri con Durán Barba tiene otra razón profesional. El presidente siempre pensó que su gurú electoral actuaba como un control metodológico sobre el resto de los sondeos que recibía en Casa Rosada y en Olivos.

Sin embargo, Durán Barba fracasó en este rol fundamental, y por las decisiones que ya está tomando, se encamina hacia otro fracaso en los comicios del 27 de octubre. 

La encuesta no solo necesita de encuestadores, sino también de una muestra que trata de reproducir el universo social que se explora para sacar conclusiones. Si la muestra está errada, ya no importan las ponderaciones o la búsqueda de una media para tener un resultado, y menos todavía esconder el sondeo para que el Presidente no perciba que todo va barranca abajo a la velocidad de la luz. 

Macri perdió a la clase media. Y a la clase media en la nomenclatura de los sondeos y los encuestadores se le asigna los términos C2 y C3. A esos términos C2 y C3, se les imputa un porcentaje en la muestra, y en el caso de Juntos por el Cambio ese C2 y C3 -clase media- eran clave para determinar cómo estaba ubicado el presidente frente a Fernández y Fernández de Kirchner. 

Durán Barba nunca evaluó que el plan económico ejecutado por Nicolás Dujovne por orden del Fondo Monetario Internacional (FMI) había hecho papilla a la clase media, y que esa clase media ya no era C2 y C3, sino D1. 

Mauricio Macri, un día después de haber sido derrotado por Alberto Fernández. (Gustavo Gavotti)

Mauricio Macri, un día después de haber sido derrotado por Alberto Fernández. (Gustavo Gavotti)

Entonces, la muestra estaba mal, la encuesta salió mal, y Macri tuvo una  pésima semana como consecuencia del error metodológico de su gurú electoral. Aún más: como Durán Barba fracasó en su trabajo básico, toda la estrategia de campaña estuvo distorsionada y apuntando al vacío.

Peña y su equipo aplicaron Big Data, algoritmos, segmentación, redes sociales, bots y una fortuna para difundir las propuestas de Macri a su base electoral. Pero la base de sustentación no estaba allí en su totalidad, había solo una parte que pudo sobrevivir al ajuste aplicado por Dujovne bajo las recomendaciones de Christine Lagarde y su staff del FMI.

El resto ya no era C2 y C3. Era D1, la clase media que se había caído, que estaba frustrada, y que prefirió votar a Fernández y Fernández de Kirchner para castigar a un presidente que modificó su calidad de vida y sus ingresos mensuales. Esto no lo vio Durán Barba, y por eso Macri lo factura con su inesperada lejanía.

Con todo, el encuestador ecuatoriano no escarmienta. Está pidiendo información sobre veganos y youtubers. Peña no le dijo que no. Los dos creen que Macri puede llegar al balotaje. 

(Visited 7 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Elecciones 2019

Los equipos de campaña de los candidatos avanzan en la definición de la dinámica que tendrán los dos debates presidenciales

Publicado

on

Por

Los equipos de campaña de los seis candidatos a ocupar la Casa Rosada tuvieron una segunda reunión para consensuar la organización y la dinámica que tendrán los dos debates presidenciales obligatorios, quince días y una semana antes de las elecciones generales del 27 de octubre.

Como la semana pasada, el encuentro se realizó ayer en la Cámara Nacional Electoral, el tribunal que tiene a cargo su organización a través de un Consejo Asesor integrado por una veintena de personalidades del mundo académico y de la sociedad civil. Este Consejo elaboró una propuesta borrador que es tomada como base para discutir la modalidad, reglamento y aspectos logísticos de los debates entre los representantes de los candidatos.

El primer debate será el domingo 13 de octubre en el Paraninfo de la Universidad del Litoral (UNL) en la ciudad de Santa Fe. El segundo se realizará una semana antes de la elección, el domingo 20, en la Facultad de Derecho de la UBA en la ciudad de Buenos Aires, el mismo recinto que se utilizó para los debates en la campaña de 2015, cuando aún no eran obligatorios por ley.

Participarán de ambas instancias los seis candidatos que quedaron confirmados tras las PASO: el presidente Mauricio Macri, de la coalición oficialista Juntos por el Cambio; Alberto Fernández, del Frente de Todos; Roberto LavagnaNicolás del Caño, del Frente de Izquierda y de Trabajadores (FIT); José Luis Espert, Unite por la Libertad y la Dignidad; y Juan José Gómez Centurión, del Frente NOS.

Ambos debates serán transmitidos en directo por la televisión pública, con señal abierta para que pueda ser tomado por el resto de los canales del país. El horario acordado para su comienzo será las 21 horas y está previsto que dure dos horas y cuarto, sin publicidad.

La estructura del debate

En la reunión de ayer se avanzó en definir que a los dos bloques de – en principio- dos grandes temas cada uno, se sumará en el primer debate de Santa Fe un minuto al inicio para cada candidato a modo de  “presentación” o “apertura”. La condición – requerida básicamente por el equipo de Macri- es que ningún candidato pueda usar ese tiempo para interpelar a otro.

La exposición de cada candidato sobre cada uno de los temas acordados -que aún no están definidos– se extenderá por dos minutos. El orden de intervención será sorteado para definir quién comienza el debate, y recién lo sabrán el día anterior.

Cada candidato tendrá asignada una letra, y por sorteo se resolverá quién  comienza. En orden progresivo, en los siguientes temas, comenzarán el resto de los candidatos según su letra. Tras las exposición de dos minutos del candidato “A”, habrá una instancia de “intercambio” en el que el candidato “B” tendrá inmediatamente a continuación 30 segundos para una intervención, pregunta a otro candidato o réplica, y el candidato interrogado o aludido pueda responder en otros 30 segundos.

Desde el FIT advirtieron que por ser Macri el Presidente, es muy factible que -junto con Fernández- sea quien “acapare” todas las preguntas. Por eso la agrupación de Del Caño pidió que se sortee quién pregunta a quien, a fin de que todos tengan la posibilidad de responder.

La modalidad de cómo será el cierre de cada tema por bloque, se definirá en la reunión de la próxima semana.

La idea es que la exposición de cada tema de dos minutos sea escalonada, para que todos puedan comenzar a exponer primeros al menos una vez, y que a la vez haya algún tipo de interacción entre los candidatos, regulada.

La cantidad de temas

El equipo de Lavagna pidió incorporar un quinto tema en cada uno de los dos debates. “Salud y educación están en un mismo tema marco y creemos que no pueden ser desarrollados solo en dos minutos. Lo mismo con el denominado “Desarrollo económico”, que es muy amplio. El contexto de crisis requiere que la gente pueda saber qué propone un candidato para solucionar la situación de la economía”, explicaron desde el equipo del ex ministro a Infobae.

Pero la propuesta no habría tenido consenso entre el resto de los equipos de campaña ya que eso implicaría – para no superar la extensión total del debate- acortar los tiempos de exposición de cada tema. Los representantes de Lavagna propusieron acotar cada exposición a un minuto y medio.

Este aspecto quedó en seguir discutiéndose la semana que viene ya que no hubo acuerdo sobre si priorizar el “componente televisivo” o la cantidad de información a brindar a la ciudadanía. Desde el Consejo Asesor creen que si el debate se extiende más allá de la dos horas y cuarto previstas, caerá atención de la audiencia televisiva.

El minuto final de cierre

En la reunión hubo acuerdo en incorporar un minuto al final de cada debate para cada candidato. Sin embargo, no está decidido si habrá una pregunta del moderador o moderadora común a todos, o ese cierre será libre.

En el caso de que se decida esta última opción, el equipo de Macri pidió que no pueda ser una interpelación a otro candidato ya que, por ser el final del debate, el aludido no podrá responder.

Mientras que el Consejo Asesor propuso que en el primer debate los candidatos deban responder en ese minuto final por qué quieren ser presidentes, y en el segundo, qué país imaginan dejar el 10 de diciembre de 2023, la mayoría de los representantes de los postulantes se inclinaron por dejar que esa intervención final sea a voluntad de cada uno.

“Puede surgir algún eje que un candidato quiera destacar, o cuestión a aclarar, y con una pregunta ya preestablecida, el debate puede perder dinámica. La idea es que sea atractivo”, advirtió en diálogo con Infobae Luis Rosales, candidato a vicepresidente de Espert, quien asistió a la reunión por su experiencia televisiva como periodista y analista internacional. “Una pregunta final igual para todos acota mucho la respuesta. Cada candidato debería elegir cómo cerrar en función de cómo se plantee el debate en ese momento“, coincidieron en el equipo de Lavagna.

¿Con o sin apuntes?

Otro aspecto sobre el que intercambiaron posiciones los equipos de campaña fue la posibilidad de contar con apuntes en el atril. El Consejo Asesor aclaró que no se permitirá “ayuda externa” a través de aparatos electrónicos, ya sea celular, tablet o computadora. Sí habría consenso en poder contra algún tipo de notas en papel que funcionen como ayuda memoria.

Scioli y Macri en el segundo debate previo al balotaje de 2015 (NA)

Scioli y Macri en el segundo debate previo al balotaje de 2015 (NA)

Esta propuesta fue defendida por el equipo de Macri -que estuvo representado por el apoderado de Juntos por el Cambio, Santiago Alberdi, y el vocero presidencial, Iván Pavlovsky-, y el representante del candidato de la Izquierda. Quizás porque Macri y Del Caño fueron los únicos que ya pasaron por la experiencia del debate presidencial en 2015.

También contó con el apoyó del compañero de formula de Espert. Rosales opinó que un punteo de ideas ayuda a mantener el hilo de lo que se quiere expresar, y mejora la calidad del debate.

Pero esta alternativa fue objetada por el equipo de Lavagna. “A la hora de hablar sin papeles se ve la calidad y solvencia de un candidato, y la idea es que la gente pueda apreciarlo“, explicaron a Infobae sobre su negativa.

El equipo del Frente de Todos quedó en consultar este aspecto con Fernández, quien podría llegar a sentirse más confiado que Macri, sin apuntes que lo ayuden en su exposición.

Acompañantes de cada candidato

Otro punto que se definió ayer es la cantidad de personas que podrán acompañar a cada aspirante a ocupar el sillón de Rivadavia. No se trata de un tema menor, ya que el oficialismo tenía cierto recelo sobre la posibilidad de que el kirchnerismo llevara barras de militantes a los debates.

En el primer encuentro en Santa Fe, se estableció que cada candidato podrá llevar 25 personas en total, de las cuales solo 10 podrán estar en el “backstage”, 5 en el camarín y 5 en el escenario para asesorar al candidato en el salón, en tanto que los 15 restantes podrán ser invitados que presenciarán el debate en el auditorio.

En el segundo debate en la Ciudad de Buenos Aires se podrán sumar 5 personas más a las 15 que estarán en el sector del público. Los asesores de los candidatos podrán hablar con la prensa hasta las 20:30, media hora antes del comienzo previsto para el debate.

Los espacios que funcionarán como camarines serán asignados por sorteo, excepto el del Presidente, por razones de seguridad.

Los moderadores

Aún no se avanzó sobre quiénes serán los moderadores, y todavía no se barajaron nombres. Sí está definido que será un pareja –hombre y mujer– en cada debate, y que será distinta en cada ocasión. Los elegidos se conocerían el 23 de este mes.

La idea es que las distintas fuerzas políticas lleguen a un acuerdo sobre los distintos puntos antes del 26 de septiembre, fecha que se fijó para ya tener definido el reglamento de los debates.

De no haber consenso entre todos los seis equipos, terminará definiendo la Cámara Electoral, en base a la que recomiende el Consejo Asesor. “Hay buen clima y todo el grupo está funcionando con espíritu proactivo”, sostuvo optimista el apoderado del Frente NOS, Ignacio Uriburu.

Por el resultado de las PASO y la agudización de la polarización existente entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos -concentraron casi el 80% de los votos-, el mayor temor de los candidatos de las otras cuatro fuerzas es quedar desdibujados en los debates. “El objetivo es que reflejen la posición de los seis candidatos, y no de dos, con cuatro visitantes“, advirtió en ese sentido el representante de NOS.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Elecciones 2019

Miguel Ángel Pichetto: “Cristina debe estar arrepentida de haber elegido a Alberto Fernández”

Publicado

on

Por

Miguel Ángel Pichetto sostuvo que Cristina Kirchner “debe estar arrepentida” de haberlo elegido a Alberto Fernández como candidato a presidente del Frente de Todos. El compañero de fórmula de Mauricio Macri manifestó que “ella debe estar analizando que podría haber ganado, es una figura acostumbrada a la centralidad”.

En diálogo con Luis Novaresio Entrevista (LNE), el candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio volvió a referirse a la fórmula Fernández – Fernández y a la relación de poder que hay en el Frente de Todos. “Fue un movimiento táctico interesante”, expresó sobre la designación de Alberto Fernández por parte de CFK. Aunque luego agregó: “Supongo que debe estar arrepentida”. 

Para el senador peronista, el mensaje de Cristina Kirchner en las presentaciones del libro Sinceramente, y “su visión minimalista de la economía”, “gravitaron fuerte en la sociedad”. Por lo que Pichetto supuso que “ella debe estar analizando que podría haber ganado, y que quizás no tenía tanto un techo”. 

En su análisis, agregó que CFK “es una figura acostumbrada a la centralidad: es la que tiene el poder, los votos y la construcción parlamentaria más importante”.

Sobre la figura de la ex Presidente sostuvo que sus últimos años de gestión “no fueron inteligentes”. “No la ninguneo, pero tiene visiones que no comparto”, declaró Pichetto y detalló: “Esta posición de creer que se puede sostener un esquema mágico del distribucionismo vacío y el igualitarismo estúpido no existe en ningún lugar del mundo”.  Consultado por Alberto Fernández, dijo que “tiene una visión más centrista que Cristina”, aunque volvió a insistir: “El problema es quién manda”. 

Al respecto de las posibilidades que tiene el Gobierno de revertir el resultado de las PASO, el senador nacional manifestó que “la única batalla que se pierde es la que no se da”. En ese sentido, apuntó que “hay una posibilidad de recuperar votos: hay espacios que votaron castigando a Macri y pueden volver; hay muchos ciudadanos que no fueron a votar; mucha clase media no cree en las Primarias…”, agregó.

Además, Pichetto declaró que “hay muchos votantes del peronismo que creen que hay que recuperar las tradiciones democráticas”. Su rol en la campaña es representar  “a un peronismo democrático que existe en la Argentina y que no está contenido en La Cámpora”. También hizo un guiño al electorado del Frente Despertar: “Los votos de Espert son liberales enojados por cómo el Estado sostiene a estos piqueteros que cortan la 9 de Julio”.

(Gustavo Gavotti)

(Gustavo Gavotti)

Pichetto, sin ser formalmente parte del Gobierno, en el último tiempo se ha convertido en su vocero al referirse a temas coyunturales como la situación económica y social. Consultado por los constantes cortes en la 9 de Julio, los acampes, y la irrupción de manifestantes de la CTEP en los shoppings porteños, el senador sostuvo: “Es un escenario que nadie quiere; estos sectores radicalizados provocan situaciones de complejidad”.

Al respecto cuestionó la demanda de los manifestantes en torno al hambre y la pobreza. “No creo que haya una hambruna parecida a la de un país africano, en Argentina funciona un sistema de seguridad social de una intensidad y de un costo extraordinario”, consideró y agregó: “Esto nos limita para poder ayudar a las pymes, a la clase media, para mejorar el poder adquisitivo de la gente”.

“El concepto de hambre no es aplicable en la Argentina”, enfatizó y reclamó: “Quiero que determinen los sectores y los focos concretos donde la gente no come para que el Estado llegue con el plan social y con la ayuda alimentaria”.

En tanto, sobre la ley de emergencia alimentaria que apunta a debatir la oposición en el Congreso, dijo que “no es posible este camino, es inviable, insostenible”. “El problema de la pobreza tiene que ver con un proceso ligado al crecimiento, ligado a recuperar la cultura del trabajo, tiene que ver con que cuando suena el despertador a la mañana es para levantarse y trabajar y no para tomar mate en la cocina”.

En ese sentido se mostró crítico al proponer “dejar de sostener los planes, plancitos, AUH (Asignación Universal por Hijo) y todo lo que significa mantener este sistema que abarca el 65% del presupuesto nacional”.

Pichetto apuntó otra vez a los movimientos sociales: “No les alcanzaba con la emergencia social y ahora es el hambre. Puede haber hambre en algún sector, pero quiero que discutamos sobre bases ciertas”. Al respecto, pidió debatir sobre los sectores del trabajo: “Nunca hay nada para la clase media, todo es para esta gente que no trabaja”.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Elecciones 2019

En Wall Street atribuyen una “alta probabilidad de impago” para los bonos argentinos

Publicado

on

Por

Recientes informes de Merrill Lynch, Moody’s y JP Morgan dieron señales de alerta sobre la debilidad de los activos financieros argentinos y anticiparon un escenario de reestructuración o default de la deuda soberana de Argentina.

Un reporte de Moody’s refirió que “la situación económica y financiera de Argentina seguirá en contracción ante un aumento del riesgo político“, mientras que cuestionó las últimas medidas tomadas por el Gobierno por ser “negativas en términos crediticios para el soberano, las provincias y los municipios, y para la mayoría de los sectores empresariales”.

“El resultado de las elecciones primarias nacionales de Argentina desencadenó una severa reacción del mercado, a raíz de lo cual el Gobierno anunció varias medidas, como el congelamiento de los precios de algunos productos, los controles de capital y el ‘reperfilamiento’ de la deuda soberana”, detalló el informe.

“La difícil situación económica, la volatilidad monetaria, la alta inflación y la actual incertidumbre política generan un entorno crediticio negativo y añaden presión sobre las finanzas del Gobierno”, afirmó este jueves Gersan Zurita, vicepresidente Senior de de Moody’s.

Para Moody’s, también las provincias y los municipios “tendrán problemas de liquidez como resultado de la dificultad para refinanciar los vencimientos de deuda ante la restricción del acceso a los mercados”, mientras que “los altos costos de financiamiento y el aumento de la inflación perjudicarán a muchas empresas argentinas”.

 Los mercados de deuda están valuando una alta probabilidad de incumplimiento o reestructuración (JP Morgan)

La calificadora de riesgo destacó que “los exportadores se verán favorecidos por la depreciación del peso”, aunque espera “un debilitamiento de la cobertura de deuda corporativa y de la liquidez en los próximos 12-18 meses ante una inflación persistentemente alta y mayores costos de financiamiento”.

También advirtió por la “disminución de los depósitos” a partir de las elecciones primarias, debido a que en el mes posterior a las PASO del 11 de agosto las colocaciones del sector privado en dólares se redujeron casi 30%, de USD 32.499 millones a USD 23.017 millones el pasado 9 de septiembre.

En tanto, Bank of America Merrill Lynch puntualizó que “en la actualidad, los bonos de Argentina tienen un precio de muy probable impago” y, en con ese escenario, trazó distintas proyecciones de recuperación de los fondos invertidos.

“Dadas las preocupaciones de los inversionistas, proporcionamos herramientas para estimar el valor potencial de recuperación de la deuda del gobierno argentino en moneda extranjera bajo diferentes escenarios”, señaló el reporte de la institución norteamericana.

 El resultado de las elecciones primarias de Argentina desencadenó una severa reacción del mercado (Moody’s)

“Nuestro enfoque se centra en los flujos de efectivo disponibles para el servicio de la deuda después de excluir el servicio de la deuda con el FMI y otros multilaterales. Es muy útil para analizar el impacto de los pagos de la deuda del FMI, el superávit primario y otras hipótesis macroeconómicas en la recuperación”, precisó.

Por ejemplo, para un rango de rendimientos entre 9% y 10% anual en dólares y un superávit primario a medio plazo cercano al objetivo del FMI para 2020 –entre 0,75% y 1% del PBI- Bank of America Merrill Lynch prevé “valores de recuperación entre 30% y 49% para la deuda emitida en moneda extranjera”.

“Mostramos la sensibilidad del valor de recuperación a diferentes supuestos de crecimiento, superávit primario, acceso a los mercados, calendario de amortización del FMI, tipo de cambio real, etcétera. Sólo un 0,25% de aumento del superávit primario respecto del PBI a mediano plazo eleva la recuperación en USD 10” por cada 100 dólares invertidos, afirmó. “Si el Gobierno recuperara el acceso a los mercados en siete años, la recuperación mejoraría alrededor de 5 dólares“, agregó.

 Merrill Lynch prevé valores de recuperación entre 30% y 49% para la deuda argentina en moneda extranjera

En la misma línea, un informe de JP Morgan señaló que “los mercados de deuda de Argentina han estado valorando una alta probabilidad de un incumplimiento/reestructuración desde la gran victoria de la oposición en las recientes elecciones primarias”.

Por ejemplo, JP Morgan enfatizó que los Credit Default Swap (seguro contra el incumplimiento soberano) a cinco años se amplió en 2.700 puntos básicos en el último mes posterior a las PASO para emisiones de títulos públicos argentinos emitidos bajo legislación extranjera, que son aquellos sobre los que ponen el foco los fondos de inversión globales.

JP Morgan advirtió que esos bonos argentinos ahora cotizan en alrededor del 40% de su valor nominal “después de una mayor debilidad monetaria, fuga de capitales y disminución de las reinversiones en títulos de deuda a corto plazo en los últimos días”, como Letras del Tesoro.

 La discusión sobre la deuda soberana tendrá que esperar hasta que se establezca un nuevo Gobierno (JP Morgan)

Ello explicó, según JP Morgan, por qué “el Gobierno anunció un forzado reperfilamiento de los vencimientos de las Letras del Tesoro a corto plazo (Letes, Lecaps, Lecer y Lelink) para inversores institucionales y manifestó su deseo de participar en un reperfilamiento ‘voluntario’ de bonos (de mediano y largo plazo) con legislación externa y local“.

“Dadas las próximas elecciones el 27 de octubre, cualquier discusión sobre la deuda con ley argentina y extranjera probablemente tendrá que esperar hasta que se establezca un nuevo Gobierno, mientras que los bonos del Tesoro a corto plazo ya extendido sus vencimientos por decreto presidencial”, indicó la banca estadounidense.

El enfoque de una reestructuración de la deuda delineado tanto por Merrill Lynch y JP Morgan se da en un contexto de caída de la actividad económica en Argentina, que elevó el ratio de deuda/PBI al 90%, con una estimación de deuda pública bruta de unos 310.000 millones de dólares.

 En la actualidad, los bonos de Argentina tienen un precio de muy probable impago (Merrill Lynch)

Asimismo, la devaluación del peso argentino también eleva este ratio, ya que el 81% de la deuda soberana está emitida en moneda extranjera. Para JP Morgan, una nueva suba del dólar, a 70 pesos en la cotización mayorista para fin de año, incrementaría el nivel de la deuda soberana al 95% del PBI.

Acotó que “la incertidumbre por los cambios de política en el futuro, ante la experiencia histórica de incumplimiento bajo los anteriores gobiernos peronistas, probablemente pesaron sobre las preocupaciones de los inversores“, mientras que consideró que “la participación del FMI en el financiamiento y la determinación de sus vencimientos también será clave“.

(Visited 7 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Las más leidas