7.1 C
Villa Elisa

Ultimas Noticias

“Los extraterrestres se van a llevar a mis dos nietas y bisnietas”, dijo el abuelo antes de secuestrarlas

Tiene 86 años y se entregó a la policía después de resistir seis horas.

Un jubilado mantuvo como rehenes a tres nietas suyas en su casa, hasta que las víctimas del secuestro fueron rescatadas por la policía después de varias horas de negociaciones.

El hecho ocurrió durante la noche del domingo en la ciudad de Temperley, partido de Lomas de Zamora, en el Sur del Conurbano bonaerense. Presa de un brote psicótico, el hombre de 86 años empezó a disparar tiros al aire mientras tenía encerradas a dos nietas de 39 y 25 años y una bisnieta de 10 meses de edad, porque decía que los iban “a llevar los extraterrestres”.

El secuestro tuvo lugar en la calle Hungría al 400, entre La Madreselva y Anchoris, del barrio San José, en el Oeste de Temperley. El jubilado se atrincheró con un revólver y, según informó el medio local El Diario Sur, testigos de lo sucedido afirmaron que disparó varios tiros.

Después de más de seis horas, cuando ya había pasado la medianoche, efectivos del Grupo Halcón de la Policía de la Provincia de Buenos Aires consiguieron que el hombre se entregara. Las rehenes, más allá del difícil momento atravesado, no sufrieron lesiones de ningún tipo.

Toma de rehenes en San José, Temperley. El Grupo Halcón rescató a las mujeres.Toma de rehenes en San José, Temperley. El Grupo Halcón rescató a las mujeres.

Por su parte, el hombre quedó internado en el Hospital Interzonal Luisa C. de Gandulfo, de Lomas de Zamora, donde se le efectuarán estudios clínicos y psiquiátricos para determinar de manera fehaciente si su accionar fue desencadenado por un brote psicótico.

La causa quedó radicada en la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio (UFIJ) Nº 7 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, caratulada como “abuso de arma de fuego”.

Cómo fue el rescate

Un llamado al 911 alertó a la Policía que llegó al domicilio de la calle Hungría aproximadamente a las 18.30 del domingo. Allí, un hombre de 62 años, que dijo ser el hijo de quien estaba llevando adelante la toma de rehenes, les explicó la situación.

“El que está adentro es mi papá y no está en sus cabales”, les advirtió. “Está agresivo y tiene un cuchillo en sus manos”, dijo, de acuerdo con lo informado por fuentes de la Policía. Según las mismas fuentes, agregó que habían tratado de que se calmara y cediera pero que no habían conseguido que lo hiciera.

La escena con la que se encontraron los agentes fue con el anciano en actitud amenazante mientras, en el fondo de la casa, se hallaban sus dos nietas de 40 y 25 años, y la beba de 10 meses, hija de la mujer de 40.

Las dos mujeres adultas mantenían contacto telefónico con el hombre que había recibido a la Policía, con lo cual tenían la seguridad de que se hallaban bien y no habían sido atacadas por su abuelo.

La situación cambió cuando se escuchó el ruido de dos disparos de arma de fuego provenientes del interior de la vivienda. En ese momento, efectivos policiales ingresaron a la casa.

Toma de rehenes en San José, Temperley.Toma de rehenes en San José, Temperley.

Apenas habían cruzado el umbral cuando el jubilado les salió al paso blandiendo un revólver en una mano y un cuchillo en la otra. “Ustedes son los indios, tengo que defender a mis nietas. Los voy matar”, les gritó a los agentes que ingresaron.

Los policías también trataron de tranquilizar al hombre, pero no hubo caso, y debieron retroceder ante el riesgo de que el anciano atentara contra alguien más o contra sí mismo.

Tras despejar los alrededores de la casa, solicitaron refuerzos. En el lugar se hicieron presentes el comisario de la Comisaría Nº 6 (San José) de Lomas de Zamora, varios patrulleros, efectivos de policía motorizada e integrantes del Grupo Halcón.

Los agentes del Grupo Halcón entraron a la casa cerca de las 20.30, a través de la ventana de un baño, después de haber cruzado la medianera desde una vivienda vecina. En ese baño se encontraban las tres rehenes, a quienes rescataron sin que su abuelo se diera cuenta.

El anciano, entretanto, continuaba resistiendo. Ya había pasado la medianoche cuando cedió y se entregó al Grupo Halcón. Quedó formalmente detenido e internado en el Hospital Gandulfo, adonde este lunes se le estaban realizando evaluaciones clínicas y psiquiátricas.

Latest Posts