Connect with us

Coronavirus

Las mascarillas faciales protegen contra la COVID-19, pero no todas por igual: ¿cuáles son las más seguras?

Publicado

on

Según el titular del Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EEUU, si todo el mundo las usara la pandemia, “estaría bajo control en cuatro, seis u ocho semanas”. Un estudio comparó cubrebocas caseros, pañuelos plegados y otras protecciones

Cada vez hay más pruebas de la utilidad de las mascarillas en la lucha contra la pandemia de la COVID-19: cualquier forma de barrera ayuda a prevenir la transmisión, aun si la persona infectada se halla cerca de otras. En principio, la gran protección que brindan es a los demás: impiden que las microgotas que contienen coronavirus se expandan demasiado lejos en el aire, y en demasiada cantidad. Pero también hay evidencia de que protegen a quienes la usan de la absorción de esas partículas de otros.

Debido a que en los Estados Unidos el contagio volvió a los niveles de los peores días del pico de la pandemia, en abril, el director del Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), Robert Redfield, dijo en una videoconferencia la Asociación Nacional Médica (AMA): “Si pudiéramos lograr que todo el mundo usara una máscara ahora, realmente creo que podríamos tener esta epidemia bajo control en cuatro, seis u ocho semanas”.

Infografía de Marcelo Regalado

Infografía de Marcelo Regalado

Redfield había publicado, poco antes de esa declaración, una columna de opinión en JAMA, la revista académica de la asociación, sobre la eficacia del sencillo método de cuidado comunitario y personal. Citó un estudio realizado entre 75.000 trabajadores de la salud de Massachusetts, que al comienzo de la pandemia tenían una tasa de infección del 21,3%, y que en poco tiempo, luego de la imposición del uso obligatorio de barbijos, bajó a 11,5 por ciento.

Sus comentarios se dieron pocos días antes de que el presidente Donald Trump aconsejara en Twitter, al retomar las conferencias de prensa sobre la COVID-19, el uso de mascarillas faciales. No obstante, “los expertos advierten que el empleo generalizado de cubrebocas no elimina la necesidad de seguir otras recomendaciones, como el lavado de manos frecuente y el mantenimiento de la distancia social”, subrayó Caitlin McCabe en The Wall Street Journal (WSJ), donde realizó un análisis de los distintos tipos de máscaras disponibles y sobre sus ventajas y desventajas.

Un estudio de la Florida Atlantic University midió cuánto se dispersan las microgotas que pueden contener SARS-CoV-2 a través de distintas mascarillas (FAU)

Un estudio de la Florida Atlantic University midió cuánto se dispersan las microgotas que pueden contener SARS-CoV-2 a través de distintas mascarillas (FAU)

El texto se basó en una investigación de la Florida Atlantic University (FAU), en la que se simuló la emisión de una tos detrás de distintas opciones de barbijo, excepto las mascarillas quirúrgicas y las N95, por considerar que se deben reservar para el personal de la salud. El trabajo, publicado en la revista académica Física de los Fluidos, comprobó que la transmisión del SARS-CoV-2 se reduce espectacularmente con distintas formas de cubrebocas: un pañuelo de algodón plegado (una cobertura improvisada), una bandana de material elastizado, una mascarilla de algodón hogareña y una mascarilla comercial estilo cono (que no son N95, sino las más comunes, que usan los odontólogos o los trabajadores de la construcción).

Si la tos puede impulsar las partículas, como los microorganismos, a viajar más de 2 metros, el simple acto de cubrir la boca y la nariz con una barrera acorta la distancia de manera drástica, hasta entre 2 y 18 centímetros. La menor efectividad se observó con la bandana de material elastizado (de 7,5 a 18 centímetros), seguida por el pañuelo de algodón plegado (de 2,5 a 7,5 centímetros), la mascarilla casera de dos capas de algodón cosidas (6 centímetros) y las mascarillas comerciales estilo cono (2 centímetros si se las ajusta correctamente a la cara).

Infografía de Marcelo RegaladoInfografía de Marcelo Regalado

El hallazgo principal es que elementos tan accesibles como un pañuelo de algodón plegado y una mascarilla de algodón cosida en casa son eficaces para reducir el viaje de las partículas potencialmente infecciosas de 200 a 6 o 7,5 centímetros. Eso, sumado a la distancia social, le recorta al coronavirus la posibilidad de seguir contagiando a nuevos huéspedes.

“Nos sorprendió, de manera positiva, ver que una máscara casera podía hacerlo tan bien, que no hace falta conseguir una máscara muy elegante”, dijo Siddharta Verma, uno de los autores de la investigación, al WSJ. “Una máscara de algodón se puede lavar y secar en la casa. La reutilización se vuelve más importante a medida que nos adentramos en esto por largo tiempo”.

Los investigadores emplearon la técnica de visualización del flujos por microscopía láser (una combinación del microscopio de fluorescencia con imágenes electrónicas y puntos de luz, para obtener imágenes en 3D) para captar la trayectoria de la tos de un maniquí, fingida con una mezcla de agua destilada y glicerina y expulsada por un compresor de aire y generador de humo. “Al colocar las diversas máscaras en el maniquí, lograron trazar el camino de las microgotas y demostrar las diferencias en su desempeño”, dijo el comunicado de FAU sobre el trabajo de Verma, Manhar Dhanak y John Frankenfield.

El estudio empleó microscopía láser para captar la trayectoria de la tos de un maniquí, fingida con una mezcla de agua destilada y glicerina y expulsada por un compresor de aire y un generador de humo. (FAU)

El estudio empleó microscopía láser para captar la trayectoria de la tos de un maniquí, fingida con una mezcla de agua destilada y glicerina y expulsada por un compresor de aire y un generador de humo. (FAU)

“Los resultados mostraron que las mascarillas dobladas sin mayor ajuste y las coberturas estilo bandana detenían en algún grado las microgotas respiratorias aerosolizadas”, siguió FAU. “Sin embargo, las máscaras caseras bien ajustadas hechas con varias capas de algodón y las máscaras de tipo cono de uso corriente demostraron ser las más eficaces para reducir la dispersión de las gotas. Estas máscaras lograron disminuir de manera significativa la velocidad y el alcance de la emisión respiratoria, aunque con algunas fugas a través del material de la máscara y de los pequeños huecos que existen a lo largo de sus bordes”.

Otro estudio, realizado en 2012 para comparar las mascarillas quirúrgicas y las N95, que se emplean en el ámbito de un hospital, también comprobó la importancia de una barrera de protección. El trabajo de David S. Hui, Benny K. Chow y Leo Chu, de la Universidad China de Hong Kong (CUHK), empleó un método similar para simular la tos de un maniquí, que se registró en imágenes obtenidas por microscopía láser también. Encontró que tanto la dispersión de partículas hacia el frente, como la lateral, por la presión del aire al chocar con el barbijo, variaba. Hacia el frente, con una mascarilla quirúrgica las microgotas de la tos viajaban 3,4 centímetros, y con una N95, 2,7 centímetros; hacia los costados y atrás, respectivamente 2,6 y 1,7 centímetros.

“Si pudiéramos lograr que todo el mundo usara una máscara ahora, realmente creo que podríamos tener esta epidemia bajo control en cuatro, seis u ocho semanas”, dijo el director del CDC de EEUU. (REUTERS/Simon Dawson)“Si pudiéramos lograr que todo el mundo usara una máscara ahora, realmente creo que podríamos tener esta epidemia bajo control en cuatro, seis u ocho semanas”, dijo el director del CDC de EEUU. (REUTERS/Simon Dawson)

En todo caso, interpretó Verma para FAU, además de comprobar una vez más el sentido del equipo de protección personal en las actividades que presentan riesgos biológicos, que debido al coronavirus han salido más allá del ámbito laboral, las imágenes que él y sus colegas captaron para el estudio “pueden ayudar a transmitir al público general la lógica que sostiene las pautas del distanciamiento social y la recomendación del uso de mascarillas”. En su opinión, hoy como en abril “es crucial promover la concientización amplia de las medidas preventivas eficaces, porque estamos observando aumentos significativos de las infecciones de COVID-19 en muchos estados”.

Actualmente Verma, Dhanak y Frankenfield trabajan en la medición de la protección que las distintas mascarillas ofrecen a la persona que las lleva puestas. Eso tiene importancia porque la cantidad de SARS-CoV-2 al que se expone una persona influye en el grado de la enfermedad, según un análisis epidemiológico de Monica Gandhi, profesora de medicina en la Universidad de California en San Francisco (UCSF), que todavía no se ha publicado pero que la autora facilitó a WSJ antes de que salga en la Revista de Medicina General Interna (JGIM).

Elementos tan sencillos como un pañuelo de algodón plegado y una mascarilla de algodón cosida en la casa son eficaces para reducir el viaje de las partículas potencialmente infecciosas de 200 a 6 o 7,5 centímetros. (REUTERS/Ajeng Dinar Ulfiana)Elementos tan sencillos como un pañuelo de algodón plegado y una mascarilla de algodón cosida en la casa son eficaces para reducir el viaje de las partículas potencialmente infecciosas de 200 a 6 o 7,5 centímetros. (REUTERS/Ajeng Dinar Ulfiana)

“En la investigación, ella y sus coautores postularon que las máscaras proporcionan una barrera importante y podrían conducir a una infección más leve o incluso prevenirla por completo”, citó McCabe. “Aunque hay una gran variación entre las máscaras de tela y las quirúrgicas, ella cree que algunas pueden probablemente filtrar la mayoría de las gotas virales más grandes”.

En su preocupación por el uso de mascarillas en público, el CDC midió que en lo peor de la pandemia en los Estados Unidos la gente había comprendido la importancia: en abril se usaban en un 61,9% y hacia mediados de mayo, en un 76,4 por ciento. Esperan que el pico de julio esté causando un efecto de claridad similar y en las próximas semanas se vea un aumento de las mascarillas en público, aun en lugares que no lo ordenan o que, como el estado de Georgia, han demandado en los tribunales a las jurisdicciones inferiores que lo hicieron, como la ciudad de Atlanta.

Sin tratamiento ni vacuna contra el COVID-19, medidas como el uso de máscaras, la distancia social y el lavado frecuente de manos son centrales para cortar la propagación. (REUTERS/Bruno Kelly)Sin tratamiento ni vacuna contra el COVID-19, medidas como el uso de máscaras, la distancia social y el lavado frecuente de manos son centrales para cortar la propagación. (REUTERS/Bruno Kelly)

Debido a la resistencia de muchas personas a los cubrebocas, el 16 de julio un comunicado conjunto del Colegio Nacional de Médicos del Tórax, la Asociación Nacional del Pulmón, la Sociedad Nacional del Tórax y la Fundación para la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica explicó que no hay razones de salud para que una persona sana le tema a este sencillo recurso para reducir la propagación del COVID-19. “Los individuos con pulmones normales e incluso muchos con enfermedades pulmonares crónicas subyacentes deberían poder usar una cobertura facial que no sea N95 sin que se afecten sus niveles de oxígeno o dióxido de carbono”, escribieron. “Las excepciones deberían ser establecidas por un médico”.

Según una proyección del Instituto de Métricas Sanitarias de la Universidad de Washington, las muertes por el coronavirus en los Estados Unidos superarían las 224.000 el 1 de noviembre; pero si el 95% de la población usara cubrebocas, se salvarían más de 40.000 vidas: los muertos totales a esa fecha serían alrededor de 183.000. Al 22 de julio, casi 143.000 personas habían muerto en ese país, y los contagios estaban cerca de los 4 millones.

Coronavirus

Los expertos recomendaron al Gobierno restricciones más duras: cerrar todo por poco tiempo

Publicado

on

Por

Es la propuesta que presentaron los especialistas en la reunión con Cafiero, Vizzotti y “Wado” De Pedro. Plantearon que la medida tenga un principio y un fin determinado.

El comité de expertos convocado de manera virtual y de urgencia por la Casa Rosada aconsejó este lunes al Gobierno la aplicación de medidas más duras para tratar de contener el avance de la segunda ola de coronavirus, aseguraron a Clarín fuentes oficiales al tanto del encuentro finalizó más de tres horas después de iniciado, pasadas las 21.30. Algunos de ellos, incluso, dieron un paso más: pidieron avanzar en restricciones totales por un plazo determinado, es decir, con principio y fin.

El Gobierno está atravesado por una creciente preocupación por el aumento exponencial de casos, que este lunes reportó, según el Ministerio de Salud, 19.437 positivos: 9.535 en Provincia, 1.300 en Córdoba y 1.104 en Santa Fe, pero, en especial, 3.353 casos concentrados en la ciudad de Buenos Aires, un nuevo récord desde que comenzó la pandemia, en marzo del año pasado. Un número que sorprendió en los principales despachos de la Casa Rosada. Anoche, había funcionarios más alarmados que de costumbre. 

Carla Vizzotti llega a la Casa Rosada para la reunión con los expertos. Foto Marcelo Carroll.

Carla Vizzotti llega a la Casa Rosada para la reunión con los expertos. Foto Marcelo Carroll.

Desde la cúpula del Ejecutivo, sin embargo, aseguraron tras la reunión encabezada por Santiago Cafiero, Carla Vizzotti y Eduardo “Wado” de Pedro, entre otros ministros, que todavía esperarán a evaluar el impacto de las medidas anunciadas hacia fines de la semana pasada para, en todo caso, avanzar en más restricciones.

“Está vigente un DNU de hace 96 horas, por ahora estamos evaluando con el comité de expertos. Las restricciones son recientes, hay que esperar”, explicaron ya entrada la noche en el primer piso de la Casa Rosada, mientras Alberto Fernández continuaba con su aislamiento. Según sus médicos, el Presidente tendrá el alta médica este martes.

Según confiaron a este diario, la veintena de especialistas que se reunieron de manera virtual con los funcionarios se mostraron preocupados por el comportamiento social, a pesar de la vigencia de las nuevas medidas, centradas, en su mayoría, en la nocturnidad.

Daniel Arroyo también se sumó a la reunión con expertos en la Casa Rosada. Foto Marcelo Carroll.

Daniel Arroyo también se sumó a la reunión con expertos en la Casa Rosada. Foto Marcelo Carroll.

Siempre hay medidas para escalar. Ahora hay medidas tomadas y lo que tenemos que hacer es fortalecer los controles”, declaró una vez terminada la cumbre Juan Manuel Castelli, subsecretario del Ministerio de Salud.

Sugirieron, en ese sentido, la implementación de mayores restricciones en el Área Metropolitana y en los grandes centros urbanos, que concentran el mayor número de casos. Aconsejaron, por caso, prohibir actividades recreativas grupales, con una excepción: todos coincidieron en la necesidad de mantener abiertas las escuelas y proteger, lo máximo posible, la actividad económica. “Sintonía fina: es un límite muy delgado”, razonaban fuentes oficiales.

Los especialistas hablaron, en esa línea, de “una nueva pandemia”, propiciada por las nuevas variantes que desde hace meses azotan sin tregua a la región, con epicentro en Brasil. Azuzada, además, por una campaña de vacunación que avanza aunque aún sin la cobertura deseada: no hay novedades sobre la llegada de más dosis, días después de que el jefe de Estado prometiera una aceleración de la vacunación en la segunda quincena de este mes.

Por eso, los expertos pidieron medidas de cierre focalizadas: “Por poco tiempo, con principio y final”, aseguraron fuentes oficiales. Es decir, la vuelta a una fase 1 pero por tiempo determinado, y en zonas focalizadas.   

Sabina Frederic entra a la Casa Rosada para la reunión con los expertos por el coronavirus. Foto Marcelo Carroll.

Sabina Frederic entra a la Casa Rosada para la reunión con los expertos por el coronavirus. Foto Marcelo Carroll.

Del encuentro, además de los ministros -se sumaron Sabina Frederic, Vilma Ibarra, Gustavo Béliz, Daniel Arroyo y Cecilia Nicolini-, participaron Luis Cámera, Omar Sued, María Marta Contrini, Susana Lloveras, Florencia Cahn, Elsa Baumeister, Cecilia Freire, Gonzalo Camargo, Pablo Bonvehí, Angela Gentile, Eduardo Lopez, Tomás Orduna, Gustavo Lopardo, Pedro Cahn, Mirta Roses, Charlotte Russ, Ignacio Maglio, Gabriela Kessler (socióloga), Silvia Bentolila (psiquiatra), Santiago Levin (psiquiatra), Juan Piovani (investigador del CONICET) y Alicia Stolkiner (especializada en salud mental).

La inclusión de sociólogos, psiquiatras y especialistas en salud mental obedece a una lógica: el Gobierno quiere evaluar con expertos en diversas disciplinas antes de tomar medidas más duras. En parte, para analizar el impacto en el humor social.

La preocupación del Gobierno está centrada en estas horas, como anticipó ayer este diario, en la ocupación de las camas de terapia, que crece a diario, en especial en el Área Metropolitana.

En la Ciudad, de todos modos, todavía resisten la posibilidad de entrar en otra fase: argumentan que de las 450 camas de los hospitales públicos, hay poco más de 200 ocupadas. El problema, subrayan, es el sistema privado, que actualmente dedica alrededor del 30% de las camas al tratamiento de pacientes con COVID. Es una de las principales tareas en las que están abocados desde el Gobierno: en hacer crecer ese porcentaje, y dejar las camas casi exclusivamente para el coronavirus.

Según el reporte oficial de este lunes, la ocupación de camas UTI del AMBA rozaba el 70%.​

En Casa Rosada, de todos modos, aseguran que el DNU publicado la semana pasada facultó a las jurisdicciones a tomar decisiones unilaterales. El problema es que mientras la provincia de Buenos Aires presiona por más restricciones, la Ciudad pide más tiempo.

Seguir leyendo

Coronavirus

Dady Brieva y su mujer, Mariela Anchipi, tienen coronavirus: “Tuvieron un contacto estrecho la semana pasada”

Publicado

on

Por

El periodista Ángel de Brito lo informó a través de sus redes sociales. Horas antes, también se había confirmado el hisopado positivo de Rodolfo Barili y de Claudia Villafañe

Dady Brieva y su mujer, Mariela Anchipi, tienen coronavirus. Así lo confirmó el periodista Ángel de Brito a través de sus redes sociales: “Tuvieron un contacto estrecho la semana pasada. Y se aislaron. Primer hisopado negativo, y el segundo hoy les dio positivo. Están sin síntomas #COVID19″, escribió el conductor de Los Ángeles de la Mañana. El humorista y la bailarina viven con sus hijos Felipe Rosario, y ahora se mantienen aislados en su hogar. En IntrusosAdrián Pallares también corroboró la información: “También quienes dieron positivo fueron Dady Brieva y su mujer, la Chipi”.

En las últimas horas, Rodolfo Barili fue otra de las figuras que contrajeron esta enfermedad. “Todos sabemos que, a pesar de cuidarnos, nos puede pasar. Y me pasó”, indicó el periodista en el tuit que escribió esta mañana luego de haber recibido el resultado del testeo que se realizó. Según explicó, se lo hizo porque había sido contacto estrecho de un caso positivo, motivo por el cual también también permanecía aislado. “Hisopado mediante, luego de aislarme por ser contacto estrecho de un caso confirmado, el resultado de mi test dice COVID detectable. Tocó. Cuídense. Cuídense mucho”, agregó, y concluyó su mensaje con un anhelo sobre cómo transitará la enfermedad: “Espero atravesarlo bien”Cristina Pérez, compañera suya en el noticiero de Telefe, le envió a través de su cuenta de Twitter un fuerte apoyo. “Te quiero mucho Ro! Estoy y estamos todos con vos”, escribió la periodista.

El mensaje de Rodolfo Barili en su cuenta de Twitter
El mensaje de Rodolfo Barili en su cuenta de Twitter

Por otra parte, Claudia Villafañe también tiene coronavirus y Dalma Gianinna Maradona están aisladas por contacto estrecho. Tras visitar el programa de Titi Fernández en Radio del Plata, donde se detectó un caso de coronavirus en uno de los empleados de la emisora, la empresaria decidió hacerse el PCR. La principal preocupación de la familia es el contacto con sus hijas, Dalma Gianinna, puesto que ambas tienen hijos muy chicos.

De todo modos, la mayor de las Maradona no asistió este lunes al programa donde participa, Un día perfecto, el ciclo radial que conducen Gabriel Schultz y los hermanos Nicolás Cayetano Julieta “Cayetina” Cajg –todos ex Perros de la calle en el horario de 13 a 17 en la Metro (FM 95.1) porque durante los últimos días compartió algunos encuentros familiares con su madre. De hecho, el miércoles Dalma se realizará un hisopado.

A su vez, Marcela Tinayre contó a través de una videollamada en Los ángeles de la mañana que se contagió de coronavirus en Miami, luego de haberse vacunado. “Creí que había tenido un ACV. Durante cuatro días no la pasé nada bien”, reveló, y aclaró que su cuadro no pasó a mayores ni requirió internación. “Se ve que cuando me di la primera dosis lo estaba incubando”, consideró, y agregó: “Gracias a la primera dosis no se extendió ni fue grave”. De todas formas, sostuvo que se sintió “muy mal” mientras transitó la enfermedad. “No podía caminar. Me levantaba y me mareaba”, detalló quien solo le había contado sobre su cuadro a su hijo Nacho ya que no quería preocupar al resto de su familia. Mucho menos a su madre, Mirtha Legrand, quien por ese entonces no había sido vacunada en Buenos Aires.

Seguir leyendo

Coronavirus

Una por una, en qué ciudades de Argentina se detectaron las nuevas variantes del coronavirus

Publicado

on

Por

Un informe oficial detalló dónde hallaron las de Reino Unido, Manaos y Río de Janeiro; y las mutaciones S_L452R y S_L452Q.

El Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica de SARS-COV-2 (PAIS) -dependiente del Ministerio de Ciencia- difundió este lunes un detalle de cuántos casos fueron detectados con las nuevas variantes de coronavirus y sus mutaciones.

El reporte indica que fueron detectadas 54 muestras de la variante de Reino Unido, 18 de la Manaos, 32 de la de Río de Janeiro y otras tantas de las mutaciones S_L452R y S_L452R.

En la publicación, también se detalla en qué provincias y ciudades fueron detectadas.

Variante Reino Unido

A través de la detección conjunta de las mutaciones N501Y, A570D, D614G, P681H y T716I, se identificó la variante de Reino Unido en un total de 54 muestras, señaló el reporte N° 19 del Proyecto País.

Un total de 22 casos fueron detectados en la Ciudad de Buenos Aires, de los cuales 20 no tienen antecedente de viaje ni nexo epidemiológico con viajeros.

Otros cuatro casos correspondieron al conurbano bonaerense: una de Ituzaingó, una de Tres de Febrero, una de Merlo y una de Haedo, todos sin antecedente de viaje ni nexo epidemiológico con viajeros.

El reporte destacó que se observó “un aumento en la frecuencia de detección de la variante Reino Unido en casos sin nexo epidemiológico con turismo en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) en las últimas semanas epidemiológicas”.

Además, se detectaron dos casos en la ciudad bonaerense de Lobos y seis en Mercedes sin antecedentes de viaje ni nexo epidemiológico con viajeros.

En el AMBA hubo casos de todas las nuevas variantes que se detectaron en el país. Foto: Xinhua

En el AMBA hubo casos de todas las nuevas variantes que se detectaron en el país. Foto: Xinhua

También tres casos en Bolívar a partir de un total de 19 muestras, cuya investigación mostró que una persona había viajado a la ciudad bonaerense de Olavarría y otro era contacto estrecho de un positivo proveniente de La Plata.

En Olavarría se detectaron 11 casos, sin antecedente de viaje ni nexo epidemiológico con viajeros.

En tanto, en la provincia de Córdoba se hallaron en individuos con antecedente de viaje a zonas afectadas, mientras que en la ciudad de Santa Fe en una persona sin antecedente de viaje o contacto estrecho con viajeros que había sido seleccionado a partir de un total de 9.

Variante de Manaos

Fue localizada en 16 casos de la Ciudad de los cuales 15 no tienen antecedente de viaje ni contacto con viajeros.

En la provincia de Córdoba se detectó un caso de la variante Manaos en una persona con antecedente de viaje a zonas afectadas.

En la provincia de Santa Fe un caso fue encontrado en la ciudad de Rafaela, sin antecedente de viaje o contacto estrecho con viajeros.

En el país ya se detectaron casos de las variantes de Manaos, Río de Janeiro y el Reino Unido. Foto: Reuters

En el país ya se detectaron casos de las variantes de Manaos, Río de Janeiro y el Reino Unido. Foto: Reuters

Variante Río de Janeiro

La mutación S_E484K fue detectada en 32 muestras, de las cuales 15 son provenientes de la Ciudad, dos de Hurlingham y una de Merlo, tres de Lanús, dos de Berazategui, una de Almirante Brown y una de Ezeiza, una de Tigre y una de Vicente López, y dos de Lobos, dos de Mercedes y una de Olavarría.

Mutación S_L452R

Se descubrió esta en siete muestras correspondientes a la Ciudad (un caso), Almirante Brown (un caso), La Matanza (un caso), Lanús Oeste (un caso), La Plata (un caso) y San Martín de los Andes (un caso) y otra muestra con diagnóstico en CABA, pero sin información de la localidad de residencia del individuo que, según la información disponible, ninguno tiene historia de viaje, ni contacto estrecho con viajeros.

Mutación S_L452Q

Esta última se detectó en 63 muestras correspondientes a 23 casos de la Ciudad, 26 al sur del Gran Buenos Aires, 4 al oeste del Gran Buenos Aires, una en Suipacha, una en Bolívar, una de La Plata, una de Neuquén y dos de Santa Fe.

Estos últimos casos no presentaron nexo epidemiológico entre sí y corresponderían a infecciones adquiridas en la comunidad.

Seguir leyendo

Las más leidas