Connect with us

Negocios

La Legislatura destacó el trabajo del Juzgado de Faltas de Sáenz Peña

Publicado

on

La Cámara de Diputados de la Provincia destacó el trabajo que lleva adelante el Juzgado de Faltas de la localidad termal, a cargo de Celia Altamiranda, a través de los Cursos de Educación Vial para Infractores de Transito.

En sus considerandos, los legisladores mostraron su beneplácito por estos cursos que tienen el objeto de crear conciencia de los riesgos que se ocasionan como consecuencia de los malos hábitos en el manejo de la vía pública.

Asimismo felicitaron al Jueza de Faltas Celia Altamiranda al sustituir las penas de arresto o multa por una instrucción especial, enmarcándose dicha sanción dentro de las disposiciones del artículo 20 del Código de Faltas.

Además destacaron el trabajo de los integrantes del Gabinete Científico del Poder Judicial, de la Policía Caminera, de la Asociación Padres en la ruta y a Wolcoff Motos, quienes prestan su valiosa colaboración en cada uno de los cursos que se organizan.

La titular del Jugado de Faltas dio gracias a los legisladores por este reconocimiento que “renueva mi compromiso para seguir luchando desde mi lugar de trabajo, por dar las respuestas más acertadas a la sociedad”.

Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economia

Alquilaron un departamento por Internet pero era “una trampa mortal”: a 10 años de la tragedia que vistió de luto a Pinamar

Publicado

on

Por

Eran las primeras vacaciones juntos. Cuando abrieron la puerta de la cocina del departamento que habían alquilado, hubo una explosión feroz. Ignacio murió 20 días después. Sabina también falleció cuando todos creían que podía sobrevivir.

Nacho acababa de comprarse un auto cero kilómetro y eligieron Pinamar para pasar sus primeras vacaciones juntos. Sabina, su novia, se ocupó de alquilar el departamento por Internet y el 1 de febrero de 2009 salieron a la ruta temprano. En el viaje, Nacho habló con su papá, el dueño de la famosa heladería “Blancanieves”, en Martínez. Le contó que la ruta estaba colapsada y que, aunque habían salido muy temprano, iban a demorar más de la cuenta.

“Llegaron como a las 4 de la tarde e hicieron lo que hacen todos los jóvenes: tiraron sus cosas en el departamento y se fueron a la playa“, cuenta a Infobae Beatriz Casazza, la mamá de Sabina Gómez, en su casa de Olivos. Hay silencio y soledad en esta casa de dos pisos. Su marido está en cama -batalla contra un cáncer potente- pero la foto de “los chicos” y un ramillete de flores que recién cortó de su jardín llenan la ausencia de presencia.

La foto de “los chicos” y el ritual de las flores que les ofrenda todos los días

La foto de “los chicos” y el ritual de las flores que les ofrenda todos los días

Cerca de las 19.30, Ignacio “Nacho” Tomasi y Sabina Gómez volvieron al departamento que habían alquilado en el edificio Marvento, en Jasón 350, pleno centro de Pinamar. “Se tiraron en la cama y, como sintieron olor a gas, fueron a ver a la cocina. Fueron juntos, siempre andaban juntos“, dice Beatriz, que está por cumplir 77 años. No llora pero la voz se le rompe cada dos por tres. Tenía 4 hijas, Sabina acababa de cumplir 29 años y era una de las mellizas.

“Apenas entraron a la cocina hubo una explosión tremenda y se incendió todo. Nacho y Sabi recibieron la explosión de lleno. Después corrieron al baño y se metieron bajo la ducha de agua fría. Desde ahí gritaron pidiendo ayuda”. Los diarios de la época contaron que había explotado el calefón pero no fue eso lo que sucedió.

Alguien había ido a la planta baja y había conectado un tubo de gas en el departamento de Nacho y Sabina. Estaban mal señalizados (el gabinete del 3°F tenía escrito con tiza 4°C), por lo que creyó que lo estaba poniendo en otro departamento. “Fue una trampa mortal. En la pared de la cocina estaba el agujero de gas envasado, que nadie había cancelado, por lo que todo ese gas salió intempestivamente y provocó la explosión. Coexistían dos instalaciones de gas, algo que está prohibido”.

Lo que sabe de esa tarde lo sabe de boca de su hija, porque Sabina salió de ese departamento con el 70% del cuerpo quemado pero consciente. Nacho tuvo quemaduras en el 50% del cuerpo y también salió consciente. No fue a ella a quien lograron contarle (estaba a 400 kilómetros) sino a un matrimonio amigo de los Tomasi que acababa de llegar a Pinamar para pasar sus vacaciones y corrió al hospital.

El padre de Nacho fue a golpearle la puerta a Beatriz apenas recibió el llamado desde Pinamar. “Lo eché de casa, le dije que estaba loco, que no podía ser”. Beatriz le cerró la puerta, se acercó al teléfono fijo y llamó: el llanto desbordado de la mamá de Nacho le alcanzó para entender.

Beatriz señala la puerta de calle cuando cuenta la historia. Vivía acá hace 10 años, cuando Eduardo vino a avisarle. Acá mismo, en la que era la habitación de las mellizas, conserva recuerdos. Mientras habla, abre la puerta del placard donde cuelga el vestido de 15 de Sabina. En la puerta contigua están los apuntes y los libros de la facultad, porque a su hija sólo le faltaba la tesina para recibirse de licenciada en Ciencias Políticas.

A la izquierda, los vestidos de 15 de las mellizas, a la derecha los apuntes

A la izquierda, los vestidos de 15 de las mellizas, a la derecha los apuntes

Lo que pasó se instaló en los medios nacionales y también en los locales porque ellos también eran conocidos en el barrio. Beatriz y su marido eran los dueños del restaurante “La Ventola”, en Martínez, frente al río. Lo vendieron hace tres años, cuando su marido ya tenía 80 años. El restaurante se incendió completamente durante el último año nuevo.

Aquel 1 de febrero de 2009, Sabina y Nacho fueron trasladados de urgencia al sanatorio Trinidad Mitre, en la ciudad de Buenos Aires, ya en coma inducido. Quedaron internados en terapia intensiva en habitaciones enfrentadas.

El 21 de febrero Beatriz llegó temprano. El tumulto y las corridas en la habitación de Nacho dijeron lo que nadie se animaba a poner en palabras. Una infección pulmonar había desencadenado el final.

La mesa de entrada a la casa. Siempre hay allí una foto de ellos

La mesa de entrada a la casa. Siempre hay allí una foto de ellos

“Recién había muerto cuando entré. Y bueno, lo agarré, le hablé, le dije ‘dejate ir, andá tranquilo”, y eso fue todo. Después llegó su papá y empezó a golpear la puerta con desesperación para que lo dejaran entrar. Nos abrazamos y qué se yo, bueno, fue todo así, horrible”. Ignacio Tomasi tenía 26 años y trabajaba en IBM.

Sabina fue trasladada al Centro de Excelencia para la Asistencia de Quemaduras (CEPAQ) del hospital Alemán, donde le hicieron una traqueotomía. “Mejoró, empezó a hablar. ¿Qué decía? Preguntaba por Nacho”. Las hermanas creyeron que había que contarle la verdad pero ninguna supo cómo.

Jugaron al ahorcado durante días. Eran mínimas las visitas que Sabina podía recibir pero su habitación estaba decorada con las notitas y los carteles que le llevaban sus amigos. “El kinesiólogo había logrado que se levantara de la cama: había empezado a caminar“. Tres meses después de la explosión, cuando Beatriz creyó que iba a sobrevivir, tuvo un paro cardiorrespiratorio que la llevó de regreso al silencio. Un mes después tuvo el segundo.

Las mellizas en la infancia, cuando recién habían aprendido a caminar

Las mellizas en la infancia, cuando recién habían aprendido a caminar

Sabina murió el 31 de mayo de 2009, cuatro meses después del día en que salieron a la ruta en el auto nuevo. “Lloraron los médicos, las enfermeras, todos. Fue tanto el tiempo que estuvieron cuidándola que ya le tenían cariño. Ellos también estaban convencidos de que iba a salir adelante”.

Ambas familias demandaron penalmente a la dueña del departamento y al inspector de la empresa proveedora de gas (que había aprobado la instalación). No pudieron demandar al gasista matriculado que había hecho la instalación porque murió poco después de la explosión.

El juicio empezó en 2015, cinco años después de las muertes. Todos fueron sobreseídos. Apelaron y el caso pasó a la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Buenos Aires. Ahí sigue.

Beatriz en su casa abraza la foto en la que su hija sonríe (Fotos Adrián Escandar)

Beatriz en su casa abraza la foto en la que su hija sonríe (Fotos Adrián Escandar)

“Le escribí hace poco a Garavano (ministro de Justicia y Derechos Humanos) pero bueno, quedó todo ahí porque estamos en feria judicial”, se despide Beatriz. “El tema es que nunca te recuperás de algo así. Yo estoy otra vez con psiquiatra y empecé a aislarme porque veo que no llego, no llego, no llego. Y me pongo cada vez peor”.

— ¿No llegás adónde?

— Estoy cerca de los 80 años. No llego a tener justicia.

Seguir leyendo

Economia

Febrero con inflación recargada

Publicado

on

Por

Hoy se oficializó el aumento de la energía eléctrica, que sube hasta 32 por ciento. También aumentan la medicina prepaga, que tendrá un nuevo salto del 5 por ciento, y las garrafas de gas. A mitad de mes vuelve a subir el transporte: el boleto mínimo de colectivo quedará en 16,50, mismo valor que tendrá el subte porteño.

Con febrero comienza una nueva zaga de los aumentos macristas. Al ya confirmado tarifazo del 26 por ciento promedio en la luz, que no será el único en el año, entrarán en vigencia los anunciados incrementos en colectivos, trenes, subtes, prepagas y gas envasado. Estas subas, que para los trabajadores son inevitables de esquivar, presionarán aún más el costo de vida -que en 2018 en 47,6 por ciento- y el índice la inflación, factores que podrían ser determinantes en este año electoral.

A mediados de este mes, las tarifas del transporte en la zona metropolitana del transporte volverán a escalar, tal como lo prometiera el ministro de esa área, Guillermo Dietrich, no bien comenzó el año. El boleto mínimo de colectivos que ahora es de 15 pesos aumentará 1,50 más y se ubicará en 16,50.

En los trenes, la cosa será similar. En el Ferrocarril Mitre, Sarmiento y San Martín, el viaje mínimo costará 11,25 pesos, es decir 1,25 pesos más que en la actualidad.

Mientras tanto, en las líneas Roca, Belgrano Sur, el boleto pasará a costar 7 pesos, o sea 75 centavos más. Este monto también se aplicará a los viajes del Urquiza, donde el viaje más corto valdrá 7,25 pesos. La suba será un tanto menor en el Belgrano Norte, que ajustará su pasaje más bajo con 50 centavos más y elevará su mínimo a 6,25.

El subte porteño que desde enero pasó a costar 15,50 pesos, llegará en febrero a los 16,50 pesos. De la misma manera, el Premetro valdrá 6 pesos, es decir 50 centavos más.

En total, está previsto que el escalonamiento de aumentos y aumentos y aumentos en los transportes cierre el año en 68,7 por ciento, siempre y cuando el gobierno de Cambiemos no saque de la galera un nuevo justificativo para faltar a su promesa. Ya lo anticipó Dietrich en aquella conferencia de prensa del 3 de enero pasado: “Veremos si hay más aumentos”.

Las empresas de medicina prepagas son otra carta fija en la política de ajuste macrista. Con la excusa de que los insumos están dolarizados y de “cubrir los costos médicos inflacionarios”, la Superintendencia de Servicios de Salud ya había anunciado que los distintos planes subirán el 5 por ciento a partir de hoy.

La notificación ya fue hecha a los clientes de ese servicio, pero desde ya que este aumento no será el único, tal como ocurrió desde que Mauricio Macri llegó a la Casa Rosada. Desde entonces hubo un promedio de cinco aumentos por año. Solo en 2018, la medicina privada se encareció 40,2 por ciento.

Finalmente, el Gobierno anunció nuevos valores para las garrafas a aplicarse desde el mes que hoy comienza. De esta manera, una garrafa de 10 kilos tendrá un costo de 160,28 pesos para el fraccionador, 240,97 pesos para el distribuidor y 267,70 pesos para el público. La secretaría de Gobierno de Energía estableció que el subsidio para los beneficiarios del Plan Hogar será de 152 pesos por garrafa.

 

Seguir leyendo

Negocios

AFIP: deudores previsionales podrán tomar créditos bancarios para cancelar deudas

Publicado

on

Por

La Administración Federal de Ingresos Públicos estableció que aquellos empleadores que posean deudas previsionales podrán solicitar créditos en entidades bancarias, a condición de afectar total o parcialmente el dinero solicitado a la cancelación de las sumas adeudadas ante la AFIP.

El organismo dispuso esta norma, que entrará en vigencia a partir del 9 de octubre, a través de la Resolución General N°4128 publicada el lunes en el Boletín Oficial.

Antes de aprobar un crédito, las entidades financieras podrán ingresar en la web de la AFIP con clave fiscal al servicio “Consulta para entidades financieras de deudores previsionales”, a fin de verificar la existencia o no de deudas previsionales, y notificar al ciudadano, en caso de poseerlas.

Seguir leyendo

Las más leidas