Connect with us

Internacional

La “diplomacia de las mascarillas” del régimen chino llegó con una sorpresa desagradable: millones de artículos en mal estado

Publicado

on

Aunque Beijing intentó “limpiar” su imagen tras los cuestionamientos por el manejo de la pandemia del coronavirus, en la actualidad es objeto de decenas de denuncias por parte de países que recibieron elementos sanitarios defectuosos. La respuesta del gigante asiático y sus consecuencias.

Tras la aparición y propagación del coronavirus, que en menos de seis meses dejó más de 8.200.000 infectados y casi 450.000 muertos, China quedó en el foco de la polémica luego de haber ocultado el verdadero alcance del Sars-CoV-2 en el inicio de la pandemia. Por eso, el régimen de Xi Jinping necesitaba “limpiar” su imagen. Así es como impulsó la llamada “diplomacia de las mascarillas”. Una iniciativa que, aunque se pretenda mostrar como un gesto de solidaridad en momentos en que todo el mundo está sufriendo las consecuencias del coronavirus, tiene un oscuro trasfondo: millones de artículos sanitarios fueron enviados en mal estado y defectuosos.

Europa fue la región que más golpeada se vio por la pandemia en el comienzo de la propagación del virus. Además de su intención de contener los crecientes cuestionamientos sobre su gestión de la crisis, Beijing vio una oportunidad. Instó a las fábricas a aumentar la producción de equipos médicos en momentos en que otros países se enfrentaban a la falta de materiales.

“La diplomacia de las mascarillas es un intento, a través de un regalo, de cambiar el relato y la imagen del país de donde había salido el virus”, explicó el profesor en historia y cultura de China moderna y contemporánea de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), Manel Ollé, a El Nacional, de Cataluña. “Se busca ganar popularidad y una imagen positiva”, agregó.

A comienzos de abril, Jin Hai, una de las responsables de los servicios aduaneros chinos, manifestó que desde el 1 de marzo China había exportado a medio centenar de países cerca de 4.000 millones de mascarillas, 37,5 millones de trajes protectores, 16.000 respiradores y 2,84 millones de kits de testeo de COVID-19. Esas exportaciones estaban valuadas en unos 1.300 millones de euros.

El régimen de Xi Jinping ya había dado rienda suelta a su operativo.

Pero las quejas y denuncias por la mala calidad de los productos no tardaron en llegar. “Con este movimiento se ha mezclado lo que era regalo y lo que era compra. Ha habido varias compras de mascarillas y tests defectuosos, que no cumplían con los estándares”, agregó Ollé.

Países como Holanda, España, Alemania, Finlandia, Polonia, Canadá y Estados Unidos, entre otros, tuvieron inconvenientes con los artículos recibidos para hacer frente a la crisis sanitaria. Incluso la Unión Europea (UE) a mediados de mayo debió suspender la distribución de 10 millones de mascarillas entre sus estados miembros y Gran Bretaña.

Once millones de mascarillas chinas enviadas a Alemania resultaron ser defectuosas: llegaron con los filtros en mal estado y las cintas rotas (@andreas.scheuer)
Once millones de mascarillas chinas enviadas a Alemania resultaron ser defectuosas: llegaron con los filtros en mal estado y las cintas rotas (@andreas.scheuer)

Un lote de 1,5 millones de cubrebocas fueron enviados a 17 de los 27 países miembros de la UE y a Gran Bretaña. El ministro de Salud de Polonia, Lukasz Szumowski, denunció que 600.000 de las mascarillas recibidas no contaban con los certificados europeos y no cumplían con los estándares médicos requeridos para su distribución. Ante esta situación, Stefan De Keersmaecker, portavoz de la Comisión de Salud europea, anunció que las autoridades decidieron “suspender distribuciones futuras de las mascarillas”.

A fines de marzo, Holanda ya había denunciado que las 600.000 mascarillas recibidas por parte de China no cumplían las normas de calidad, no se ajustaban debidamente en el rostro de los pacientes e incluso algunos filtros no funcionaban correctamente. Algo similar ocurrió en España, donde a mediados de abril el Ministerio de Sanidad ordenó a las comunidades autónomas que retiren una partida de más de 140.000 mascarillas, que no cumplían con la normativa europea. El producto defectuoso estaba identificado como mascarillas FPP2 de la empresa Garry Galaxy, una firma que se encuentra entre los proveedores del Ministerio de Sanidad de España, y que figura en el listado de fabricantes de material sanitario autorizados por China. España, que por ese entonces era uno de los países más afectado en el mundo por el coronavirus, también había devuelto a fines de marzo miles de test de diagnóstico defectuosos expedidos por una compañía china que no contaba con las autorizaciones necesarias.

A fines de abril se supo que Alemania había recibido un lote de 11 millones de mascarillas chinas defectuosas. El diario Der Spiegel citó al dueño de la empresa importadora, quien fue contundente sobre los artículos recibidos por parte de Beijing: “Todos basura”. Según su denuncia, los barbijos llegaron con los filtros en mal estado y con las cintas rotas.

Lo propio ocurrió con las millones de mascarillas enviadas por el régimen chino a Canadá y Estados Unidos. A principios de este mes, el Departamento de Justicia norteamericano demandó en la corte federal de Brooklyn, en Nueva York, a la empresa china King Year Packaging and Printing, con sede en Guangdong, por vender en abril a los consumidores cerca de medio millón de mascarillas defectuosas, que estaban por debajo de los estándares N95.

De acuerdo a la denuncia presentada por la Justicia norteamericana, la compañía afirmó falsamente que las 495.200 mascarillas que envió cumplían con el estándar N95 y que estaban certificadas por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Laboral de Estados Unidos (NIOSH). “Los cargos que se alegan en esta demanda muestran un flagrante desprecio por la seguridad de los ciudadanos estadounidenses”, dijo en un comunicado el agente del FBI Douglas Korneski, quien llevó adelante la investigación.

Las mascarillas enviadas a Canadá estaban destinadas a los trabajadores de la salud que están en la primera línea del tratamiento del brote de coronavirus (Reuters)Las mascarillas enviadas a Canadá estaban destinadas a los trabajadores de la salud que están en la primera línea del tratamiento del brote de coronavirus (Reuters)

La empresa china fue acusada de cuatro cargos por importación de productos de salud de mala calidad y de fabricación falsa para la Agencia de Medicamentos y Alimentación de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). Cada cargo conlleva una multa máxima de 500.000 dólares, o si es mayor, el doble de lo que la compañía ganó vendiendo las mascarillas.

Acto seguido, la FDA retiró la autorización para el uso de mascarillas chinas en Estados Unidos. Las mascarillas “podrían no proporcionar una protección respiratoria uniforme y adecuada para el personal de atención médica expuesto a la COVID-19”, señaló el organismo a los proveedores sanitarios.

Ante la creciente desconfianza sobre China, días atrás el ministro de Salud alemán, Jens Spahn, consideró que Europa necesita ser más independiente en el suministro de mascarillas y ciertos medicamentos para combatir la COVID-19: “En lo que respecta a las mascarillas y ciertos medicamentos, hemos constatado que no debemos depender completamente del mercado global. No se debería decidir en China si tenemos mascarillas de protección para los cuidadores o los médicos en Varsovia, Ámsterdam o Berlín”.

Pero la “diplomacia de las mascarillas” no se limitó únicamente a Europa y América del Norte. Países de América Latina, que cuentan con un sistema sanitario menos robusto que el europeo y el norteamericano, también recibieron artículos chinos. Uno de los países que celebró el envío de “ayuda” fue Venezuela, donde el dictador Nicolás Maduro ha estrechado lazos con el régimen de Beijing en los últimos años.

El 28 de marzo la vicepresidenta Delcy Rodríguez anunció en sus redes sociales la llegada de 55 toneladas de ayuda humanitaria “para que Venezuela controle y prevenga el COVID-19”. Además, el gigante asiático envió 500 mil pruebas rápidas para la detección del virus. Por esos días la dictadura chavista se proclamaba como un “modelo” ante el mundo por su lucha contra la pandemia. Sin embargo, es una incógnita a dónde fue a parar la ayuda china, o si llegó en condiciones para atender a pacientes con COVID-19. Más del 80% de los hospitales siguen con desabastecimiento, los médicos denuncian falta de elementos sanitarios, equipos de protección y mascarillas. Sumado a las constantes denuncias sobre la falta de información sobre el verdadero impacto de la pandemia en un país que lleva años sumido en una profunda crisis humanitaria y sanitaria.

Otros países de América Latina que recibieron productos chinos fueron Bolivia, Argentina, Ecuador, Brasil y Chile, entre otros.

La vicepresidenta del régimen venezolano, Delcy Rodríguez, con el embajador chino en Caracas, Li Baorong, recibieron el cargamento de artículos sanitarios enviados por Beijing (REUTERS/Manaure Quintero)La vicepresidenta del régimen venezolano, Delcy Rodríguez, con el embajador chino en Caracas, Li Baorong, recibieron el cargamento de artículos sanitarios enviados por Beijing (REUTERS/Manaure Quintero)

La respuesta de China y sus consecuencias

Frente a esta ola de denuncias, Beijing anunció a fines de abril la confiscación de más de 89 millones de mascarillas de mala calidad, además de 418.000 piezas de equipos de protección, según lo informado por Gan Lin, responsable de la administración de supervisión de mercados, quien, sin embargo, no precisó la proporción de los productos confiscados y destinados a la exportación. Según Gan, también confiscaron desinfectantes por no responder a las normas. El valor de la mercancía se evalúa a 7,6 millones de yuanes (cerca de un millón de euros).

Las autoridades chinas, no obstante, en un intento de defenderse ante la opinión pública internacional, aseguraron que las denuncias sobre la calidad de los equipos médicos “no reflejan la totalidad de los hechos”. “Hay en realidad varios factores, como el hecho de que China tiene normas y hábitos de uso diferentes de otros países. Un uso inapropiado puede suscitar dudas sobre la calidad”, dijo el mes pasado Jiang Fan, del ministerio de Comercio. Pese a esta respuesta, Beijing se comprometió a reforzar la regulación sobre las exportaciones para exigir que los productos respondan tanto a las normas chinas como a las de sus destinatarios.

Esas medidas contra las exportaciones de equipos de protección de mala calidad provocaron que las tasas de carga aérea sean aún más altas, según informa The Load Star. Asimismo, hubo un aumento en las inspecciones aduaneras.

El martes el Ministerio de Comercio de China anunció el fortalecimiento de la supervisión de la calidad de las exportaciones de máscaras “no médicas”, incluida una lista negra de proveedores que no obtuvieron la certificación de exportación.

Las tasas de carga aérea aumentaron considerablemente tras el aumento de la regulación sobre las exportaciones de productos sanitarios enviados a diversos países para hacer frente al coronavirus (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)Las tasas de carga aérea aumentaron considerablemente tras el aumento de la regulación sobre las exportaciones de productos sanitarios enviados a diversos países para hacer frente al coronavirus (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

“En Shanghai, los agentes de aduanas han aumentado las tarifas para el despacho de exportación hasta seis veces, debido al papeleo y el tiempo de procesamiento adicionales”, indicó la compañía Norman Global Logistics (NGL). “Hasta ahora esto está afectando a las regiones de Hong Kong, Guangzhou y Shenzhen, pero esperamos que ocurra en el resto del país, ya que al menos el 90% de toda la carga médica requerirá una inspección aduanera”, agregó.

La empresa Scan Global Logistics (SGL), por su parte, detalló que “las terminales de carga aérea de Shanghai, Xiamen y Guangzhou están en alerta roja, mientras que Shenzhen cambió a amarillo, ya que las terminales de estas ciudades están sobrecalentadas con cantidades masivas de carga, en particular de EPP” (equipo de protección personal defectuoso).

Flexport también calificó de “muy caliente” el mercado de carga aérea de China, debido a la falta de capacidad en el aire, pero también en tierra en el espacio de almacenamiento y en los manipuladores de tierra. “Esto lleva retrasos y tiempos de tránsito más largos”, apuntó David Wystrach, director senior de la compañía.

Estos estrictos controles de exportación que comenzó a aplicar el gigante asiático ante la ola de denuncias por la calidad de sus artículos sanitarios también está afectando a los fletes marítimos. Según Naveen Prakash, cofundador de Global Logistics Solutions India, miles de contenedores llenos de mascarillas han sido detenidos en China porque la mercancía no cumplía con los estándares de calidad.

Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Hallaron un barco del 1700 y sus mercancías en el Mar Rojo

Publicado

on

Por

A bordo tenía café, especias, incienso, frutas, verduras y animales, además de un gran número de vasijas y botellas.

Una misión arqueológica egipcia de la Universidad de Alejandría ha descubierto la proa y la parte central de un barco comercial del siglo XVIII, que transportaba diferentes tipos de mercancías y cientos de artefactos, y que se hundió en el mar Rojo al sur de la ahora conocida localidad de Hurgada.

El Ministerio de Antigüedades de Egipto informó este domingo en un comunicado que los arqueólogos de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Alejandría han identificado “la parte central del barco y cientos de piezas y artefactos que estaban a bordo del navío”, que naufragó cerca de la islas de Sadana.

A bordo tenía café, especias, incienso, frutas, verduras y animales, además de un gran número de vasijas y botellas.

A bordo tenía café, especias, incienso, frutas, verduras y animales, además de un gran número de vasijas y botellas.

El director del Departamento de Antigüedades Sumergidas del Ministerio, Ehab Fahmi, aseguró que la misión egipcia ha estado trabajando en este sitio del mar Rojo desde 2017, después del primer hallazgo de la embarcación hundida por un grupo de estudiosos estadounidenses en 1994.

EL BARCO ENCONTRADO

Según los estudios realizados por la misión, los restos pertenecen a un buque mercante del siglo XVIII, cuyo cargamento estaba compuesto por diferentes tipos de granos y cientos de artefactos que incluyen porcelana, vasijas de alfarería de diferentes formas y tamaños, aseveró el director.

Fahmi agregó que se han analizado los restos de la embarcación con una técnica que permite realizar un modelo tridimensional preciso del barco para estudiar su diseño y cómo fue construido.

Asimismo, en el comunicado señaló que es probable que el navío naufragara tras chocar con los enormes arrecifes de coral existentes en ese lugar durante su travesía desde Asia a Egipto.

Según la UNESCO, el barco tiene 50 metros de eslora y 18 de ancho, y tenía una capacidad de hasta 900 toneladas, y probablemente se hundió en la década de 1760, coincidiendo con el aumento de la actividad comercial en el mar Rojo.

Según la UNESCO, el barco tiene 50 metros de eslora y 18 de ancho, y tenía una capacidad de hasta 900 toneladas.

Según la UNESCO, el barco tiene 50 metros de eslora y 18 de ancho, y tenía una capacidad de hasta 900 toneladas.

A bordo tenía café, especias, incienso, frutas, verduras y animales, además de un gran número de vasijas y botellas, según los restos encontrados durante la primera etapa de la investigación, entre 1994 y 1998.

Egipto era un importante punto de tránsito de mercancías entre el Índico y el golfo Pérsico hacia el norte de África y el Mediterráneo.

La UNESCO destaca que este hallazgo representa un “ejemplo único de los intercambios culturales y económicos a través de la ruta de la seda marítima” entre Oriente y Occidente.

Seguir leyendo

Internacional

Mujeres sacerdotes, curas casados y uniones gay: la Iglesia alemana se encamina a una ruptura con Roma

Publicado

on

Por

Obispos alemanes discuten en Sínodo estas reformas que reclaman al Papa. En 2022 llegarán a una decisión y será obligatoria.

Se habla abiertamente de cisma, de ruptura de la Iglesia alemana con el Papa de Roma. La dialéctica vivaz asume características de rebelión abierta. El Sínodo interno alemán, llamado Camino Sinodal creado por los 68 obispos germanos concluirá a comienzos del año próximo y sus resultados será vinculantes.

La asamblea reúne 230 miembros, con los líderes de los movimientos católicos, teólogos de universidades y otros grupos vecinos a la acción pastoral. En los foros se tratan temas sísmicos y hasta explosivos como el manejo del poder en la vida de la Iglesia, la actualización de la moral sexual, la ordenación sacerdotal de las mujeres, la apertura a los curas casados.

La decisión del Vaticano, anunciada el 15 de marzo, de prohibir a los sacerdotes la bendición de las parejas homosexuales, una práctica que se va extendiendo, ha sido rechazada por la mayoría de los obispos y sacerdotes alemanes acompañados por las grandes movimientos de laicos y de mujeres católicas.

Papa Francisco junto a obispos de la Conferencia Episcopal Alemania durante una visita Ad Limina.
Foto: Vatican Media

Papa Francisco junto a obispos de la Conferencia Episcopal Alemania durante una visita Ad Limina. Foto: Vatican Media

Tres párrocos organizan una jornada nacional de bendiciones a las parejas gay para el 10 de mayo con movilizaciones en todo el país. Un desafío desobediente al mismo Papa, que aprobó la prohibición emitida por la Congregación de la Doctrina de la Fe, porque “la Iglesia no puede bendecir un pecado”.

El “Responsum” afirmó que la Iglesia respeta a los homosexuales y a la única salida que dio a las parejas gay que se aman es excluir de su relación la vida sexual, respetar la castidad.

La “jornada de bendición a las parejas de personas que se aman”, fue apoyada por el nuevo presidente de la Conferencia Episcopal germana, monseñor Georg Baetzing, obispo de Limburg. “Muchos son los heridos por la Iglesia”, dijo.

El 10 de mayo será una jornada recordada dentro y fuera de Alemania por el mundo católico porque se convertirá en una verdadera fiesta que es ilegal para Roma pero apoyada por la mayoría de los obispos alemanes.

Georg Baetzing obispo de Limburg y presidente la Conferencia Episcopal Alemana.

Georg Baetzing obispo de Limburg y presidente la Conferencia Episcopal Alemana.

Casi tres mil párrocos, diáconos, asistentes espirituales y referentes pastorales ya adhirieron por escrito a la iniciativa. Los tres párrocos, encabezados por el padre Bukhard Hose de Wurzburg han lanzado la iniciativa por los medios sociales con el eslogan “no nos negamos a bendecir” y el lema “bendecir con valentía”.

Se anuncian encuentros, fiestas callejeras y otras iniciativas de alegría común. “Para muchas parejas gay de ambos sexos será un momento maravilloso, un casamiento consuelo, y quieren festejar porque sienten además que la Iglesia los acoge con amor, sin discriminaciones”, explicó el sacerdote de Speyer Carsten Leinhauser.

El padre Hose, que calificó el Responsum de la Doctrina de la Fe con la prohibición como “fuera del mundo”, consignó las listas de adhesión a la jornada del 10 de mayo al obispo de Aquisgrana, monseñor Helmut Dieser y a frau Birgit Mock, dirigente de las mujeres católicas, que juntos presiden el forum del Camino Sinodal dedicado a la moral sexual.

La señora Mock dijo que “obligar a a parejas que viven su relación de amor con fidelidad y estima recíproca a negar su sexualidad no corresponde a nuestra imagen del hombre de Dios”. El obispo Dieser anotó que “la toma de posición prohibicionista de Roma en medio de los esfuerzos sinodales, ha causado irritación y rabia”. Dieser y Mock han reiterado un nuevo llamado al diálogo al Vaticano.

La rebelión de Martín Lutero

¿Que está pasando?

Los católicos alemanes parecen ahora imitar la rebelión de Martín Lutero, el líder de la histórica reforma protestante del siglo XVI sacerdote y profesor de teología que en 1517 clavó una lista de 95 tesis de cambios en la puerta de la catedral de Wittemberg, que dió inicio el gran cisma en la Iglesia católica en Europa.

El detonante fueron las indulgencias que permitían a los fieles superar sus pecados pagando. El Papa León X había establecido indulgencias plenarias en favor de los laicos que le ayudaran con dinero a construir la basílica de San Pedro en Roma.

Papa Francisco junto a obispos de la Conferencia Episcopal Alemania durante una visita Ad Limina.
Foto: Vatican Media

Papa Francisco junto a obispos de la Conferencia Episcopal Alemania durante una visita Ad Limina. Foto: Vatican Media

No es una exageración advertir que la situación es seria. El cardenal Rainer María Woelki, arzobispo de Colonia, la diócesis más grande del país, cabeza visible de la minoría que se opone al Camino Sinodal, sostiene que “el resultado peor sería si llegamos a un cisma y perdemos la comunión con la Iglesia universal y se crea algo similar a una iglesia nacional alemana”.

El Camino Sinodal nació de la reacción de repudio popular por la oleada de abusos sexuales contra niños y adolescentes que pusieron en la picota a la misma Iglesia. Una investigación concluída en 2018 reveló 3677 casos cometidos por más de mil miembros del clero en la posguerra.

En la misma diócesis de Colonia, un avergonzado cardenal Woelki, presentó en marzo las conclusiones de una investigación iniciada en 1975 que contabilizó 315 víctimas y 202 responsables, en su gran mayoría sacerdotes, de abusos sexuales a menores.

El arzobispo fue excluido de las culpas porque los principales responsables del ocultamiento fueron sus dos predecesores, ya fallecidos, y un nutrido grupo de obispos y funcionarios. Ninguno de los criminales abusadores había sido sancionado, funcionó el tradicional sistema de taparlo todo con traslados, protección del anonimato y otras maniobras para “evitar el escándalo”.

El cardenal Rainer María Woelki, arzobispo de Colonia, se opone a las reformas. Foto: EFE

El cardenal Rainer María Woelki, arzobispo de Colonia, se opone a las reformas. Foto: EFE

Pero las reacciones de los fieles han sido devastadores. En el bienio 2018-19, se fueron 440 mil personas. La Iglesia ha descendido a 22 millones de fieles. Las investigaciones contra los pedófilos se extendió a los 68 obispados, con estrictos controles.

¿Como recuperar el prestigio perdido?

En Alemania los católicos y 20 iglesias evangélicas comparten la torta más grande del mundo de impuestos fiscales destinados a sustentar al clero y sus instituciones. Alrededor de 12 mil millones de euros anuales.

Decenas de miles de fieles católicos eligen retirarse para no seguir pagando y abjuran de la religión. Piadosamente los obispos decidieron quitarles los sacramentos y el funeral religioso a los tránsfugas, pero no han logrado detener la hemorragia.

La respuesta al desastre es el Camino Sinodal. Sínodo quiere decir “caminar juntos”. Los 68 obispos y los movimientos católicos laicos formaron la asamblea que se propuso en dos años estudiar y tomar decisiones sobre los nudos centrales que reclamen un “aggiornamiento” para poner a la Iglesia en sintonía con los nuevos tiempos.

Pero los temas elegidos ponen en aprietos a Francisco, que en sus ocho años de pontificado ha enfrentado las contestaciones de los sectores conservadores. Si de cisma se pensaba que vendría de ese lado y el Papa había logrado, ayudado también por la pandemia, a aliviar las contestaciones de la ultraderecha eclesiástica norteamericana y de los grupos emboscados en el Vaticano.

La rebelión alemana le crea un frente distinto, que pone de relieve la ansiedad de reformas de los grupos progresistas. En sus ocho años de pontificado el único cambio doctrinario fue el de los divorciados vueltos a casar por el rito civil. Ahora son los obispos los que deben decidir si someten a los fieles de su jurisdicción en situación irregular a un camino de recuperación para devolverles los sacramentos perdidos por su situación irregular.

Las mujeres al sacerdocio

Los temas más áridos han sido incorporados todos en los contenidos de las discusiones del Camino Sinodal alemán. El más importante es sin dudas la ordenación de las mujeres al sacerdocio.

Francisco recordó más de una vez que “el tema está cerrado”. Personalmente nunca estuvo en favor de hacer curas a las féminas aunque son la otra mitad del cielo. En 1994 lo cerró “definitivamente” un documento de Juan Pablo II que estableció que ni un Papa podía cambiar el depósito de la fe por voluntad de Cristo.

Pero el Camino Sinodal sigue su camino “cueste lo que cueste”. El presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Georg Baetzing, nombrado obispo de Limburg por el actual Papa, dijo que “a ser honestos, creo que se pueden volver la discutir las argumentaciones de la Iglesia sobre porqué el ministerio sacramental debe ser concedido solo a los hombres”.

“Existen argumentos bien elaborados en teología que hablan a favor de la apertura del ministerio sacramental también a las mujeres”, dijo.

Beate Gilles Secretaria General de la Conferencia Episcopal Alemana. Foto: Pool / Alemana

Beate Gilles Secretaria General de la Conferencia Episcopal Alemana. Foto: Pool / Alemana

Baetzing concedió que se podría aceptar como solución intermedia que la Iglesia abriera la puerta del diaconado femenino. El Papa negó el pedido de los padres del Sínodo de la Amazonia, creando una nueva comisión de estudio del tema que hasta ahora no ha logrado ninguna solución.

Los cambios a los que se han atrevido los obispos demuestran la voluntad de abrir las puertas al genio femenino. Beate Gilles, teóloga, ha sido nombrada secretaria general de la Conferencia Episcopal, primer caso en la Iglesia universal.

El padre palotino Michael Pfenning, atento al proceso de ebullición que se vive en el país, dijo que “hacer entrar a las mujeres en los mecanismos de comando de la Iglesia es una cuestión de igualdad”.

La Asociación de Mujeres Católicas, con 450 mil miembros, saludó el caso Beate Gilles y también el de Sandra Schnell, primera mujer nombrada para dirigir una parroquia.

Sandra Schnell, primera mujer que dirige de una parroquia en Essen, Alemania. Foto: Michael Schnell

Sandra Schnell, primera mujer que dirige de una parroquia en Essen, Alemania. Foto: Michael Schnell

Un sacerdote, padre Johamnes Broxtermann, será el padre moderador, encargado de celebrar misas y administrar sacramentos. En el Vaticano se recordó que por decisión de la Congregación del Clero, solo los sacerdotes pueden dirigir y administrar las parroquias. Pero el experimento sigue adelante haciendo oídos sordos a las quejas romanas.

Una de las principales figuras del feminismo católico alemán es la abadesa Philippa Rath, que dirige el histórico monasterio de Bingen, del siglo XIII. “Queremos contar más, las mujeres deben participar sobre base paritaria en todos los ministerios de la Iglesia.

El papel de las mujeres es una cuestión de supervivencia de la misma Iglesia. En Alemania vivimos la peor crisis de credibilidad y debemos demostrar que nos ajustamos a los tiempos con justicia”, explica.

La badesa Philippa Rath de Abadía Santa Ildegarda en Ruedesheim-Eibingen Alemania.
Foto: Ildegarda

La badesa Philippa Rath de Abadía Santa Ildegarda en Ruedesheim-Eibingen Alemania. Foto: Ildegarda

Monseñor Baetzing, reemplazó al frente de la Conferencia Episcopal a comienzos de mayo al cardenal de Munich Reinhard Marx, amigo del Papa, inventor de la asamblea sinodal y de tratar los temas quemantes, que renunció sin dar otra explicación de que deseaba dejar espacio “a los obispos más jóvenes”.

Baetzing dijo que como su predecesor Marx creía que “la existencia de curas casados no dañará a la Iglesia”.

El obispo de Limburg no cree que existe un riesgo de cisma, piensa que los problemas están sobre la mesa y que en un foro del Camino Sinodal que se celebrará en setiembre u octubre, depende de la pandemia, “se tomarán decisiones”. Son esas decisiones las que pueden producir un choque traumático con el Vaticano.

Seguir leyendo

Internacional

El Pentágono investiga la aparición de ovnis que sobrevolaron buques de guerra en California

Publicado

on

Por

El Departamento de Defensa de EE.UU. confirmó que las imágenes no son falsas.

Unas imágenes que fueron compartidas en Instagram por el cineasta norteamericano Jeremy Corbell, en las que puede verse un objeto supuestamente piramidal y unos dispositivos que se asemejan a drones que pasan por encima de cuatro destructores estadounidenses en California reaviva el enorme misterio de la existencia de los ovnis.

El Pentágono de Estados Unidos confirmó que esa serie de fotografías y vídeos de unos objetos voladores no identificados no son fruto de un montaje. Son las imágenes compartidas en Instagram por Corbell, que muestran unos dispositivos que pasan zumbando sobre unos buques de guerra de la Marina frente a la costa de California.

Este episodio habría sido grabado en julio de 2019 por trabajadores de la zona. Según ‘Daily Mail’, el podcast ‘Mystery Wire’  indicó que estas ‘pruebas’, las cuales han sido filtradas, son parte de una investigación del Pentágono sobre ovnis llevada a cabo por el grupo de la Unidentified Aerial Phenomena Task Force (UAPTF), resume el sitio El Confidencial.

Todo apunta a que este equipo, que estudia fenómenos aéreos no identificados, estaba reuniendo muestras para un informe que debía entregar al Congreso el próximo mes de junio.

En las imágenes compartidas por el cineasta Jeremy Corbell, puede verse un objeto supuestamente piramidal y unos dispositivos que recuerdan a unos drones que pasan por encima de cuatro destructores estadounidenses. Entre estos vehículos de la Marina también está el destructor USS Kidd Navy.

Un portavoz del Pentágono entregó más información sobre este suceso de 2019: “Las fotos y videos a los que se hace referencia fueron realizados por personal de la Marina. La UAPTF está analizando ahora estos incidentes”.

Esta confirmación llega una semana y un día después de que el jefe de operaciones navales de la Armada de Estados Unidos, Michael Gilday, confesara en rueda de prensa que desconocía el origen de estos seis misteriosos drones que sobrevolaron los destructores.

El almirante estuvo a la cabeza de la investigación de un suceso en el que una serie de vehículos aéreos no tripulados persiguieron a los destructores frente a la costa de California. Estos dispositivos habrían alcanzado una velocidad de hasta 64 kilómetros por hora y habrían ejecutado maniobras más complejas que las que hacen los drones militares americanos.

Cuando se preguntó a Gilday si la Marina había confirmado la identidad de los drones en la citada rueda de prensa del lunes 5 de abril, hace más de una semana, el oficial respondió que “no lo hemos hecho”. Según esto, la teoría de que los drones serían material militar estadounidense quedaría descartada, lo que aumentó una creciente especulación sobre si se trata de vehículos pertenecientes a un país rival.

Desde la década de 1960 se dieron a conocer avistamientos de ovnis, pero gran parte de las investigaciones militares de Estados Unidos son material clasificado. Por las preocupaciones de seguridad nacional, los legisladores no dejan de pedir al Pentágono que dé a conocer los registros que tiene de estos sucesos.

Seguir leyendo

Las más leidas