Connect with us

Economia

La desesperante necesidad de que Macri reaccione a tiempo

Publicado

on

El domingo por la noche, al anunciarle al país los resultados electorales, el presidente Mauricio Macri prometió a los argentinos que redoblará sus esfuerzos para intentar revertir la situación en octubre. Cuando le preguntaron si tenía algún plan de contingencia ante la previsible reacción del mundo financiero, sugirió que eso ahora será también responsabilidad de Alberto Fernández, al que definió como “el que recibió apoyo mayoritario de la población”. El golpe que recibió el Presidente ha sido, al mismo tiempo, demoledor y sorpresivo. Esa situación de shock traumático tal vez le impida ver que está ante el desafío más delicado de estos años. Si no reacciona como corresponde, Macri corre el riesgo incluso de no ser el primer presidente no peronista que termine su mandato desde el regreso de la democracia en 1983.

La situación es extremadamente frágil debido a una medida estructural que tomó el propio Macri apenas llegó al poder: la liberación total del mercado de capitales. Desde que Alfonso Prat-Gay, el 13 de diciembre del 2015, con una curiosa suficiencia, anunció el fin del sistema de control de capitales, la Argentina se sacude al ritmo de las sucesivas definiciones de ese colectivo tan volátil llamado “los mercados”. El viernes pasado, esos “mercados” crearon una burbuja a partir de la difusión de un par de encuestas que, como toda encuesta, podía estar errada. En este caso, como se vio después, se trataba de datos sin ninguna conexión con la realidad. A toda burbuja, tarde o temprano, le sigue por definición una corrida. Ese proceso, en la Argentina, tarda apenas un par de horas.

Por eso es que el viernes subieron los bonos y acciones argentinas y se derrumbó el riesgo país. Y por eso es que el lunes el dólar trepó un 30 por ciento, mínimo, y las acciones y bonos se desplomaron. La Argentina está en un proceso económico con una inflación inercial muy altaLa espiralización del tipo de cambio echará más combustible a la inflaciónSi esa dinámica no se detiene, el país corre el riesgo de entrar en un período de inflación altísima, que generará mucho sufrimiento a la sociedad y, en un caso extremo, podría provocar una crisis política de enorme magnitud. Todavía faltan cuatro meses para la entrega del bastón presidencial.

El problema de esto es que ya no está al alcance de Macri frenar esa tragedia, porque un presidente derrotado por la magnitud que lo fue, no tiene suficiente autoridad para frenar nada. La única posibilidad que tiene, si es que tiene alguna, consiste en explorar la posibilidad de que la transición sea, en realidad, un cogobierno. Hay una experiencia relativamente cercana donde algo así se realizó con éxito. En 1998, Brasil debió devaluar. El presidente Fernando Henrique Cardozo tomó la decisión con el apoyo del opositor Luiz Ignacio Lula Da Silva. Meses después, Lula ganó las elecciones, entre otras razones, porque un sector del pueblo brasileño le reconoció ese gesto de responsabilidad.

La posibilidad de cogobernar la transición entre Macri y Fernández ofrece varias dificultades. La primera es que el sistema electoral argentino se transformó en una trampa. Macri y Fernández aún son competidores. Nadie ganó nada aún. Con lo cual sería extremadamente complicado que, al mismo tiempo, compitan y acuerden.

La segunda dificultad es la relación entre ambas fuerzas políticas. Un lugar común de los últimos tiempos sostiene que la grieta puede servir para ganar una elección pero no para gobernar. Ese problema aparece claro cuando se necesita acordar como una cuestión de vida o muerte: quien ofendió cuando estaba en el cenit del poder, seguramente tendrá dificultades para acordar en tiempos de debilidad. Para acordar se necesitan dos: ¿habrá interlocutor del otro lado, cuando las relaciones han sido desde siempre tan tirantes?

Eso abre un interrogante sobre lo que ocurre en la cabeza de Alberto Fernández. Una parte del equipo del presidente prácticamente electo sostiene que lo mejor que podría pasar es que estalle una crisis que derrumbe a Macri y deje tierra arrasada. Otra parte considera que promover esa alternativa sería muy dramático para la población, y que además una nueva crisis produciría efectos que le complicarían mucho la gestión al nuevo presidente. Todavía se siente el traslado a precios de la devaluación del 2018. ¿Cuánto durará el eco sobre la gestión de Fernández de una eclosión que lleve al dólar, y a los precios, hasta la estratósfera?

Pero esa discusión interna dentro del fernandismo es irrelevante si del lado de Macri no hay un gesto categórico que explore la posibilidad del diálogo y del acuerdo. Fernández puede hacer mil gestos para que los mercados se calmen un poco. Pero, ¿por qué los haría si Macri ni siquiera lo mencionó en el discurso de la derrota? No se puede saber cuán generoso o mezquino es Fernández, cuánto se parece al Carlos Menem que empujó a Raúl Alfonsín al abismo o al Lula que respaldó a Fernando Henrique, si desde la Casa Rosada no abren la posibilidad de diálogo.

La gestión económica de Macri se caracterizó por la convicción de que hay solo una manera de sacar al país adelante. Pese a los sucesivos fracasos, el principio de realidad nunca pudo torcer las tres o cuatro herramientas a las que el Presidente se ató. La flexibilidad que le permitió llegar al poder desapareció a medida que transcurría el mandato. En todo caso, siempre existía la coartada de que, como del otro lado estaba el kirchnerismo, cualquier cosa sería perdonada por la población.

Eso no ocurrió. Al contrario, el castigo fue tremendo.

Los buenos líderes son capaces de reaccionar ante cambios abruptos de la realidad. Si quiere seguir gobernando solo, Macri corre riesgos de no gobernar ni siquiera solo. Para evitarlo, debería comprender que su tiempo ya está agotado y que su módico objetivo ya no consiste en asegurar 30 años de crecimiento sostenido sino, apenas, en gobernar cuatro meses en los que sus gobernados vivan en paz y tranquilidad. En la situación actual, ese sería un gran triunfo.

Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Economia

Los 10 mensajes que dejó la misión del FMI en la Argentina

Publicado

on

Por

El organismo ratificó que su prioridad es cobrar, que el Gobierno tomó medidas para frenar una aceleración inflacionaria pero no mostró un plan económico y que hace bastante tiempo que abandonó sus dogmas de la década del 90

Seguir leyendo

Economia

El Gobierno confirmó que habrá aumentos de tarifas en julio “para los sectores que lo puedan soportar”

Publicado

on

Por

El congelamiento dispuesto por la ley de emergencia finalizará a mitad de año, aseguró el jefe de Gabinete Santiago Cafiero

Seguir leyendo

Economia

Argentina, en el puesto 12 de los países de la región con menos transparencia financiera

Publicado

on

Por

Es la primera vez que el país forma parte del estudio de la ONG británica Red de Justicia Fiscal para analizar las gestiones contra el lavado de dinero. Las falencias locales.

La Argentina es uno de los países de América Latina y el Caribe con mejores condiciones para evitar el lavado de dinero. Por lo menos, esa fue la conclusión de los especialistas que elaboran el Índice de Opacidad Financiera para poner en evidencia el nivel de “complicidad” de las naciones con las maniobras de los ciudadanos para ocultar sus activos.

Los resultados de la sexta edición de ese ránking, que realiza cada dos años la organización no gubernamental británica Red de Justicia Fiscal (Tax Justice Network), indicaron que la Argentina se ubica cerca del final del ránking que encabezan los países más permisivos con las maniobras para ocultar activos.

Se vislumbra un liderazgo en el uso de datos tributarios para combatir la corrupción y el lavado de dinero, aunque aún queda mucho por hacer en temas de la transparencia en la región“, manifestaron desde Red de Justicia Fiscal respecto a la situación en América latina y el Caribe.

Puntualmente, destacan la implementación de herramientas que permiten ir hacia la transparencia fiscal y erradicar el secretismo.

“En los últimos dos años, hemos sido testigos de los esfuerzos coordinados de una amplia variedad de organizaciones de la sociedad civil Latinoamericana para mejorar la transparencia y el acceso a la información tributaria”, celebró Magdalena Sepúlveda, integrante de la Comisión Independiente para la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Internacional (ICRICT) y directora Ejecutiva del Global Initiative for Economic, Social and Cultural Rights.

Seguido, advirtió que “aún queda mucho por hacer” y que “la pobreza y la desigualdad de la región no pueden ser enfrentadas sin transparencia fiscal y un marco amplio de políticas de carácter redistributivo, incluyendo la política fiscal”.

“Este informe contribuye a llevar el tema de los recursos fiscales de los márgenes al centro de la agenda del movimiento de derechos humanos y de lucha contra la desigualdad”, completó Sepúlveda.

Panamá volvió a liderar la nómina porque, argumentaron, “mantiene un alto puntaje de secretismo, aunque finalmente ha decidido participar en la implementación del estándar global de Intercambio Automático de Información”.

Y en el segundo lugar se ubica Venezuela, aunque quienes elaboraron el relevamiento aclararon que “hay que tener muy en cuenta la seria situación que conlleva un agresivo bloqueo financiero de entrada y salida de divisas, un sistema económico con grandes distorsiones y enormes restricciones que lo al borde de ser un país en guerra”.

“Estos elementos han incidido para que la información levantada en el Índice lo ubique en esta posición”, explicaron.

En el otro extremo de esa lista regional, es decir al frente de los países  de más comprometidos con la transparencia financiera, se ubica Ecuador, mientras que la Argentina quedó en el puesto 12 de los 16.

El caso argentino

Andres Knobel es abogado e investigador de la Red de Justicia Fiscal. En diálogo con Clarín se refirió a la situación particular de la Argentina, no sin antes aclarar que es la primera vez que el país se incluye en el informe.

“Lo importante para entender del índice es que el objetivo es ranquear cuáles son los mayores responsables del secreto financiero global en la práctica. No se basa únicamente en cuán opaco o transparente es el marco legal sino que también cuánto es efectivamente usada cada jurisdicción por parte de los no residentes. Si los países en el top 10 (a nivel global) como Islas Caimán, Estados Unidos o Suiza se volvieran más transparentes, el mundo sí notaría la diferencia en la lucha contra los flujos financieros ilícitos”, evaluó.

Remarcó que “no existe el dato de cuánta plata de origen ilegal hay en cada país, entonces el mejor indicador son datos del FMI sobre la exportación de servicios financieros a los no residentes, básicamente relacionado a abrir cuentas bancarias o constituir sociedades, entre otros”.

“En la Argentina se destaca en el intercambio automático de información bancaria. El país fue uno de los primeros en implementarlo y la AFIP es bastante sofisticada a la hora de obtener información de otros países”, diferenció.

Pero luego, advirtió que “donde la Argentina está muy atrasada con respecto a muchos otros países de la región, es en el tema de los beneficiarios finales”.

“Esto tiene que ver con identificar a los individuos que son los verdaderos dueños y controlantes de las empresas y de los fideicomisos que operan en el país, y es una herramienta crucial para combatir la corrupción, el lavado de activos y la evasión”, explicó.

indice-secreto-financiero-ranking

El ránking a nivel global

Suiza logró reducir su clasificación y por primera vez desde 2011 dejó de encabezar la nómina internacional de los países con mayor nivel de secreto financiero. En esta edición, la lista la lideró Islas Caimán y en segundo lugar quedaron los Estados Unidos.

“Esta es la primera vez que Caimán ocupa el primer lugar en el Índice de Secreto Financiero superando a Suiza y EE.UU.”, manifestaron desde la ONG británica.

Seguir leyendo

Las más leidas