16.6 C
Villa Elisa

Ultimas Noticias

Incendios, fugas y crímenes: “El Ñoño”, el delincuente que por robar mil pesos mató y podría ir 25 años preso

Asesinó a un jubilado, quemó una celda y se escapó de un hospital. La historia de un joven cuyo prontuario comenzó en 2016, cuando apuñaló a otro en la calle. Tiene 24 años.

“¿Que pará? Llamá a la ambulancia que te voy a dar un puntazo”. Así respondió Néstor Antonio Rojas (24), conocido como “El Ñono” a la súplica de un jubilado de 72 años cuando lo estaba atacando tras ingresar a su vivienda para robarle.

“El Ñoño” cumplió. Le dio una puñalada a Lorenzo González, la que después de unos días de internación le provocó la muerte. Fue en mayo de 2019 en un barrio de la ciudad chubutense de Puerto Madryn.

Rojas estuvo prófugo varios días hasta que una huella digital en la ventana de la casa del hombre asesinado, comprobó su identidad. Además, a pocas cuadras de su casa se encontró la billetera de González, de la cual el delincuente había sacado un magro botín: 1.000 pesos. El juicio por ese crimen comenzará este jueves. Y la pena máxima prevista por el hecho y su calificación (homicidio calificado en ocasión de robo) es de 25 años de cárcel.

El historial delictivo de este joven que aún no cumplió los 25 años (nació el 14 de junio de 1997) comenzaron mucho antes en esta ciudad de la costa chubutense donde nació. Incendios en celdas, fugas del servicio mental de un hospital, intentos de robos y hurtos y un intento de homicidio que le costaron 4 años de prisión forman parte de un prontuario que se inició cuando tenía 19 años.

Rojas, alias "El Ñoño". Con solo 24 años tiene un largo historial delictivo. Fiscalía: Madryn.Rojas, alias “El Ñoño”. Con solo 24 años tiene un largo historial delictivo. Fiscalía: Madryn.

Rojas solía pelearse con sus cómplices cuando repartían lo que habían conseguido en algunos robos menores. Los que atacaba siempre con arma blanca. Lo cierto es que “El Ñoño” había salido de la cárcel hacía apenas unos meses cuando decidió ingresar en la casa del abuelo para robarle y matarlo. El hecho ocurrió en la madrugada del 2 de mayo de 2019. Logró ingresar a la casa de una pareja de jubilados tras romper una ventana. En los vidrios de esa ventana quedó la huella que después lo delataría.

González estaba con su mujer pero en todo momento la protegió y la mantuvo lejos del delincuente. Nunca se resistió. Le entregó su billetera con lo único que tenía: 1.000 pesos. Y le pidió que por favor se tranquilizara que no iba a resistirse. Fue cuando Rojas le advirtió: “¿Que pará? Llamá a la ambulancia que te voy a dar un puntazo”. Y lo hizo. Lo apuñaló en el abdomen provocándole una herida que resultaría mortal.

El relevamiento realizado por la Policía Científica permitió levantar un rastro digital sobre los vidrios de la ventana que el atacante rompió para ingresar al domicilio. También se levantaron dos pisadas de calzado, frente al domicilio y dentro del dormitorio. La mujer, testigo del hecho, realizó un identikit con detalles de la fisonomía y características del agresor. Era similar a “El Ñoño” Rojas, que había salido en libertad semanas atrás, según la información de la fiscalía de Puerto Madryn.

Días después, un hombre encontró la billetera y documentación de la víctima a pocas cuadras de la casa de Rojas, que fue detenido en agosto, tres meses después del crimen, en un operativo realizado en el barrio 21 de enero de Puerto Madryn. Vivía a pocas cuadras de la pareja de jubilados.

“El Ñoño” quedó preso. Desde entonces protagonizó dos hechos que marcan su personalidad: utilizando un encendedor quemó el colchón y parte de la celda de la seccional donde se encontraba detenido. Semanas después fue llevado al hospital Isola de Puerto Madryn, donde lo internaron unos días en el sector de psiquiatría para hacerle unos exámenes. En uno de los días de internación pidió permiso para ir al baño y se escapó. Fue recapturado.

Sus andanzas tuvieron un inicio violento en plena calle. Fue el 24 de agosto de 2016. Dos grupos que caminaban por la vía pública se encontraron y, de manera amistosa, comenzaron a beber alcohol. Sin que mediara ningún tipo de inconvenientes, Rojas apuñaló a Bruno Sambueza a quien le provocó graves heridas de las que con el tiempo pudo recuperarse.

En esa oportunidad fue arrestado y un año y medio después, tras un juicio abreviado, fue condenado a 4 años de cárcel. Pero en ese juicio se ventiló otro delito que “El Ñoño” había cometido en marzo de ese mismo año. Ingresó a una casa tras saltar un paredón para robar una bicicleta. Lo acusaron de “hurto agravado por escalamiento”.

El joven ya conoce los calabozos y los pasillos de tribunales de memoria. Ahora le llega un juicio con la peor parte: podría pasar 25 años presos por matar a un hombre de 72 años para robarle 1.000 pesos. El Tribunal que lo juzgará está integrado por Stella Eizmendi, Patricia Reyes y Horacio Yangüela. La acusación del fiscal Jorge Bugueño es por “homicidio en ocasión de robo”. Con el pedido de la máxima condena.

Latest Posts