Connect with us

Economia

Hernán Lacunza: “Que los gobernadores digan si no quieren que bajen los impuestos”

Publicado

on

El ministro de Economía, Hernán Lacunza, cuestionó los reclamos de los gobernadores sobre las medidas económicas de “alivio” implementadas por el Poder Ejecutivo Nacional  y pidió “que digan si no quieren que bajen los impuestos porque no quieren perder recursos”. El descontento de los mandatarios provinciales se divide por un lado en relación a la quita del IVA de los alimentos de la canasta básica y la suba del mínimo no imponible de Ganancias, y  por otro lado las provincias petroleras cuestionaron el congelamiento de combustibles.

“La rebaja de impuestos de IVA y Ganancias hay que comprender que no son recursos exclusivamente nacionales”, explicó Lacunza en diálogo con Va de Vuelta por radio Nacional. Y agregó que “cuando suben los impuestos el gobierno toma el costo político y los beneficios se coparticipan, ahora cuando se toma la decisión para aliviar el bolsillo de los argentinos, cuando bajan, también se coparticipan”, precisó.

En un documento firmado por 18 mandatarios provinciales criticaron que desde Casa Rosada se haya tomado la decisión económica “de manera inconsulta y unilateral”. Anticiparon que si no hay marcha atrás con los anuncios elevarán el reclamo a la Justicia.

En ese sentido criticó la postura de los gobernadores y cargó contra ellos: “Deberían decir ‘no quiero que bajen los impuestos porque no quiero perder recursos’, que digan ‘no quiero que bajen los impuestos porque no quiero aliviar a la población'”, enfatizó.

El titular de la cartera de Hacienda les reclamó a los mandatarios provinciales “responder por sus dichos”. “Cada uno tiene que calibrar bien sus cuentas”, manifestó.

Lacunza habló también de la reunión que mantuvo con los referentes económicos de Alberto Fernández: Guillermo Nielsen y Cecilia Todesca, a la que calificó como “positiva”. “No hay que poner en juego la estabilidad, depende de lo que haga el Gobierno y también de lo que digan los candidatos, muchas veces los inversores y los ahorristas miran al futuro”, expresó en relación al contexto electoral y solicitó “ser prudentes, proponer plataformas pero sin generar fantasmas innecesarios”.

Lacunza y su gabinete

Lacunza y su gabinete

Al respecto de la relación de Mauricio Macri y Alberto Fernández tras las elecciones Primarias del 11 de agosto, el flamante ministro declaró: “No hay cogobierno, no corresponde”. “Tanto los funcionarios como los candidatos debemos comportarnos como hombres de Estado sabiendo que tenemos responsabilidades sobre los ciudadanos”.

“Hay que priorizar el bienestar de la población por encima de lo que nos gustaría que fuera la política económica”, concluyó.

Economia

Ante el aumento de los rechazos, el Central concede una “segunda oportunidad” para los cheques sin fondos

Publicado

on

Por

Los problemas en la cadena de pagos por la caída en las ventas como resultado de la pandemia siguen afectando a las empresas, en particular a las pymes. Para morigerar el impacto, extienden el período de gracia de los cheques y permiten un segundo depósito ante un rechazo

 


Ante los problemas en la cadena de pagos que genera el parate económico por la pandemia de coronavirus COVID-19 el Banco Central decidió crear una “segunda oportunidad” para los cheques rechazados.

La alternativa está incluida dentro de una serie de disposiciones temporales para cheques, que rigen mientras se mantiene la cuarentena obligatoria dictada por decreto.

La comunicación A 6950 de la autoridad monetaria con fecha de ayer, admite “una segunda presentación para los cheques rechazados por causal ‘sin fondos suficientes disponibles en cuenta’ (…) Esta disposición no es aplicable a los cheques operados por medios electrónicos o Echeq”.

Según voceros de la entidad conducida por Miguel Pesce, se trata de una posibilidad que se les da a las pequeñas y medianas empresas para cumplir con los vencimientos de los cheques. Ahora, en caso de que un depósito de uno de esos documentos se encuentre con que no hay fondos para cubrirlo, las partes podrán acordar una nueva fecha de depósito de manera tal de agilizar la resolución del problema.

El banco que informa la falta de fondos deberá dar esta posibilidad al emisor del cheque de solicitar un segundo depósito en una fecha, previa al vencimiento, en la que pueda cubrir el monto de la operación.

La comunicación también le agrega 30 días al plazo de gracia para el pago de los cheques que vencieron en días de cuarentena obligatoria, de manera de conceder más tiempo para hacer frente a esas obligaciones. Ese plazo es de un mes en situaciones normales, y ahora se extiende a 60.

Por último, la decisión hecha pública hoy impide que los bancos cobren comisiones por cheques rechazados. La traba se suma a la suspensión del cobro de multas por el mismo motivo que ya se había decidido a través de un decreto.

Cadena de pagos en cuarentena

La caída de la facturación de comercios, empresas de servicios e industriales por el freno a la economía que suponen las medidas de distanciamiento social genera problemas en la cadena de pagos que el Gobierno tiene hoy entre sus principales preocupaciones.

A través de una línea de financiamiento al 24% que se generó a través de una baja de encajes de depósitos, el Central aspira a que el sector financiero provea de liquidez a las empresas con la que hacer frente a sus pagos de sueldos y a proveedores en este principio de mes.

Pero los bancos no van a financiar sin tener en cuenta el riesgo de impago. Por eso, la cantidad de cheques rechazados creció en los últimos días, según fuentes del sistema. En particular, las empresas de turismo, gastronómicas y comercios dedicados a la venta de productos no esenciales son los que están más complicados, dijeron fuentes del sistema.

Las medidas para reducir el costo de los cheques sin fondos llegan junto con la creación del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción que incluye la postergación, o reducción, de hasta el 95% del pago de las contribucuones patronales y una asignación compensatoria al salario.

 

Seguir leyendo

Economia

Qué hacer con los dólares argentinos: amnistía fiscal y repatriación de capitales

Publicado

on

Por

Los que tengan dólares no declarados en el exterior o en cajas de seguridad podrían incorporarlos al patrimonio a costo 0, para luego utilizarlos en una actividad productiva. Los dólares se canjearían al dólar turista y los compraría el Banco Central.

La Argentina se ha caracterizado por ser un país que tiene una enorme presión tributaria, y se han derramado litros de tinta al respecto, pero poco se habla de la gran economía informal que tenemos. El ahorro de los argentinos es mínimo, cuando en realidad todos sabemos que hay ahorro en negro y que el activo preferido es el dólar, conocido en la plaza como informal o negro en sus inicios, y últimamente bajo el nombre de blue, lo que le da algo más de glamour.

Según datos al 31 de diciembre pasado los depósitos a plazo fijo en Argentina, tanto en pesos como en dólares, representan el 8,1% del PBI, mientras que la totalidad de los préstamos suman el 14,7% del PBI. De esto se desprende que el sistema financiero argentino es un pañuelito.

Según la posición de inversión internacional, Argentina tendría en el exterior activos por U$S 399.550 millones que representan 126,7% del PBI. Esto nos indicaría que Argentina expulsa capitales al exterior. Somos el único país de Latinoamérica que es acreedor, ya que los argentinos tenemos más activos fuera del país, que los activos que los extranjeros invierten en Argentina.

Las inversiones en cartera de argentinos en el exterior suman U$S 311.175 millones, que equivale a 98,6% del PBI. Desde el exterior nos prestan U$S 71.692 millones que representa el 22,7% del PBI.

En el plano interno, la mayor parte del ahorro es informal, en dólares billetes, generalmente guardados en caja de seguridad, colchones, huecos en pared, etc. En la Argentina hay más de 700.000 cofres de caja de seguridad, si en cada uno hay guardados U$S 50.000 nos daría un piso de U$S 35.000 millones, y buena parte podría ser informal. Los argentinos podrían tener algo así como U$S 70.000 millones de dólares billetes, de los cuales en su gran mayoría serían no declarados.

En el blanqueo del año 2016 se pusieron arriba la mesa U$S 116.800 millones, y se cree que quedaron en el mercado informal del exterior unos U$S 100.000 millones, y cerca de la mitad de ese monto en el mercado interno.

Durante este distanciamiento social el gobierno logró poner en cuarentena al mercado negro del dólar. La imposibilidad de poder acceder a las cajas de seguridad hace que el mercado informal esté desaparecido.

La venta cero en los negocios hace que los empresarios sufran un gran quebranto que no pueden revertir con el dinero que generaron en el pasado, y difícilmente puedan lograrlo cuando se restablezca la operatoria.

El mercado hoy esta ilíquido, sin embargo, se da la paradoja de que tenemos un exceso de ahorro en el circuito informal que no se puede aprovechar para salir de la crisis, ya que está en negro, nunca fue declarado y si lo ponemos arriba de la mesa y la AFIP lo detecta, los intereses y multas serían mayores que lo que estamos poniendo y, además, podríamos quedar dentro del ámbito de la ley penal tributaria.

En estos casos extremos, deberíamos tomar medidas extremas, y nada mejor que una amnistía fiscal para la reactivación productiva. De esta forma todas las personas que tienen dinero no declarado, desde monotributistas a grandes empresas, podrían depositar los dólares en una cuenta bancaria con un costo impositivo de $ 0.

Si depositan dólares, tiene la posibilidad de cambiarlo en el mercado de capitales, en donde el dólar bolsa cerró a $ 85,96. Sin embargo, nos parecería mucho más amigable que el propio Banco Central compre estos dólares a una paridad equivalente al dólar turista. De esta forma el Banco Central compraría dólares, incrementaría las reservas y pagaría $ 85,48. Solo lo haría con los dólares que se declaren en la amnistía. Es un plus para hacer más exitosa la amnistía

Esta amnistía solo duraría solo 60 días, con lo cual el impacto en el ingreso de dinero sería inmediato, y es una amnistía productiva, quien lo lleve adelante debería aplicar estos montos a una mejora en la actividad económica.

Se podría aplicar a:

  • Compra de bienes de uso
  •  Compra de insumos
  •  Compra de bienes de cambio
  •  Reparación y mantenimiento de activos muebles o inmuebles
  •  Compra de inmuebles, rodados, terrenos, construcción y ampliación de propiedades
  •  Pago de sueldos
  •  Pago de leyes sociales
  •  Pago de impuestos nacionales, provinciales y municipales
  •  Pago de servicios de todo tipo, como gas, luz, etc.

Quienes se adhieran a esta amnistía tienen 360 días para demostrar cómo aplicaron el dinero a una actividad productiva o lo utilizaron para capital de trabajo de sus empresas.

Una medida de este tipo sería muy efectiva para reactivar la economía en lo inmediato, ya que pondría en manos de muchos emprendedores dinero líquido para transformar en producción, daría salida a muchas empresas con problemas y dinamizaría el mercado interno. NO hay que soslayar que este ingreso de dinero incrementaría la base imponible impositiva para el año 2020 y generaría mayores ingresos fiscales a futuro.

Por ejemplo, quien se una a la amnistía con U$S 100.000 y compre una propiedad, tendrá que pagar los impuestos que devengue a futuro y quedara en sus activos para que a futuro tribute bienes personales, quien la vendió podrá preservar fuentes de trabajo, le dará liquidez a su empresa y le permitirá seguir en marcha, lo que no es poco.

A diciembre de 2019 el PBI se ubicaba en U$S 315.465 millones, esta amnistía podría aportar un mínimo del 10% del PBI y te diría que no tiene un techo claro. Si Argentina lograra inyectar entre U$S 31.547 millones en 45 días, la salida de la cuarentena sería mucho menos traumática y morigeraría el impacto de las cuentas públicas, la emisión monetaria y la estabilidad de nuestro tipo de cambio, lo que tendría como consecuencia un menor efecto pobreza sobre el conjunto de la sociedad.

Seguir leyendo

Economia

El Banco Central postergó el plazo para pagar las tarjetas de crédito hasta el fin de la cuarentena y reduce tasa de interés

Publicado

on

Por

La entidad monetaria aplazó a través de la Comunicación A6949 el vencimiento hasta el 13 de abril. También recortó la tasa de interés para los saldos de financiaciones vinculadas a tarjetas de crédito del 55% al 49%

El organismo estableció también que los saldos impagos de créditos otorgados por entidades financieras, cuyas cuotas vencen entre este miércoles y el 30 de junio de 2020, no devengarán intereses punitorios.

En el caso de los vencimientos de tarjetas de crédito, los clientes de las entidades podrán cancelarlos el 13 de abril, sin ningún recargo; la tasa de financiamiento no podrá superar el 49%, de acuerdo con lo dispuesto.

Además,la autoridad monetaria oficializó que -en el marco de la prolongación de la cuarentena obligatoria- las entidades financieras abrirán sus sucursales a partir del viernes 3 de abril sólo para la atención de beneficiarios de haberes previsionales y pensiones integrantes del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

Seguir leyendo

Las más leidas