Connect with us

Policiales

Exclusivo: la víctima de uno de los casos más aberrantes de pedofilia de la historia argentina rompe el silencio 17 años después

Publicado

on

Lucas Benvenuto tenía 11 años cuando fue corrompido por la banda de los “boy lovers” que giraba alrededor del psicólogo Jorge Corsi. Hoy, todos ellos están libres: solo uno fue condenado. A los 28 años, al filo de su vida, Lucas habla para sanar y sobrevivir: “Si no cuento mi historia, me voy a terminar matando”

Lucas Benvenuto busca la paz en el aire, en cierta forma. Hiperventila, fuma un cigarrillo tras otro. Hace tres días que no come, según él mismo: se le nota en la cara, en la piel al filo de los huesos, en sus movimientos propios de un chico al que derrumbaron por dentro y que libró una guerra desesperada para ponerse de pie. Quiere hablar. Esperó 17 años para hacerlo. Algo lo empujó finalmente a hacerlo. La semana pasada, uno de los hombres que destruyó su vida salió de la cárcel.

Tras un proceso abreviado en el Tribunal Oral Criminal N°3, donde Lucas fue representado por su histórico abogado querellante, Javier Moral, el profesor de música Marcelo Rocca Clement aceptó su culpa a través del teléfono público del penal para abusadores de Senillosa en Neuquén: acordó una pena de seis años de prisión. Su nueva pena se unió a sus otras condenas, un cómputo de catorce años y cuatro meses de prisión, todas por abusar de chicos y corromperlos. Lucas fue uno de ellos. Tenía apenas 11 años cuando fue atacado por el profesor. Por el testimonio de Lucas, por su valentía, Rocca Clement fue condenado, tras una denuncia iniciada en 2012.

Tras el acuerdo, su pena fue considerada cumplida por la Justicia. El martes 3 de noviembre, el director del penal de Senillosa recibió el oficio del Tribunal N°3 que indicaba que Rocca Clement debía ser soltado. El condenado salió en el día. Antes debía entregar su sangre para el registro de ADN de abusadores sexuales del Ministerio de Justicia. Se negó; tuvieron que obligarlo a un hisopado.

Así, Rocca Clement volvió a ser un hombre libre como cualquier otro, que no debía reportarse ante nadie por los delitos aberrantes que cometió, en una de las contradicciones del sistema penal argentino que no exige que sus condenados por delitos contra chicos se reporten ante un patronato al ser liberados o formen parte de un registro público, algo que Lucas como víctima no concibe, o no entiende, o no soporta.

Marcelo Rocca Clement, condenado por corromper a Lucas cuando tenía apenas 11 años. Marcelo Rocca Clement, condenado por corromper a Lucas cuando tenía apenas 11 años.

Su salida de la cárcel parecía el final, el último capítulo aparente de uno de los casos más aberrantes de la historia criminal argentina. El profesor de música siempre gozó de cierto anonimato, su nombre escondido detrás de un nombre más grande. En 2008, Rocca Clement fue señalado como parte de la banda de los “boy lovers”, un grupo de hombres que giraba alrededor del reconocido psicólogo Jorge Corsi, acusados de captar a chicos en cibers y fiestas para luego abusar de ellos y corromperlos, entre encuentros privados en departamentos, viajes a Mar del Plata, con tácticas de lavado de cerebro, discursos de atención y falso amor.

Corsi fue finalmente condenado, también salió de la cárcel de Ezeiza en agosto de 2014 para volver a vivir su vida en su viejo departamento, en su viejo barrio. Su fama acaparaba la atención, lo que le permitió a Rocca Clement permanecer en un cómodo segundo plano. No fue el único. En su denuncia de 2012, Lucas señaló a otros dos hombres más: Augusto Correa, Pablo López Vidal. Fue precisamente en un departamento que sería propiedad de la familia de Correa sobre la calle Escalada en Villa Luro donde Lucas fue atacado y abusado.

Correa fue sobreseído, según documentos judiciales: se declaró extinguida la acción penal en su contra por prescripción de los delitos. Pablo López Vidal recibió el mismo beneficio el 1° de junio de 2017, en una decisión tomada por la jueza María Fontbona de Pombo, titular del Juzgado N°45, la misma que tuvo en sus manos la causa de Corsi.

Irónicamente, Rocca Clement, acusado junto a ellos, sería el único condenado en el expediente ocho años después.

2008: Rocca Clement y Augusto Correa en una fiesta del circuito gay frecuentada por adolescentes. 2008: Rocca Clement y Augusto Correa en una fiesta del circuito gay frecuentada por adolescentes.

A Lucas, saber esto le envenena la vida. De todos esos chicos que los “boy lovers” que supuestamente captaron, Lucas era quizás el más vulnerable de todos, el hijo de una madre adicta de Mataderos, sin contención, solo en un ciber, con un chat de Messenger encendido que nadie supervisaba. De acuerdo a la condena del Tribunal N°3, sus abusadores adultos se abalanzaron sobre él para masturbarse sobre su panza mientras intentaban convencerlo de que acceda a ser penetrado, a que permita que lo violen.

Lucas, otra vez, tenía 11 años en ese entonces, fines de 2003, comienzos de 2004. Tiene una foto de aquel entonces. Quiere que el mundo la vea.

“Esta entrevista que me estás dando me va a dar un respiro”, dice. Tiene la fuerza suficiente como para hacerla, contenido por un equipo de psicólogas que lo apoyó en su decisión de dar esta entrevista. Busca, también, que las caras de los hombres que acusó de ser sus abusadores se conozcan nuevamente, que no se pierdan.

Lucas, también, habla para sanar y sobrevivir. “Si no cuento mi historia me voy a terminar matando”, dice.

Lucas a los once años de edad, cuando fue abusado por la banda de los "boy lovers". Lucas a los once años de edad, cuando fue abusado por la banda de los “boy lovers”.

-¿Cómo es tu vida hoy?

-Todas estas cosas me causaron muchas cosas en mi vida de ahora, actual. Sufro de trastornos alimenticios. Tengo problemas para salir a la calle, para relacionarme con las personas, le tengo miedo a la gente, entré dos veces a terapia intensiva para quitarme la vida. La última vez que lo intenté fue cuando Pablo intentó comunicarse conmigo nuevamente. Para hostigarme, no entiendo por qué. Una semana después me quise quitar la vida. Tengo los brazos destrozados. Me cuesta hablar de esto un poco. Creo que mostrar las consecuencias que me dejó esto habla más que mi propia voz. Hace años que trato de guardar mi privacidad, mi intimidad gracias a Javier Moral. Es un asco mi vida hoy. Una de las cosas que me molestan un montón es que mi vida cambió, tengo cosas hermosas pero no puedo apreciar nada porque siguen en mi cabeza las caras de todos ellos. En el momento en que quedaron libres, yo estoy preso.

-¿Por qué decidiste contar tu historia hoy? ¿Por qué decidiste hacerla visible?

-Siento que si no hablo, me voy a terminar matando. Como te dije recién, estuve dos veces en terapia intensiva. Están todos mis registros médicos. Me intenté quitar la vida. Te lo digo simplemente. Es tan horrible que lo tenga naturalizado… Pasó tanto tiempo que me ahogo, no puedo. Mi vida quedó en pausa en el momento en que los conocí a ellos. A partir de ahí, ya cuando vuelvo a mi casa, al ciber, a todas esas cosas me contacta Marcelo. Me dice que quiere pasarme a buscar por la puerta del ciber con un amigo. Ese amigo era Augusto. Me llevaron al departamento de la hermana de Augusto, que es psicóloga, donde pasaron todas las cosas, todos los abusos. Está demás decir esto, pero yo era virgen, casto.

-Tenías 11 años.

-Exacto. ¿Por que aclaro esto? Porque insistían en querer penetrarme. Como dijiste recién, once años. Anatómicamente no estaba preparado para estas cosas.

-En ningún sentido estabas preparado para estas cosas.

-Quiero recalcar esto porque fue la parte más cruel. Además del gusto por la edad que tenía, estaba el gusto de que era virgen.

-Rocca Clement fue obligado a dar su ADN. No debe reportarse ante nadie. Lo mismo Corsi, o los otros hombres que acusaste y que fueron sobreseídos.

-Creo que esto es terrible, es muy difícil una denuncia de abuso sexual infantil, o cualquier denuncia de abuso sexual. La Justicia debería replantearse eso. No puede ser que hayan tenido que obligarlo. A Augusto Correa y Pablo López Vidal, mucho menos. Tiene que haber un registro como en Estados Unidos, se tienen que reportar. No puede ser que las personas que sufrieron abuso sexual sean las condenadas. No pueden caminar por la calle como si nada. Yo lo tengo naturalizado, pero estas cosas me  empujan a la depresión. Siento que fue en vano a veces, hablé sin el apoyo de mi familia. La Justicia, perdón que diga esto, es una porquería.

Lucas en su casa, en su entrevista con Infobae. (Gastón Taylor)Lucas en su casa, en su entrevista con Infobae. (Gastón Taylor)

Hay escaleras hacia la nada en los brazos de Lucas. Son las marcas de las lesiones que se hizo a lo largo de los años, heridas que se inflingió a sí mismo, con los acusados sueltos que no salían de su cabeza. No las esconde, las relata. Se pone a sí mismo en la línea. Durante ocho años, su abogado Javier Moral hizo un trabajo crucial para mantener su identidad en reserva, para preservarlo. Los periodistas que trabajamos el caso jamás supimos su nombre.

Ahora, la historia cambia.

-¿Qué pensás para tu futuro? ¿Cómo sigue tu vida después de esto?

-Dependo de una pastilla para poder comer, dormir, sonreír, poder tener ganas de vivir, de salir. Mi vida, si hay una de las cosas que me ayudó es hacer deporte, ser atleta. El deporte me ayudó muchísimo. Siento que si esto no se visible, si sus caras no se dan a conocer, si no hay un registro de violadores, el tiempo está congelado. Esta entrevista que vos me estás dando, a mi me da la posibilidad de un respiro.

La entrevista fue realizada el jueves 19, ayer, declarado internacionalmente el Día de la Prevención del Abuso Sexual en Infancias, sin que lo supiéramos. Lucas llama por WhatsApp tras el el reportaje. Dice que recuperó el apetito, que comió, que pudo salir a ver a sus amigos y que se siente mejor. Que de a poco, asegura, recupera la sensación.

Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Policiales

Encontraron a Morena Gastañaga, la adolescente de 13 años que había desaparecido en La Plata

Publicado

on

Por

La Policía Bonaerense la halló en Rafael Castillo, sana y salva

Morena Gastañaga, la adolescente de 13 años que había desaparecido hacía dos días en la ciudad de La Plata, fue encontrada sana y salva este jueves. La Policía Bonaerense la halló en la localidad de Rafael Castillo, en La Matanza.

Según informaron fuentes policiales a Infobae, la chica estaba acompañada por Brian C., un joven de 19 años. Tras ser localizada, fue trasladada a la dependencia en San Justo de la DDI de La Matanza, que trabajó en colaboración con la DDI de La Plata. Su familia fue notificada y se dirigió de inmediato a ese lugar.

Morena fue trasladada a la DDI de La Matanza, en la localidad de San JustoMorena fue trasladada a la DDI de La Matanza, en la localidad de San Justo

Los voceros agregaron que los investigadores llegaron a dar con el paradero de la menor por medio del rastreo de los movimientos de una tarjeta SUBE, que a su vez coincidían con los desplazamientos del joven que estaba junto a ella. De acuerdo a las fuentes, Brian C. había sido identificado por una amiga de Morena que sabía que ambos se conocían previamente.

Por el caso se inició una investigación con intervención de la fiscal Virginia Bravo, a cargo de la Unidad Fiscal Nº 7 de La Plata. El joven de 19 años quedó detenido y mañana será indagado, sospechado por el delito de sustracción de menores. Por su parte, la chica será sometida a una revisación médica.

Brian C. quedó detenido y mañana será indagado por la fiscal del casoBrian C. quedó detenido y mañana será indagado por la fiscal del caso

La adolescente había desaparecido durante la tarde el martes pasado. Desde entonces no volvió a su domicilio, ubicado en las calles 136 y 511 de la localidad de Hernández, y su familia no sabía más de ella.

Su madre, Mariana Portal, contó que se había comunicado con ella a través de WhatsApp a las 13:15 del martes. Morena se conectó a dicha aplicación por última vez a las 15:15 de ese mismo día. Cuando la mujer volvió a su casa cerca de las 16, su hija ya no estaba.

Una de las pistas que siguieron los investigadores fue el recorrido que la joven hizo con su tarjeta SUBE, que indica que se activó a las 15:15 en la estación de Gonnet del tren Roca, a las 16:44 en Plaza Constitución y a las 23:17 en la línea de colectivos 174, más precisamente en el interno 614.

En medio de la búsqueda, dos remiseros de La Plata se habían contactado con la familia de la menor y aseguraron haberla visto. “Hay dos choferes que se comunicaron con nosotros y la Policía al ver la foto, y nos dijeron que andaba junto a otra chica, aparentemente de su misma edad”, contó Melina, tía de Morena.

Los dos mencionaron recorridos en distintos horarios. “Uno de los hombres que dijo verla trabaja en una remisería de la zona cerca de 137 y 523. Él sostiene que las llevó y se bajaron en la esquina de 28 y 485”, explicó la mujer. “En el caso del otro remisero, dice estar seguro de que llevó a Morena, y otra joven, hasta la zona de 35 y 137”, detalló la tía de la adolescente.

La chica se encontraba junto a un joven que será investigado por el delito de sustracción de menorLa chica se encontraba junto a un joven que será investigado por el delito de sustracción de menor

También surge de la denuncia que Morena se habría llevado unos 1.500 pesos, producto de sus ahorros, al salir de su casa, pero dejó el cargador del celular y sus auriculares. Según manifestaron familiares y vecinos, la desaparición de Morena causó sorpresa, ya que dicen que mantiene una buena relación con su madre.

En la búsqueda trabajaron en conjunto la DDI La Plata, la DDI Matanza y efectivos del Comando Patrullas de Rafael Castillo y La Plata, además de la Policía Departamental de Seguridad platense. También colaboró la Policía de la Ciudad por medio del relevamiento de cámaras de seguridad.

Seguir leyendo

Policiales

Quién es el empresario gastronómico acusado de violar a una empleada en un balneario de Pinamar

Publicado

on

Por

Claudio Tinari tiene 44 años y también fue denunciado por otra chica, a quien le ofreció plata para tener sexo con otras personas. Lo acusan, además, de tener “secuestrados” a los empleados.

Una empleada de su restaurante lo denunció por abuso sexual y fue la llave para descifrar el perfil violento de un personaje que para el afuera daba una imagen de amiguero y extrovertido, especialmente en el ambiente del rugby (deporte que practica y donde es muy conocido), pero puertas adentro era un “monstruo”.

Ese primer testimonio derrumbó todo lo que supuestamente era Claudio Alberto Tinari (44), un empresario de Morón que para esta temporada de verano había obtenido la concesión del parador del balneario Botavara Club de Mar, en avenida costanera y calle Poseidón, Pinamar.

La mujer, de unos 30 años, se presentó en la Comisaría de la Mujer de esa ciudad el 6 de enero. Allí dio todos los detalles de lo que había sufrido el 22 de diciembre, apenas unos días después de haber llegado a la costa para sumarse al resto de los empleados que Tinari había contratado para la temporada. Unas diez personas, aproximadamente.

La detención Tinari en la misma casa que alquila para sus empleados.

La detención Tinari en la misma casa que alquila para sus empleados.

Primero fueron alojados en un hotel y luego todos pasaron a una casa que Tinari había alquilado durante enero y febrero. El ataque a la mujer se dio, según su relato, en una de las habitaciones del Hotel Trinidad, en Del Cangrejo al 1300. Tras la denuncia, un chequeo médico constató “lesiones compatibles con un abuso sexual con acceso carnal”.

Inmediatamente el fiscal Juan Pablo Calderón, a cargo de la UFI 4 de Pinamar, solicitó tres allanamientos y pidió la detención del acusado, que se concretó este lunes. Los agentes fueron al balneario, a la casa que Tinari había alquilado para sus empleados (en Enrique Shaw al 3000, donde lo detuvieron) y a la que se había alquilado para él y su pareja. Participaron de los operativos personal de la Comisaria de la Mujer de Pinamar y del Servicio Externo de Ostende y Pinamar.

Este martes, Tinari se negó declarar ante el fiscal Calderón en la causa por “abuso sexual con acceso carnal”, pero el escenario que afronta es más complejo. Luego de la denuncia de la mujer abusada, otros empleados del empresario se animaron y contaron la secuencia de maltratos a los que eran sometidos.

“Los audios y los mensajes de texto que aportaron a la causa son aberrantes, tremendos. Insultos y amenazas de todo tipo”, le confiaron a Clarín fuentes con acceso a la causa que se abrió en otro carril diferente a la del ataque sexual.

Los jóvenes contratados relataron una situación de “secuestro” y “encierro” por parte de Tinari, que los tenía retenidos en esa casa y los amenazaba todo el tiempo. “Si los dejo salir se van de joda, salen de noche, y acá vinieron a laburar”, decía uno de los mensajes de voz aportados por uno de los mozos, además de insultos de todo tipo en cada contacto que hacían con el empresario.

Esa acusación se suma a otra, gravísima. Otra de sus empleadas contó que Tinari le ofreció dinero a cambio de tener sexo con clientes del balneario. “Les sugería que podían irse con conocidos de él a pasar el día a Cariló, para estar con ellos”, detalló un vocero de la causa.

Tinari también es conocido en el ambiente del rugby.

Tinari también es conocido en el ambiente del rugby.

Por esa suma de acusaciones, Tinari también enfrenta ahora una investigación impulsada por el fiscal de Madariaga Walter Mercuri, quien caratuló al expediente como “tentativa de explotación del ejercicio económico de la prostitución y trata laboral”. Una causa que de avanzar pasaría al fuero federal, por el tipo de delito. Tras dos allanamientos ordenados por Mercuri se incautó dos computadoras personales, un celular y varias hojas de un cuadernillo con registros y constancias de puño y letra de la situación laboral de empleados, además de documentación de interés para la causa.

Testigos declararon que el imputado también tenía una relación violenta con su pareja, a quien amenazó varias veces de echarla del balneario, y era habitual verlo drogado o alcoholizado.

No termina allí el prontuario de Tinari. Cuando los investigadores fueron a buscar sus antecedentes encontraron que tiene una pena de 8 años de prisión en suspenso por el delito de “exhibiciones obscenas agravadas y daño” en la justicia de Morón: Tinari fue descubierto mostrando sus genitales en la puerta de un jardín de infantes.

Seguir leyendo

Policiales

Hallaron enterrado el cuerpo de un bebé e investigan si sus padres lo mataron

Publicado

on

Por

La Justicia comenzó la investigación después de que se viralizaran en las redes sociales mensajes que alertaban sobre la desaparición del menor. Los progenitores están detenidos

En las redes sociales comenzaron a viralizarse en las últimas horas mensajes sobre la supuesta desaparición de un bebé de 4 meses en la ciudad de Oberá, Misiones. Acompañado de una foto del menor en cuestión, uno de los mensajes publicados en un grupo de compra y venta de Facebook, pedía que quienes sepan alguna información la compartan en la comisaría Quinta del barrio Cien Hectáreas: “Se busca desesperadamente a este bebé. La madre está detenida. No se sabe si lo dio o lo vendió”, decía.

El pedido causó preocupación entre los vecinos. Desde la policía provincial confirmaron que la madre de la criatura, identificada como Micaela S., de 25 años, estaba efectivamente bajo arresto. La habían detenido el viernes pasado, acusada de un robo en cometido en General Alvear. Y la llevaron luego a una celda de la Seccional Segunda de Oberá.

A la vez, las autoridades policiales indicaron que no había denuncia alguna respecto de la desaparición del bebé. La Justicia entonces intervino de oficio y los investigadores de la Unidad Regional de dicha jurisdicción fueron tras el paradero del bebé y su padre.

La búsqueda terminó este martes por la tarde de la peor manera. La Policía halló el cuerpo en descomposición del menor a pocos metros del arroyo Barrero, en la localidad de San Martín. Estaba enterrado en una zona de pastizales. Según informaron fuentes de la investigación al sitio El Territoriolos efectivos llegaron hasta allí por indicaciones de Micaela S., quien habría confesado que a su hijo recién nacido lo mataron.

De acuerdo a las primeras informaciones, la mujer habría señalado a su pareja como autor del macabro hecho. El hombre fue identificado como Héctor S., de 32 años. Ya fue detenido.

El caso está caratulado como “homicidio calificado”. En las próximas horas, los padres serán indagados. Por otra parte se llevará a cabo la autopsia de rigor que confirmará la data y la causa de la muerte. El cadáver del bebé ya fue trasladado a la morgue judicial de Posadas por orden del Juzgado de Instrucción Nº 1 de Oberá.

La madre del menor habría señalado a su pareja como autor del crimenLa madre del menor habría señalado a su pareja como autor del crimen

Por otro lado, la Justicia de Misiones también investiga la muerte de una mujer de 39 años que fue encontrada hoy sin vida y con signos de violencia en su cuerpo, en el interior de su departamento del centro de Posadas.

La víctima fue identificada como Carla Yanina Gomelsky. Fue el padre de ella quien la halló sin vida cuando cerca de las 16 ingresó a la vivienda ubicada en las inmediaciones de las calles Tucumán y Junín de la capital de Misiones.

Ante esta situación, intervino personal de la Comisaría Primera, Policía Científica, Homicidios y Cibercrimen quienes comenzaron con las diligencias de rigor en el lugar del hallazgo.

La investigación está a cargo del juez de Instrucción 6 Ricardo Balor y del fiscal René Casals. El magistrado dispuso el traslado del cuerpo a la morgue judicial para que se realice el examen forense correspondiente.

Según las primeras averiguaciones, Gomelsky alquilaba un departamento en el segundo piso del edificio y había sido vista por última vez por los vecinos el pasado miércoles 6 de enero.

Seguir leyendo

Las más leidas