Connect with us

Rusia 2018

Espectacular empate entre Portugal y España con una actuación descomunal de Cristiano Ronaldo

Publicado

on

Un partido de semejante calibre no podía terminar de otra manera. España y Portugal salieron a darlo todo y hacer honores en el partido que, a priori, era el más atractivo de la fase de grupos. El campeón de Europa y uno de los candidatos al título llevaron la intensidad a tope, jugaron un partido digno de etapas finales y en su estreno en la fase de grupos del Mundial de Rusia 2018 empataron 3-3.

Portugal no perdió el tiempo. El conjunto luso impuso condiciones desde el inicio y golpeó rápido a una España que llegó a este gran duelo en plena turbulencia por el despido de su entrenador de los últimos dos años, Julen Lopetegui. Y no sólo se adueñó del balón y empujó a su rival contra su portería, sino que rápidamente se puso en ventaja. Cristiano Ronaldo fue derribado por Nacho en la puerta del área en el minuto 4 y el árbitro italiano Gianluca Rocchi sancionó penal. El propio capitán portugués lo transformó en gol con un remate certero.

Sin embargo, poco a poco, España salió de su confusión y comenzó a ser más lúcido. Pese a que las indicaciones las daba Fernando Hierro, volvió a jugar al estilo que construyó durante los últimos dos años con Lopetegui y ganó terreno. En el minuto 22, Diego Costa peleó un balón aéreo con Pepe, lo ganó y al ingresar al área encontró el hueco perfecto para rematar y establecer el 1-1. Un gol que le daba un respiro a La Roja porque estaba sufriendo de contraataque.

Cuando parecía que España encarrilaba el partido y se disponía a sacar pecho ante su rival más poderoso en el Grupo B, una acción sobre el final del primer tiempo le quemó los papeles. Cristiano Ronaldo volvió a ser determinante. Apareció en el momento justo para sacar un remate lejano que, con ayuda de David De Gea, se metió en la portería española. El portero del Manchester United tuvo un error garrafal que favoreció al elenco luso. Los portugueses se marcharon al descanso en ventaja sin haber hecho mucho para lograrlo. Golpearon al inicio, soportaron la embestida española y remataron al final. Siempre gracias a CR7.

La Roja salió al complemento a combatir con la pelota. Sus posesiones eran largas pero con sentido. España podía tocar con comodidad hasta que superaba la línea del centro del campo, ya que ahí chocaba con el muro del equipo de Fernando Santos. Ser protagonista le daría sus frutos, el equipo de Hierro lograría la remontada.

El gol del empate llegó con un tiro libre en el minuto 56, con un centro de David Silva al segundo palo y con Diego Costa empujando la pelota en la línea. El goleador del Atleti anotaba su segundo gol en el partido.

Tres minutos más tarde, España pasó al frente con un espectacular gol de Nacho, el mismo que había derribado a Cristiano al iniciar el partido. Fue una gran jugada colectiva que terminó con un balón suelto en la zona frontal del área y por allí apareció el defensor del Real Madrid para ejecutar una volea sensacional que hizo que el balón pegue en el palo antes de entrar. Un gol impresionante para el 3-2.

Los entrenadores empezaron a mover piezas. Fernando Santos cambió a los hombres de las bandas (Joao Mario y Ricardo Quaresma ingresaron por Bernardo Silva y Bruno Fernandes), mientras que Fernando Hierro reemplazó a Iniesta por Thiago Alcántara. El recital de toques español continuaba y parecía que España tenía el partido en sus manos con pocos minutos por jugarse.

Pero todavía faltaba la última aparición de CR7, el hombre del partido. Gerard Piqué le cometió una falta a Cristiano en la puerta del área y el astro del Real Madrid acomodó la pelota con confianza plena. Retrocedió unos pasos, tomó aire y ejecutó de forma perfecta. Su tiro se estampó en la red dejando parado a David De Gea. Lo festejó con euforia e hizo su clásico gesto de señalarse el pecho y el suelo. “Yo estoy aquí”, gritaba el héroe de Portugal, que rescató un empate en la agonía el encuentro.

Los dos últimos campeones de Europa (Portugal se coronó en 2016 y España en 2012 y 2008) no han decepcionado en absoluto en su partido jugado en el estadio Fisht de Sochi. Ambos equipos han quedados escoltas del Grupo B, ya que Irán venció de forma agónica a Marruecos y es el único líder de la zona con seis puntos.

Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rusia 2018

“Decime adelante de todos si alguna vez te nombré a alguien”, el supuesto reproche de Messi a Sampaoli

Publicado

on

Por

Me preguntaste diez veces a qué jugadores querías que pusiera y a cuáles no, y nunca te di un nombre“, le habría dicho el capitán al ex entrenador. Fue en el momento más tenso de Rusia 2018.

Tras la dura derrota ante Croacia, la Selección argentina que disputó el Mundial de Rusia 2018 pasó las peores horas de su historia reciente. Hubieron audios de WhatsApp viralizados, rumores de renuncias y hasta el miedo de tener los teléfonos pinchados.

El periodista Ariel Senosiain escribió un libro donde revela lo que se habría hablado entre Jorge Sampaoli y los jugadores de la Selección Argentina. Una reunión habría sido impulsada por los jugadores y el diálogo fue más que fuerte.

EL TEXTO DEL LIBRO EL MUNDIAL ES HISTORIAS”

“Los futbolistas citaron a una reunión al técnico y dos de sus ayudantes. Los hijos querían retar al padre. Allí fueron Jorge Sampaoli, Sebastián Beccacece y Lionel Scaloni.

En no más de quince minutos, escucharían una larga lista de reclamos: las pruebas, la inseguridad, las formaciones, los cambios, las acusaciones, sus peleas, sus nervios.

“Si estás nervioso, el jugador lo percibe. Si el jugador no te cree es imposible que después puedas lograr algo tan importante como una organización colectiva”. Sampaoli lo había dejado escrito.

El discurso del plantel, encabezado naturalmente por Mascherano y Messi, apuntó justamente a la pérdida de credibilidad: “No nos llega lo que decís. Ya no confiamos en vos. Queremos tener opinión”. Lo primero que surgió en Sampaoli fue la sorpresa: “¿Opinión en qué?”

-En todo.

-¿Y ustedes van a armar el equipo, dirigir los entrenamientos, todo?

Messi apuntó especialmente: “Me preguntaste diez veces a qué jugadores querías que pusiera y a cuáles no, y nunca te di un nombre. Decime adelante de todos si alguna vez te nombré a alguien”.

En la sala, además de los veintitrés jugadores y los tres integrantes del cuerpo técnico, estaba presente Claudio Tapia. El presidente de la AFA sabía de antemano lo que le dirían al entrenador, a quien sólo le dijo “tenés que ceder”.El inicio de la reunión tuvo una contundencia claramente mayor a la del final. La conclusión fue el consenso. Que el técnico se enfocara y no alterara. Y que los escuchara, prácticamente lo que había querido hacer en otros momentos.

Sebastián Beccacece pensó en renunciar. Sólo lo frenó el pedido de Tapia a su representante Cristian Bragarnik: “Decile que por favor no se vaya, es al que los jugadores escuchan”. Beccacece, incluso, le advirtió a Sampaoli que un entrenador no podía bancarse todo.

Seguir leyendo

Mundo

Debate nacional en Rusia: en qué se convertirán los 12 estadios del Mundial

Publicado

on

Por

¿Un estadio mundialista convertido en un mercado de pulgas? Vladimir Putin lo dijo claramente: “No categórico”. Y para los gobernadores de las regiones anfitrionas del torneo, el problema comienza. Una semana antes del arranque de la Copa del Mundo 2018, el presidente ruso pidió a las autoridades locales que usaran “con inteligencia” los nuevos estadios construidos a un gran costo para el evento.

“Quiero advertir a mis colegas de inmediato: no debemos permitir que estos lugares se conviertan en mercados al aire libre, como vimos en el estadio deportivo de Moscú a mediados de la década de 1990″, dijo en su sesión anual televisada de preguntas y respuestas.

Al otro lado de la pantalla, los gobernadores de las once ciudades del Mundial 2018 se tensaron, incluido el de Saransk, Vladimir Volkov, quien propuso convertir el estadio de su ciudad en un mercado. Para los fanáticos que compraron su boleto para la final entre Francia y Croacia en el estadio Moscovita en Luzhniki, es difícil imaginar que el local deportivo de 80.000 asientos se convierta en un mercado de pulgas.

Construido en 1956, este estadio, el más famoso del país, fue renovado en 2017 con un costo estimado de 24 mil millones de rublos (USD 388 millones a la tasa actual). Fue sede de siete partidos de la Copa del Mundo 2018, incluyendo la apertura y la final del domingo. Pero el coloso tuvo días más oscuros, especialmente en la década de 1990, cuando el país se sumió en una profunda crisis económica. Para el estadio al borde de la bancarrota, la única solución para rescatar las cajas era alquilar parcelas a los vendedores ambulantes, que montaban sus puestos en la cancha.

Hasta 2011, cuando las autoridades clausuraron el mercado, el estadio Luzhniki fue, para muchos rusos, un amargo símbolo de la depresión económica del país tras la caída de la URSS.

Gianni Infantino y Vladimir Putin en el Fisht Stadium antes del inicio del Mundial de Rusia (Reuters)

Gianni Infantino y Vladimir Putin en el Fisht Stadium antes del inicio del Mundial de Rusia (Reuters)

Si el moscovita Luzhniki puede tener la esperanza de no volver a vivir ese momento, otros once estadios se encuentran lejos de los centros neurálgicos del país; como el Mordovia Saransk Arena, ubicado en una zona conocida por sus centros penitenciarios.

Solo seis de los estadios construidos tienen equipos de fútbol jugando en la Premier League rusa. Esta categoría atrae solo a 13.000 espectadores por juego; los estadios más pequeños construidos para la Copa del Mundo tienen una capacidad de 44.000 asientos. Los otros tienen equipos que juegan en divisiones inferiores, donde el número promedio de espectadores por juego es de 2.029.

En un intento de suscitar más interés por parte de los seguidores, el FC Mordovia Saransk pasó de la tercera a la segunda división. Y al estadio de Sochi (sur), que no tenía ningún equipo asignado, se le asignó uno en junio.

El Zenit Arena es uno de los estadios más grandes y será utilizado por el club más importante de la ciudad

El Zenit Arena es uno de los estadios más grandes y será utilizado por el club más importante de la ciudad

Costos y cifras

Los costos de mantenimiento de los estadios se estiman en 86 millones de euros por año (USD 100 millones), según dijeron las autoridades regionales al diario ruso KommersantEl Gobierno ruso contribuirá con al menos 172 millones de euros (USD 200 millones), pero esta suma debe compartirse y se pagará en cuotas durante cinco años.

“Cuando diseñamos el estadio, planeamos incluir muchas opciones para hacerlo económicamente viable“, dijo el ministro de Deportes de Samara, Dmitry Chliakhtin. “Pero ahora no entendemos realmente cómo se puede lograr esto”.

Para enfrentar estos desafíos, los estadios están considerando soluciones integrales: el de Nizhny Novgorod pasaría a formar parte de una clínica médica.

El gobernador de Kaliningrado quiere crear un área de libre comercio alrededor del estadio, mientras que en Ekaterimburgo, las gradas temporales serán desmanteladas, reduciendo la capacidad del estadio a 12.000 asientos, para que sea más barato mantenerlo.

Rusia espera que estas iniciativas eviten seguir el ejemplo de estadios abandonados en Brasil después de la Copa Mundial 2014.

Un repaso por todos los estadios y sus posibles destinos

Luzhniki Stadium

78.000 asistentes (AFP)

78.000 asistentes (AFP)

Será utilizado para conciertos y otros eventos, además de que será el escenario del seleccionado que suele jugar como local alrededor de cinco veces al año.

Otkrytie Arena

45.000 espectadores (AFP)

45.000 espectadores (AFP)

Seguirá siendo la casa del Spartak de Moscú , uno de los equipos más importantes del país y que milita en la Premier League rusa.

Kazán Arena

45.000 asistentes

45.000 asistentes

Está diseñado para albergar diferentes eventos. Además, será el estadio en el que se presente como local el Rubin Kazán.

Fisht Stadium

43.000 espectadores

43.000 espectadores

Pasará a ser el escenario del Sochi, de la segunda división, que era antes el Dynamo de San Petersburgo.

Saint Petersburg Stadium

67.000 espectadores (Reuters)

67.000 espectadores (Reuters)

Fue el más caro de todos los estadios, con costos de construcción que ascendieron a más de mil millones de dólares. Aquí jugará el Zenit de San Petersburgo.

Ekaterinburg Arena

35.000 mil espectadores (AFP)

35.000 mil espectadores (AFP)

La capacidad se reducirá hasta 25.000 y seguirá siendo el estadio del Ural, de la Premier League rusa.

Kaliningrad Stadium

45.000 espectadores (AFP)

45.000 espectadores (AFP)

La administración de la ciudad planea construir escuelas de fútbol y oficinas de organizaciones deportivas alrededor del estadio, ya que no existe un equipo en la primera división en la ciudad.

Nizhny Novgorod Stadium

45.000 espectadores (AFP)

45.000 espectadores (AFP)

El equipo local está en la segunda división, pero en la ciudad buscan inversores extranjeros para reutilizar el estadio para otros eventos.

Rostov Arena

45.000 espectadores (Reuters)

45.000 espectadores (Reuters)

El Rostov, el club local, jugó la Liga de Campeones hace dos años ante equipos como el Bayern Munich, pero tendrá dificultad para llenar un estadio con capacidad para 45.000 personas.

Samara Arena

45.000 espectadores (Reuters)

45.000 espectadores (Reuters)

La ciudad aún no decidió en qué reconvertir el estadio, y el tema está en discusión. Lo que es claro es que la localía del pequeño Krylya Sovetov no será suficiente para su financiación.

Mordovia Arena

45.100 espectadores (Reuters)

45.100 espectadores (Reuters)

El inicialmente llamado Estadio Yubileyniy, de la ciudad de Saransk, podría convertirse en un centro comercial, ya que en la ciudad no hay un club en primera división.

Volgograd Arena

45.500 espectadores (Reuters)

45.500 espectadores (Reuters)

La ciudad no tiene un equipo en primera división y debate en qué reconvertir la megaobra que costó 260 millones de dólares.

Seguir leyendo

Rusia 2018

Balance del arbitraje en el Mundial de Rusia: las estadísticas más curiosas

Publicado

on

Por

El desafío arbitral en el Mundial de Rusia 2018 pasó un filtro de 64 partidos. La estadística nos indicará que solamente vimos 4 tarjetas rojas y 219 amarilla, lo que equivale a un promedio de casi 3,5 por encuentro. Bélgica y Panamá fue el encuentro en e que más tarjetas se mostraron y los árbitros corrieron un promedio de 12 km.

Además, fue el Mundial donde más goles se produjeron con balones parados, el que más penales se sancionaron y no se registraron conductas violentas. Encuentros en que el silbato del árbitro no se escuchó hasta el minuto 20, la estrategia y los jugadores acompañaron en el juego limpio.

Andres Cunha (REUTERS)

Andres Cunha (REUTERS)

Un Mundial donde los jueces sudamericanos dirigieron 5 de los 8 cotejos más trascendentes del torneo. Néstor Pitana estuvo a cargo de la apertura, de los cuartos de final y de la final; Andrés Cunha, de la semifinal, y Sandro Ricci, en cuartos de final.

Son estadísticas que por sí solas tienen un valor, pero la realidad pesó más por haber estado en presencia de un Mundial en el que los árbitros cumplieron con lo que se trabajó durante los últimos tres años, junto a una Comisión de Árbitro presidida por Pierluigi Colina y un director del departamento a cargo de Massimo Busacca.

Miguel Scime junto a Massimo Busacca

Miguel Scime junto a Massimo Busacca

Premisas, la protección de los futbolistas sobre el juego brusco grave,
sacrificio físico, posicionamiento dinámico y estático, coherencia,
uniformidad en los procedimientos, lectura del juego, la comprensión de
diversas mentalidades de los jugadores y sus improntas, hacer prevalecer
el sentido común a la hora de interpretar las reglas del juego y aprender a
trabajar en equipo con el VAR.

Un Mundial que nos dejó el más bajo promedio en tarjetas disciplinaria de las últimas ediciones y ninguna conducta violenta. Por supuesto, hubo disposiciones fundamentales para que se lograra un éxito desde el punto de vista arbitral en el Mundial: la preparación previa fue la más adecuada.

La primera decisión en llevar a los árbitros con mayores experiencias,
colegiados que van por segunda y tercera vez, no como venía ocurriendo con gente joven y que afrontaba su primer Mundial.

Segundo, las designaciones por condiciones técnicas y no geopolíticas. Por eso, vimos un argentino dirigiendo a un país limítrofe como Uruguay.

Tercero, designar en la final a un árbitro consustanciado solamente en el
agrado de la Comisión arbitral.

(Reuters)

(Reuters)

¿Pero la fórmula del éxito fue eso solo?

No, seguramente se pudo llevar a cabo porque se encontró un gran aliado,
el VAR y sus 33 cámaras, de las cuales ocho permitieron grabación
superlenta; cuatro, ultra lentas y dos a determinar el fuera de juego. Todas estuvieron a disposición exclusiva del equipo del VAR, que contó con dos
cámaras adicionales detrás de cada arco para la final.

Las de cámara lenta fueron para comprobar el punto de contacto en una
infracción física o el lugar y quién lo inició. Las de velocidad normal, para
juicios subjetivos, intensidad de la falta y el contacto del balón con la mano.

Con esta unión de humano-tecnología que se instauró por primera vez, se logró que los árbitros tengan mejor oportunidad, ser asertivos a la
hora de definir y darles una nueva procedencia de emendar un error.
Jugadores que sabían que no era solo un árbitro y sus dos asistentes los que
los controlaban sino 33 ojos más. Directores técnicos que conocían que cada jugada con balón detenido y las marcaciones hombre a hombre podían terminar en faltas por la asistencia del VAR.

Todo eso hizo un combo para que califiquemos a este Mundial, desde el punto de vista arbitral, como el mejor, el que logró que los árbitros no hayan estado en el ojo de la tormenta e hicieran justicia deportiva.

(REUTERS)

(REUTERS)

Podremos seguir discutiendo si hay que aplicar o no la tecnología, pero lo que debemos reconocer que para los árbitros es una herramienta fundamental que lo ayuda a controlar lo que el cuerpo y sus sentidos no le permiten.

Se deberá seguir trabajando y aunque se ganó en experiencia, seguramente existirán cambios en algún protocolo. Sin embargo, el primer paso se dio y bienvenido dirán los árbitros cuando le preguntan acerca del VAR.

Si al Mundial de Brasil 2014 se valoró la implementación del aerosol, en Rusia 2018 fue el VAR el que cumplió por lejos las expectativas.

Se terminó la Copa del Mundo Rusia 2018 y a la hora de realizar un examen arbitral se podrá decir con seguridad que fue uno de los mejores. La Comisión de Árbitros de la FIFA seguro que sacará sus conclusiones y aportará mejoras, pero ya no hay dudas de que el VAR vino para quedarse y deberemos aprender que su aporte nos ofrecerá “Una nueva oportunidad al equipo arbitral”.

Seguir leyendo

Las más leidas