2.4 C
Villa Elisa

Ultimas Noticias

El misterio de las monedas medievales francesas desenterradas en Polonia

¿Será el botín perdido del asedio vikingo sobre el París de hace 1110 años?

BISKUPIEC, Polonia – Durante más de 10 años de recorrer campos y bosques con un detector de metales, un buscador de tesoros polaco ha encontrado los restos de un tanque Sherman de fabricación estadounidense, la vaina de una espada francesa utilizada por un soldado del ejército de Napoleón, un casco prusiano y muchas otras reliquias del sangriento pasado de Europa.

En noviembre, sin embargo, hizo un descubrimiento que ha sorprendido incluso a los estudiosos empapados en el flujo y reflujo de la guerra europea y los dejó luchando con una pregunta tentadora:

Przemyslaw Witkowski, un buscador de tesoros, examina una roca en Biskupiec, Polonia. Foto Maciek Nabrdalik/The New York Times.

Przemyslaw Witkowski, un buscador de tesoros, examina una roca en Biskupiec, Polonia. Foto Maciek Nabrdalik/The New York Times.

¿Cómo llegó un campo de maíz del noreste de Polonia a albergar monedas de plata acuñadas hace más de 1.100 años y a casi 1.600 kilómetros de distancia por los gobernantes medievales de la actual Francia?

Una teoría, promovida por un arqueólogo polaco que lidera la búsqueda de una explicación, es que las monedas de plata datan de uno de los primeros y más traumáticos episodios de asedio armado de Europa:

cuando un ejército vikingo invasor sitió París en el año 845 d. C. y tuvo que ser pagado con más de dos toneladas de plata para evitar que destruyera la ciudad.

Przemyslaw Witkowski, un buscador de tesoros, utiliza un detector de metales en Biskupiec, Polonia. Foto Maciek Nabrdalik/The New York Times.

Przemyslaw Witkowski, un buscador de tesoros, utiliza un detector de metales en Biskupiec, Polonia. Foto Maciek Nabrdalik/The New York Times.

Los vikingos -guerreros escandinavos muy temidos por sus hábitos revoltosos y su destreza militar- sistematizaron más tarde lo que se convirtió en un elaborado tinglado de protección en el siglo XI al imponer en Inglaterra los impuestos conocidos como Danegeld, pagos de tributos a cambio de seguridad.

Sin embargo, siempre ha sido un misterio qué ocurrió con el enorme rescate que recibieron por salvar a París en el año 845.

Los vikingos tenían un importante puesto comercial llamado Truso a sólo 50 kilómetros de Biskupiec, el pueblo polaco donde se encontraron las monedas.

Lukasz Szczepanski, jefe de arqueología de un museo de historia regional que calificó el descubrimiento de las monedas medievales francesas como "un hallazgo extremadamente raro y sorprendente". Foto Maciek Nabrdalik/The New York Times.

Lukasz Szczepanski, jefe de arqueología de un museo de historia regional que calificó el descubrimiento de las monedas medievales francesas como “un hallazgo extremadamente raro y sorprendente”. Foto Maciek Nabrdalik/The New York Times.

Esto ha llevado a algunos expertos a especular con la posibilidad de que la plata extorsionada en París llegara hasta allí y luego se extendiera a las zonas cercanas como parte de un floreciente comercio en la región del Báltico, cuya principal mercancía eran los esclavos.

“Se trata de un hallazgo extremadamente raro y sorprendente”, afirma Lukasz Szczepanski, jefe de arqueología de un museo de historia regional de la ciudad polaca de Ostroda.

“Antes sólo sabíamos lo que ocurría en París por fuentes escritas, pero ahora, de repente, lo tenemos de forma física”.

Otros son escépticos.

Simon Coupland, un experto británico, señaló que las monedas encontradas en Biskupiec parecían datar de varios años antes del asedio de 845.

Pero, añadió, podrían ser parte del botín extraído por los vikingos durante ataques anteriores a la parte occidental del imperio establecido por Carlomagno, o simplemente el producto del comercio regular y las incursiones de los vikingos.

Szczepanski reconoció que su teoría de que las monedas formaban parte del rescate que los vikingos exigieron para salvar a París no era más que una “hipótesis de trabajo”.

Una imagen más clara, dijo, surgirá después de un análisis químico de las monedas y una excavación completa del lugar donde fueron descubiertas por el cazador de tesoros local, Przemyslaw Witkowski, y un compañero carroñero, Maciej Malewicz.

Pero, pase lo que pase, dijo Szczepanski, el descubrimiento de monedas de plata en una aldea polaca de tan lejos y hace tanto tiempo era tan emocionante como inquietante.

Trauma

En un país cuya propia capital, Varsovia, fue ocupada y luego arrasada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, la supervivencia de París más de un milenio antes gracias a un pago a los vikingos tiene una dolorosa resonancia.

A pesar de su fama de violentos, los vikingos medievales, dijo Szczepanski, se comportaron mucho mejor que los alemanes del siglo XX, cuyas acciones durante la guerra “no tienen comparación con nada en la historia del mundo”.

El trauma de la Segunda Guerra Mundial, añadió, ha dificultado gravemente los trabajos arqueológicos en el norte de Polonia.

Gran parte de la zona formaba parte de Alemania, y los arqueólogos polacos de la posguerra, centrados en descubrir y celebrar el propio pasado de su maltrecho país, han tenido poco interés en desenterrar recuerdos de la hegemonía alemana.

Avisado por Witkowski sobre el hallazgo de noviembre en el maizal, Szczepanski unió fuerzas en marzo con cazadores de tesoros aficionados.

Con detectores de metales, descubrieron más de 100 monedas de plata acuñadas durante el Imperio Carolingio, fundado a principios del siglo IX por el emperador Carlomagno.

Su imperio abarcaba la mayor parte del territorio que hoy constituye Francia, Italia y Alemania.

Szczepanski está planeando ahora una excavación completa del campo este año, una vez que el agricultor propietario de la tierra termine de recoger sus cosechas.

El descubrimiento de más monedas carolingias, según el arqueólogo, reforzaría su creencia de que la zona contiene parte del vasto tesoro de plata pagado a los vikingos.

La mayoría de las monedas encontradas hasta ahora datan del gobierno de Luis el Piadoso, hijo de Carlomagno, y sólo una se acuñó bajo su nieto Carlos el Calvo, que gobernó la parte occidental del Imperio Carolingio y estaba en el poder durante el asedio vikingo a París.

Esto, según Stéphane Lebecq, profesor emérito de la Universidad de Lille (Francia) y gran experto en historia medieval francesa, sugiere que el botín había sido “reunido al principio del reinado de Carlos, es decir, hacia 840-850, en el corazón de su reino, situado en la cuenca de París”.

Sin embargo, hasta ahora los arqueólogos sólo han encontrado monedas, pero no los lingotes de plata que, con toda seguridad, formaban parte del pago exigido por los vikingos a Carlos el Calvo.

El descubrimiento de lingotes, según Lebecq, reforzaría la teoría del rescate.

Las monedas de plata descubiertas hasta ahora, muchas de ellas intactas pero otras destrozadas -al parecer por el arado del agricultor-, han sido enviadas a Varsovia para ser analizadas por expertos en un laboratorio de arqueología dirigido por la Academia de Ciencias polaca.

Mateusz Bogucki, director del laboratorio, se mostró escéptico sobre la teoría del pago del rescate en París, pero afirmó que las monedas seguían siendo un hallazgo muy significativo, que indicaba el alcance del Imperio carolingio más allá de su centro en Europa Occidental.

Hipótesis

Las monedas, dijo, tienen poco valor financiero y lo más probable es que se vendan por menos de 200 dólares cada una en el mercado abierto, “pero su valor como fuente de información es absolutamente sorprendente”.

Según Bogucki, es especialmente importante la luz que arrojan sobre las rutas comerciales medievales, muchas de las cuales giraban en torno a la compra y venta de personas locales que habían sido capturadas en batalla y vendidas o forzadas a la esclavitud por comerciantes de esclavos.

Los vikingos desempeñaron un papel importante como intermediarios en un negocio brutal alimentado por el voraz apetito de esclavos procedentes de Europa entre los musulmanes ricos de Oriente Medio y, posteriormente, de Asia Central.

Las monedas de plata encontradas anteriormente en la zona eran en su mayoría dirhams árabes, utilizados por los mercaderes musulmanes para pagar por los bienes humanos.

Witkowski, el cazador de tesoros, dijo que al principio había prestado poca atención a su hallazgo porque las monedas enterradas suelen ser sólo una molestia, normalmente zlotys polacos caídos.

“En general, no me gustan las monedas”, dijo.

Pero, tras lavar su hallazgo en casa y darse cuenta de que no se trataba de cambio corriente, envió fotografías a Szczepanski al museo de historia de Ostroda.

El arqueólogo no tardó en llamarle y “estaba tan emocionado que no entendía lo que decía”, recuerda Witkowski.

“Me di cuenta de que había encontrado algo importante”, añadió.

Ante el temor de que cazadores de tesoros sin escrúpulos empiecen a buscar y robar las monedas de plata, las autoridades han precintado el yacimiento cerca de Biskupiec y han declarado su ubicación exacta como secreto de Estado.

Al mismo tiempo, hace poco rechazaron la solicitud de Witkowski para obtener un permiso de búsqueda, quejándose de que los mapas que presentó detallando las zonas en las que él y sus socios querían buscar estaban en un formato incorrecto.

“Habría muchas más cosas en nuestros museos si no lo hicieran todo tan complicado”, dijo Witkowski.

Salvo el arqueólogo del museo de historia, añadió, “nadie ha dado siquiera las gracias por encontrar estas monedas.”

Latest Posts