Connect with us

Salud

Día Mundial del Cáncer de la Sangre: piden que el COVID-19 no invisibilice a las personas con leucemia

Publicado

on

Las leucemias afectan a 3000 argentinos por año. En tiempos de pandemia, la Asociación ALMA concientiza sobre el diagnóstico de estas enfermedades y el acceso al tratamiento más adecuado para cada paciente

Los cánceres de la sangre son lo que ahora se llaman más comúnmente ‘enfermedades oncohematológicas’. Entre las más frecuentes, se encuentran las leucemias, que afectan a 3000 argentinos por año. La leucemia mieloide aguda es la más común (36% de los casos), la linfocítica crónica representa el 30% de los casos. La mieloide crónica, un 11,5% y la linfoblástica aguda es la más frecuente en menores de 8 años (11% del total)

En el marco del Día del Cáncer de la Sangre, que se conmemora este 28 de mayo, la Asociación ALMA remarcó la necesidad de que la pandemia de COVID-19 no invisibilice la situación de los pacientes con leucemias y otras enfermedades de la sangre. Desde la organización, manifestaron su preocupación ante el relevamiento de ADRECRA-CEDIM, difundido días atrás, que mostró un descenso del 16% en la realización de quimioterapias. Además, insistieron en la importancia de la adherencia al tratamiento de quienes toman comprimidos y aconsejaron hablar con su médico sobre cuándo realizarse controles y acudir a la consulta.

“Muchos pacientes con leucemia siguen sin tener claridad sobre si acudir a realizarse chequeos, si las salas de espera de los consultorios son seguras o se plantean si conviene interrumpir su medicación. A todos ellos les pedimos que no tomen ninguna determinación sin consultar con su médico. Nuestra enfermedad impacta en el sistema inmunológico, por lo que tenemos que cuidarnos”, sostuvo Fernando Piotrowski, paciente con leucemia y director ejecutivo de la asociación.

El Día Mundial del Cáncer de la Sangre, por lo tanto, se transformó en una oportunidad para concientizar a la comunidad de pacientes sobre cómo manejarse en este contexto. La doctora Alicia Enrico, Jefa de Hematología del Hospital Gutiérrez de La Plata, aclaró que “ahora se habla más de enfermedad oncohematológica, que de ‘cáncer de la sangre’, pero en cualquiera de los casos, las claves para un mejor manejo de los cuadros son el diagnóstico a tiempo y la indicación del tratamiento más indicado para el tipo de paciente”.

Las leucemias agudas son aquellas de avance rápido, que requieren ser diagnosticadas y comenzadas a tratar cuanto antes (Shutterstock)
Las leucemias agudas son aquellas de avance rápido, que requieren ser diagnosticadas y comenzadas a tratar cuanto antes (Shutterstock)

Las leucemias están entre las enfermedades oncohematológicas más frecuentes, aunque son de difícil sospecha porque sus síntomas tienden a ser algo inespecíficos: decaimiento, fatiga constante y fiebre, entre otros. Existen distintos tipos de leucemia, según la clase de glóbulo blanco que se multiplica en forma descontrolada y según la forma de evolución de la enfermedad.

Las leucemias agudas son aquellas de avance rápido, que requieren ser diagnosticadas y comenzadas a tratar cuanto antes. La mieloide aguda, por ejemplo, que es la más frecuente de todas las leucemias, se trata con esquemas intensivos de quimioterapia, con internaciones prolongadas y la posibilidad de trasplante de médula ósea en un grupo de pacientes con características determinadas. Para quienes tengan contraindicada la quimioterapia o presenten algunas alteraciones genéticas específicas, empieza a haber otras opciones terapéuticas, que el profesional de la salud evaluará”, explicó Enrico.

“En estos casos, el tiempo apremia, pero como la quimioterapia baja significativamente las defensas de los pacientes, en este contexto de pandemia tenemos que evaluar muy bien cada paso y cada decisión terapéutica, los controles y las venidas al hospital”, agregó la especialista.

Para el manejo de la leucemia linfocítica crónica, se vuelve crítica la adherencia terapéutica, es decir, el cumplimiento del paciente (Shutterstock)

Para el manejo de la leucemia linfocítica crónica, se vuelve crítica la adherencia terapéutica, es decir, el cumplimiento del paciente (Shutterstock)

Respecto de las leucemias crónicas, la doctora Silvana Cugliari, Jefa del Departamento de Hematología del Instituto Oncológico ‘Ángel H. Roffo-UBA’, explicó que su evolución es más lenta: la leucemia linfocítica crónica, que es la más frecuente en adultos, tiene un tercio de los pacientes que nunca necesitará tratamiento. Otro tercio que no lo precisará cuando reciba el diagnóstico, pero sí debe ser monitoreado para ver si su enfermedad progresa, y un tercer grupo que si lo necesita desde el principio.

“En la actualidad, contamos con medicamentos muy efectivos para esta leucemia, que logran en 9 de cada 10 pacientes remisión completa que puede ser duradera, con tratamientos que no son quimioterapia y se administran durante un tiempo limitado (1 ó 2 años), no durante toda la vida, como en otros casos”, puntualizó Cugliari.

Para el manejo de la leucemia linfocítica crónica, se vuelve crítica la adherencia terapéutica, es decir, el cumplimiento del paciente, que debe tomar la medicación con la periodicidad y dosis que le indicó su médico, y que tiene que realizarse los controles de laboratorio que éste le solicita, para ir controlando su evolución.

“En ALMA, recibimos muchas inquietudes de pacientes, preocupados por las dificultades para acceder a las medicaciones en este contexto, farmacias con demoras, obras sociales con atención reducida y, en el medio, ellos con su vida en juego. El impacto terapéutico de estas demoras puede ser significativo y tirar por la borda todo lo que se logró con la medicación”, reconoció Piotrowski.

Muchos pacientes oncohematológicos necesitan transfusiones y durante estos meses de aislamiento se ha observado una dramática disminución de la cantidad de donaciones (Shutterstock)

Muchos pacientes oncohematológicos necesitan transfusiones y durante estos meses de aislamiento se ha observado una dramática disminución de la cantidad de donaciones (Shutterstock)

La sangre no se produce artificialmente, por lo que sólo la donación podrá salvar vidas. Muchos pacientes oncohematológicos necesitan transfusiones y durante estos meses de aislamiento se ha observado una dramática disminución de la cantidad de donaciones. “Es fundamental que quienes puedan donen sangre, porque los pacientes con leucemia y muchos otros necesitan de su solidaridad”, explicó Piotrowski. Al solicitar turno para la donación, la institución emite un permiso para circular ese día.

También es importante ser donante de médula ósea, algo que se puede resolver en cualquier banco de sangre u hospital, es sumamente sencillo, pero puede salvar la vida de alguien en cualquier parte del mundo y el procedimiento -en caso de identificar compatibilidad con alguien que necesite- es mínimamente invasivo, similar a una donación de sangre habitual.

Las células sanguíneas son producidas por la médula ósea. A medida que se dividen y maduran, van transformándose en células sanguíneas de diferentes tipos. Cuando una de las células que va a formar glóbulos blancos cambia y se convierte en una célula de leucemia, ya no madura normalmente y, por lo general, se divide más rápido de lo normal. Las células leucémicas no mueren cuando deberían hacerlo, sino que se acumulan en la médula ósea reemplazando a las normales. En algún momento, éstas pasan de la médula ósea al torrente sanguíneo, incrementando el número de glóbulos blancos en sangre.

Coronavirus

COVIPREP: cómo será el primer estudio preventivo contra el coronavirus hecho en Argentina para proteger al personal de salud

Publicado

on

Por

Es la primera vez en este tiempo de pandemia global por el nuevo coronavirus que la Sociedad Argentina de Infectología con el apoyo de Laboratorios Richmond toma el desafío de patrocinar un gran estudio de investigación, a nivel nacional, sobre prevención de COVID- 19 para el personal sanitario sano. Buscará 1500 voluntarios de 18 a 70 años entre personal médico, enfermeros, kinesiólogos, técnicos de laboratorio y personal de limpieza que trabajen en áreas COVID. Infobae habló con los protagonistas

Para la ciencia, el primer impacto más nítido y contundente de una pandemia global es la aceleración del tiempo. Y entre los pocos consensos que reunió el nuevo coronavirus SARS-COV- 2 -en los más de cinco meses que lleva en este planeta- hay uno excluyente: la vulnerabilidad y el riesgo del personal de salud en esa imaginaria, pero muy real a la vez, primera línea de fuego.

En paralelo, y para llegar al mismo razonamiento, las “nuevas” terapéuticas para frenar a la actual pandemia por COVID-19 de alguna manera deben inspirarse en los mejores hallazgos frente a otros males. Sobre todo aquellos que hayan permitido tildar dos casilleros fundamentales en todo tratamiento para que sea exitoso: la seguridad y la eficacia. Allí los antivirales ocupan un lugar destacado por la buena historia que lograron con otra brutal y letal epidemia contemporánea, la del VIH/Sida. Primero, habiendo logrado frenar el virus y luego la cronicidad del mal.

En el caso argentino y el avance del coronavirus, el impacto de la cifra del personal de la salud cobra relevancia por sí sola: el 8% entre los más de 80.000 enfermos por COVID -19, hasta hoy, corresponden a toda la amplia gama de trabajadores del sistema sanitario que, sin perder de vista la imperiosa necesidad de la utilización de equipos de protección personal (EPP), están más expuestos que el resto de los mortales a la posibilidad de contagios.

Consultado por Infobae, el médico infectólogo Waldo Belloso, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) y uno de los organizadores del estudio COVIPREP, junto a un prestigioso equipo de científicos y médicos especialistas transdisciplinar explicó:“ faltaba un gran estudio de investigación nacional y de profilaxis -que llamamos COVIPREP- que no sólo se ocupará del grupo vulnerable y más expuesto como es el personal de salud, sino también que tendrá un enfoque preventivo frente al COVID-19. Para esta investigación clinica nos basaremos en la misma lógica terapéutica aplicada con éxito con el VIH: la estrategia de Profilaxis Pre-exposición (PrEP), entendiendo que el VIH y el COVID son dos virus y enfermedades muy diferentes”.

Participarán 1500 voluntarios – personal de distintos estamentos del sector de la salud, que estén en contacto con la atención con pacientes con COVID-19 pero que sean sanos. El estudio ya cuenta con aprobaciones éticas de las instituciones participantes y falta la certificación final de la autoridad regularoria local, ANMAT .

(Shutterstock)(Shutterstock)

La medicación (una sola pastilla) que se evaluará en COVIPREP será la combinación de las drogas TAF/FTC (Tenofovir alafenamida y emtricitabina) en comparación con placebo por un período de 12 semanas. La combinación TAF/FTC es capaz de inhibir in vitro la enzima replicasa de coronavirus, presenta un nivel de seguridad ya conocido, cuenta con aprobación sanitaria y ya es utilizada como profilaxis de la infección por VIH en personas sanas. Estos aspectos facilitan la posibilidad de ser evaluada para la prevención de COVID-19.

Agregó Belloso a Infobae, “al cabo de 3 meses sabremos si los pacientes que recibieron la medicación real lograron desarrollar o no los anticuerpos. Y nos interesa mucho aplicarlo en el contexto de alta circulación del virus”. La coordinación y conducción del ensayo está a cargo de la SADI y cuenta con el apoyo de Laboratorios Richmond quien proveerá todo el insumo de la medicación de estudio incluyendo TAF/FTC y el placebo.

En diálogo con Infobae, Marcelo Figueiras empresario argentino y presidente de Laboratorios Richmond expresó , “estamos muy orgullosos como compañía de poder apoyar y colaborar a estas prestigiosas entidades científicas que trabajan incansablemente en este contexto de la pandemia por COVID -19 . Sentimos que también es una contribución desde nuestro lugar al enorme y estimulante trabajo que está haciendo la ciencia argentina en este tiempo pandémico, tan difícil para los argentinos y la sociedad mundial. Estos médicos y científicos argentinos han demostrado que no se detienen en la búsqueda de datos y de evidencia científica en el camino hacia el hallazgo de una cura o freno para el nuevo coronavirus”.

Es la primera vez que la SADI patrocina un estudio randomizado doble ciego para evaluar una intervención que involucra a 1.500 voluntarios y a un gran grupo de médicos que tendrán que reclutarlos, El principal objetivo es seguir aportando a la generación de evidencia científica de calidad en nuestro país.  EFE/Hilda Ríos
Es la primera vez que la SADI patrocina un estudio randomizado doble ciego para evaluar una intervención que involucra a 1.500 voluntarios y a un gran grupo de médicos que tendrán que reclutarlos, El principal objetivo es seguir aportando a la generación de evidencia científica de calidad en nuestro país. EFE/Hilda Ríos

Efecto mancomunado

“Todo lo que sea protección de los trabajadores, cuidarnos y favorecer estrategias preventivas, cuenta desde ya con nuestro apoyo”, señaló el propio Ministro de Salud de la Nación Ginés González García, en la apertura del webinar de la presentación del estudio COVIPREP. Junto al ministro, participaron la doctora Carla Vizzotti, secretaria de Acceso a la Salud de la Nación, el doctor Omar Sued, presidente de SADI y los expertos Waldo Belloso y Gustavo Lopardo, miembros del Comité Ejecutivo que llevará adelante el proyecto.

El infectólogo Sued, quien integra además junto a Lopardo la mesa de asesores del presidente Alberto Fernández precisó: “es la primera vez que la SADI patrocina un estudio randomizado doble ciego para evaluar una intervención que involucra a 1.500 voluntarios y a un gran grupo de médicos que tendrán que reclutarlos, será una empresa muy grande pero estamos orgullosos de encararla”. Y el doctor Lopardo, puntualizó que “esto ocurre en el contexto de una pandemia para potencialmente beneficiar al personal de la salud, representa una situación única y relevante, todos deseamos comprobar la eficacia de este proyecto”.

Orgullo nacional

Sobre el alcance del estudio COVIPREP se refirió a Infobae la doctora Elvira Zini, directora de asuntos técnicos y científicos de Laboratorios Richmond: “para nosotros como entidad científica es un honor colaborar con este estudio tan importante; y ratifica el compromiso que tenemos desde el labotatorio con la ciencia, la salud , y sobre todo con el acceso a los medicamentos”. Particularmente este estudio nos conmueve porque está dirigido a la protección del personal de la salud, que a lo largo de esta pandemia global está dando lo mejor de sí . Siempre destacamos el trabajo de la SADI que es una sociedad científica de nivel internacional”

Los aproximadamente 1500 participantes de 18 a 70 años estará integrado por personal médico, de enfermería, kinesiólogos, técnicos de laboratorio y personal de limpieza que trabajen en áreas COVID, y en la asistencia directa de personas con coronavirus.

Las condiciones del estudio COVIPREP para los voluntarios es que no deben haber tenido infección previa por el nuevo coronavirus SARS-COV-2, lo que se constatará a través de un estudio de PCR y un test serológico para detectar anticuerpos IgG ; también se les realizará un test de VIH y uno de antígeno para hepatitis B, mientras que a las mujeres en edad fértil se les requerirá también test de embarazo. Sólo deberán asistir a una visita al comienzo y otra al final, y una vez por mes tendrán que retirar la medicación, que suministrará Laboratorios Richmond.

La investigación de alcance nacional cuenta con el apoyo del Instituto Leloir, el departamento de Investigación del Hospital Italiano de Buenos Aires, la Fundación Huésped, la Coordinación de Salud Sexual, Sida e Infecciones de Transmisión Sexual de la Ciudad de Buenos Aires y el aval del Ministerio de Salud de la Nación. Los organizadores están en plena etapa de cierre de la cartera de hospitales, según las zonas geográficas del país donde haya circulación del virus. La SADI adelantó a Infobae que hasta ahora serán de la partida hospitales de la Ciudad de Buenos Aires, Mar del Plata, La Plata, Tucumán, entre otros.

Seguir leyendo

Salud

Sarampión: tras 12 semanas sin casos, lograron contener el brote iniciado en 2019

Publicado

on

Por

Fue el peor en los últimos 20 años, se había producido en agosto del año pasado y dejó 178 afectados. Ahora buscan reforzar las coberturas de vacunación en tiempos de pandemia.

La Comisión Nacional de Certificación de la Eliminación de Sarampión y Rubéola comunicó este martes al ministro de Salud de la Nación, Ginés Gonzalez García, la interrupción del brote de sarampión que Argentina cursó desde 2019 hasta los primeros meses de 2020, con la Ciudad de Buenos Aires y regiones de la provincia de Buenos Aires como zonas afectadas.

A través de una reunión por zoom en la que participaron el titular de la cartera sanitaria nacional, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, la titular de la Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles (DiCEI), Analía Mykietiuk y destacados infectólogos de distintas sociedades científicas, con la doctora Ángela Gentile como representante, celebraron la noticia y se plantearon próximos objetivos, como reforzar las coberturas de vacunación, que cayeron más en tiempos de pandemia.

Seguir leyendo

Portada

Un nuevo medicamento retrasa el avance de un tipo de cáncer de pulmón

Publicado

on

Por

Ya fue aprobado en Argentina, Estados Unidos, Unión Europea y Japón el uso de dacomitinib, un tratamiento en primera línea para un subtipo muy específico de cáncer de pulmón. En comparación con la terapia convencional, este tratamiento demostró mejorar significativamente el tiempo sin que la enfermedad progrese

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) acaba de aprobar una nueva medicación como primera línea de tratamiento para pacientes adultos con un subtipo de cáncer de pulmón denominado de células no pequeñas, en estadio localmente avanzado o metastásico, que además presenten las mutaciones más frecuentes del factor de crecimiento epidérmico, una característica que se identifica mediante testeos moleculares. Luego de los Estados Unidos, Argentina es el primer país del continente en contar con esta medicación, que también fue aprobada por la Unión Europea y Japón.

En la Argentina, el cáncer de pulmón es el de mayor mortalidad, por encima de los de colon, mama, páncreas y próstata y el cuarto en incidencia, con alrededor de 11 mil nuevos casos por año, lo que representa el 9,3% del total de casos de cáncer en Argentina.

La nueva droga, que ya está disponible en nuestro medio, se denomina dacomitinib y se administra por vía oral, en una dosis recomendada de 45 mg en una toma diaria. Este tratamiento actúa inhibiendo una proteína (quinasa, de factor de crecimiento epidérmico humano) que participa en el desarrollo del tumor.

Dacomitinib demostró una reducción del 41% en el riesgo de progresión de la enfermedad en comparación con un TKI estándar de primera generación y también lo superó en sobrevida libre de progresión (14,7 meses versus 9,2 meses) en el estudio clínico aleatorizado, multicéntrico e internacional de fase 3, conocido como ARCHER 1050i, que evaluó la eficacia y seguridad del medicamento. Asimismo, evidenció una mejora significativa de 7,3 meses en la mediana de sobrevida global por sobre la alcanzada en el grupo que recibió la terapia convencional (34,1 meses versus 26,8 meses).

 “Una mediana de más de 14 meses sin que la enfermedad avance es calidad de vida, porque gracias al efecto de la medicación los pacientes pueden continuar con su vida normal, inclusive trabajando y disfrutando de sus afectos, a diferencia, por ejemplo, de los efectos que ocasiona la quimioterapia. No perdamos de vista que son pacientes donde la enfermedad se encuentra en etapas avanzadas, por lo que estos resultados son muy alentadores”, subrayó el doctor Diego Kaen, médico oncólogo clínico, director del departamento de investigación clínica del Centro Oncológico Riojano Integral (CORI).

En el mundo, se estima que para 2020 habrá unos 2,2 millones de casos nuevos de cáncer de pulmón, lo cual equivale al 11% del total de casos diagnosticados (Shutterstock)En el mundo, se estima que para 2020 habrá unos 2,2 millones de casos nuevos de cáncer de pulmón, lo cual equivale al 11% del total de casos diagnosticados (Shutterstock)

El cáncer de pulmón, que afecta los tejidos pulmonares y por lo general a las células que rodean las vías respiratorias, ha sido tradicionalmente clasificado en dos grandes grupos: el cáncer de pulmón de células no pequeñas (CPCNP) y el cáncer de pulmón de células pequeñas (CPCP).

Cerca del 85% de todos los tipos de cáncer de pulmón son lo que se conoce como ‘de células no pequeñas’ y, casi en el 75% de los casos se encuentra en estadio localmente avanzado o metastásico al momento del diagnósticoii. De ellos, aproximadamente 1 de cada 5 presentará una mutación del receptor de factor de crecimiento epidérmico o “EGFR”, que es una proteína que contribuye con el crecimiento y división celular. Cuando el gen EGFR muta, puede provocar una sobreactividad de la proteína, lo cual determina la formación de células cancerígenas. Particularmente este grupo de pacientes es el candidato a recibir dacomitinib.

“Con la llegada de dacomitinib, ahora contamos con una opción terapéutica más, de las conocidas como ‘medicina de precisión’, que son moléculas que sin lugar a dudas han demostrado beneficios clínicos estadísticos, mayor sobrevida y mejor calidad de vida por sobre las medicaciones con las que contábamos anteriormente. En oncología, y particularmente en cáncer de pulmón, el abordaje es cada vez más personalizado, porque se va hacia el desarrollo de medicamentos para cada perfil molecular de los tumores, según qué alteraciones genéticas presentan”, destacó Kaen, quien también es profesor de la Cátedra de Clínica Médica, de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de La Rioja.

“Desde ya que esto representa una esperanza para muchos pacientes. En particular para el cáncer de pulmón, que avanza rápido otorgando poco tiempo para actuar, cada nueva oportunidad de tratamiento es una buena noticia. Al mismo tiempo, las posibilidades de actuar tienen que ver con la detección temprana, y en ese campo es muy necesario trabajar para aportar tecnologías que permitan llegar antes al diagnóstico y así ganar tiempo” agregó Ignacio Zervino, Coordinador de la Fundación Pacientes con Cáncer de Pulmón (FPCP).

Si bien antes se consideraba como una única enfermedad, ahora se sabe que hay muchos tipos de cáncer de pulmón que se identifican según su perfil biológico

En Argentina, las mutaciones EGFR están presentes en alrededor del 14,4% de los tumores de células no pequeñas. Técnicamente, las mutaciones más comunes son la deleción en el exón 19 o con sustitución L858R en el exón 21, que son aquellas para las que está indicada esta terapia y que, en conjunto, son responsables de más del 80% de las mutaciones activadoras EGFR.

“El nuevo medicamento actúa sobre el EGFR, una proteína que tiene actividad estimulante de la célula y está sobreexpresada de un 15 a un 20% de los adenocarcinomas de pulmón, los tumores más frecuentes. A esta proteína mutada que da señales de constante crecimiento celular la droga le inhibe y apaga el receptor quedando sin más señal de supervivencia. Esta droga tiene una unión a ese receptor que le da una potencia mayor que sus competidores”, advirtió en diálogo con este medio Kaen.

“Desde hace algunos años viene cambiando el escenario para el cáncer en general y del cáncer de pulmón en particular, de una única enfermedad a cientos de ellas. Y en eso tiene mucho que ver la aparición de nuevas tecnologías que permiten conocer y clasificar los distintos tipos de tumores, y poder diseñar así respuestas personalizadas con diferentes tratamientos”, concluyó Zervino.

Seguir leyendo

Las más leidas