Connect with us

Ciencia

Descubren la clave para “desnutrir” al Covid y evitar que se reproduzca en los pulmones

Publicado

on

Es un trabajo de científicos israelíes. “Podemos recuperar el control del virus y privarlo de los recursos que necesita para sobrevivir”, afirmaron.

Los investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalem y del Centro Médico Monte Sinai de Nueva York creen que podrían reducir la gravedad de COVID-19 a nada peor que un resfriado común.

Una nueva investigación del profesor de la Universidad Hebrea Ya’acov Nahmias y del Dr. Benjamin tenOever del Sinaí, reportada por la Agencia Judía de Noticias, reveló que la droga aprobada por la FDA, Fenofibrato (Tricor), podría reducir la capacidad del SARS-CoV-2 para reproducirse o incluso hacerlo desaparecer.

“Los virus son parásitos”, explicó Nahmias al Jerusalem Post. “No pueden replicarse a sí mismos. No pueden crear nuevos virus. Tienen que entrar en una célula humana y luego secuestrarla”.

Como tal, Nahmias y tenOever pasaron los últimos tres meses estudiando lo que el COVID-19 está haciendo a las células pulmonares humanas. Lo que descubrieron es que el coronavirus evita la quema rutinaria de carbohidratos, lo que resulta en la acumulación de grandes cantidades de grasa dentro de las células pulmonares, una condición que el virus necesita para reproducirse.

“Al comprender cómo el SARS-CoV-2 controla nuestro metabolismo, podemos recuperar el control del virus y privarlo de los recursos que necesita para sobrevivir”, dijo Nahmias, señalando que también puede ayudar a explicar por qué los pacientes con altos niveles de azúcar y colesterol en la sangre suelen tener un riesgo particularmente alto de desarrollar el COVID-19.

El equipo revisó entonces un panel de ocho medicamentos ya aprobados que posiblemente podrían interferir con la capacidad del virus para reproducirse. El Tricor causó que las células comenzaran a quemar grasa, dijo Nahmias. El resultado fue que el virus desapareció casi por completo en sólo cinco días de tratamiento.

El profesor de la Universidad Hebrea, Yaacov Nahmias. Foto: Agencia Judía de Noticias

El profesor de la Universidad Hebrea, Yaacov Nahmias. Foto: Agencia Judía de Noticias

El experimento se realizó en estudios de laboratorio tanto en Israel como en Nueva York y se replicó varias veces con diferentes muestras de pulmón. Nahmias dijo que hay una fuerte indicación de que el experimento es altamente repetible en otros laboratorios.

El equipo está avanzando en los estudios con animales en Nueva York y espera acelerar los estudios clínicos tanto en Israel como en los EE.UU. en las próximas semanas, ya que el medicamento ya ha demostrado ser seguro. El trabajo está siendo financiado por el Consejo Europeo de Investigación, la Fundación Nikoh y la Fundación Sam y Rina Frankel.

Ciencia

La NASA eliminará apodos racistas para planetas, galaxias y nebulosas

Publicado

on

Por

Cambiará los nombres de objetos cósmicos que puedan ofender a diversos colectivos.

La corrección política ahora se expandió al espacio, donde la NASA dice que los planetas, galaxias y otros cuerpos celestes ya no serán referidos con apodos “ofensivos”. En un comunicado de prensa, la agencia espacial dijo que todos los planetas y cuerpos celestes serán mencionados solo por sus nombres científicos, informó el Houston Chronicle.

Son muchas las compañías y organizaciones que cambiaron la forma de nombrar productos y objetos con el fin de adaptarse a los nuevos tiempos. El compromiso con la diversidad e igualdad es ya casi una constante para cualquier entidad, y la última en sumarse fue la NASA. La agencia de aeronáutica estadounidense revisará los términos que hacen referencia a objetos cósmicos que puedan resultar ofensivos para ciertos colectivos o que dañen la diversidad, la equidad y la inclusión.

Según las nuevas reglas, la “nebulosa esquimal”, descubierta en 1787 por William Hershel, solo se denominará NGC 2392. “‘Esquimal’ es ampliamente visto como un término colonial con una historia racista, impuesto a los pueblos indígenas de las regiones árticas. La mayoría de los documentos oficiales se se alejaron de su uso”, justificó la agencia.

La "galaxia de los gemelos siameses" ahora cambiará de nombre según la NASA.

La “galaxia de los gemelos siameses” ahora cambiará de nombre según la NASA.

La llamada “Galaxia de los gemelos siameses”, un par de galaxias espirales que se encuentran en el Cúmulo de Galaxias Virgo, comenzará a llamarse únicamente como NGC 4567 y NGC 4568.

“A medida que la comunidad científica trabaja para identificar y abordar la discriminación y la desigualdad sistémicas en todos los aspectos del campo, quedó claro que ciertos apodos cósmicos no solo son insensibles sino que pueden ser activamente dañinos”, dijo la agencia en un comunicado de prensa.

Las nebulosas comenzará a llamarse por su nombre científico.

Las nebulosas comenzará a llamarse por su nombre científico.

“La NASA está examinando el uso de terminología no oficial para los objetos cósmicos como parte de su compromiso con la diversidad, la equidad y la inclusión”.

El Administrador Asociado de la NASA para la Diversidad y la Igualdad de Oportunidades, Stephen T. Shih estuvo de acuerdo y dijo que “estos apodos y términos pueden tener connotaciones históricas o culturales que son objetables o desagradables, y la NASA está firmemente comprometida a abordarlos”

La nebulosa  NGC 6302. Foto: NASA.

La nebulosa NGC 6302. Foto: NASA.

Desde la Dirección de Misiones Científicas de la NASA respaldan esta decisión. “Apoyo nuestra reevaluación en curso de los nombres con los que nos referimos a los objetos astronómicos”, dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la dirección en la Sede Central de Washington.

“Nuestro objetivo es que todos los nombres estén alineados con nuestros valores de diversidad e inclusión, y trabajaremos de manera proactiva con la comunidad científica para ayudar a garantizarlo. La ciencia es para todos y cada faceta de nuestro trabajo debe reflejar ese valor”, comentó Zurbuchen.

Otra de las nebulosas estudiadas por la NASA.

Otra de las nebulosas estudiadas por la NASA.

Para ello, la NASA trabajará con expertos en diversidad, inclusión y equidad en las ciencias astronómicas y físicas para ofrecer orientación y recomendaciones sobre otros apodos y términos científicos para su revisión.

Seguir leyendo

Ciencia

NASA: estudian meteoritos y descubren azúcares esenciales para la vida

Publicado

on

Por

La investigación fue realizada por un equipo internacional de científicos, en la Central de Vuelo Espacial Goddard, en Maryland, Estados Unidos.

La detección de azúcares en meteoritos por parte de la NASA entrega pistas posibles sobre el origen de la vida. El descubrimiento fue realizado por un equipo internacional de científicos, que analizaron dos fragmentos de asteroides en la Central de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, con sede en Greenbelt, Maryland, Estados Unidos.

Los expertos analizaron muestras en polvo de dos meteoritos ricos en carbono, a través de la aplicación del método de espectrometría de masas por cromatografía de gases, que clasifica e identifica las moléculas por su masa y carga eléctrica. La presencia de azúcares en la pieza NWA 801 representaba entre 2,3 y 11 partes por mil millones, mientras que en Murchison ocupaba 6,7 a 180 partes por mil millones.

Los especialistas de la NASA hallaron ribosa y otros azúcares bioesenciales, como arabinosa y xilosa, en asteroides (los cuerpos principales de muchos meteoritos). La ribosa es un componente clave del ARN (ácido ribonucleico), una molécula fundamental para la producción de proteínas necesarias para procesos vitales.

Los científicos de la NASA estudiaron las características de dos asteroides ricos en carbono.

Los científicos de la NASA estudiaron las características de dos asteroides ricos en carbono.

Anteriormente, los científicos sólo habían podido observar aminoácidos (componentes de proteínas) y nucleobases (componentes de ARN y ADN o ácido desoxirribonucleico) en meteoritos. “Es notable que se pueda detectar una molécula tan frágil como la ribosa en un material tan antiguo”, destacó Jason Dworkin, uno de los autores del estudio.

A su vez, su colega Danny Glavin señaló que “el azúcar en el ADN no se detectó en ninguno d los meteoritos analizados. Esto es importante, ya que podría haber un sesgo de entrega de ribosa extraterrestre a la Tierra primitiva, lo cual es consistente con la hipótesis de que el ARN evolucionó primero”.

El Centro de Vuelo Espacial de la NASA está ubicado en Greenbelt, estado de Maryland, Estados Unidos.

El Centro de Vuelo Espacial de la NASA está ubicado en Greenbelt, estado de Maryland, Estados Unidos.

Seguir leyendo

Ciencia

Logran reanimar a seres vivos de la era de los dinosaurios

Publicado

on

Por

En un laboratorio despertaron a microbios que fueron recolectados de sedimentos marinos perforados del Pacífico Sur. Estaban allí desde hace 101 millones de años.

Con alimento adecuado en las condiciones de laboratorio adecuadas, microbios recolectados de sedimentos del fondo marino de hasta 100 millones de años pueden revivir y multiplicarse, según un estudio publicado este martes en la prestigiosa Nature Communications.

Un equipo de investigación la Agencia de Ciencia y Tecnología de la Tierra y el Mar de Japón (JAMSTEC) y la Escuela de Oceanografía de Graduados de la Universidad de Rhode Island reunió muestras de sedimentos antiguos hace diez años durante una expedición al Gyre del Pacífico Sur, la parte del océano con la productividad más baja y la menor cantidad de nutrientes disponibles para alimentar la red alimentaria marina.

“Nuestra pregunta principal era si la vida podría existir en un ambiente con tal limitación de nutrientes o si se trataba de una zona sin vida”, dijo el autor principal del artículo, Yuki Morono, científico principal de JAMSTEC. “Y queríamos saber por cuánto tiempo los microbios podrían mantener su vida en una ausencia de alimentos“.

Los investigadores Yuki Morono, Laurent Toffin and Steven D'Hondt observan los resultados obtenidos en el pacífico Sur.

Los investigadores Yuki Morono, Laurent Toffin and Steven D’Hondt observan los resultados obtenidos en el pacífico Sur.

En el fondo marino, hay capas de sedimentos que consisten en nieve marina (desechos orgánicos continuamente provenientes de la superficie del mar), polvo y partículas transportadas por el viento y las corrientes oceánicas. Pequeñas formas de vida como los microbios quedan atrapados en este sedimento.

A bordo del buque de investigación JOIDES Resolution, el equipo perforó numerosos núcleos de sedimentos a 100 metros debajo del fondo marino y casi 6.000 metros debajo de la superficie del océano. Los científicos descubrieron que el oxígeno estaba presente en todos los núcleos, lo que sugiere que si el sedimento se acumula lentamente en el fondo marino a una velocidad de no más de un metro o dos cada millón de años, el oxígeno penetrará desde el fondo marino hasta el sótano. Tales condiciones hacen posible que los microorganismos aeróbicos, aquellos que requieren oxígeno para vivir, sobrevivan por escalas de tiempo geológicas de millones de años.

El buque Jodies Resolution, desde donde se realizó la investigación encabezada por JAMSTEC.

El buque Jodies Resolution, desde donde se realizó la investigación encabezada por JAMSTEC.

Con procedimientos de laboratorio afinados, los científicos, liderados por Morono, incubaron las muestras para convencer a sus microbios para que crecieran. Los resultados demostraron que, en lugar de ser restos de vida fosilizados, los microbios en el sedimento habían sobrevivido y eran capaces de crecer y dividirse.

“Sabíamos que había vida en sedimentos profundos cerca de los continentes donde hay mucha materia orgánica enterrada”, dijo el profesor de la Escuela de Oceanografía de la Universidad de Rhode Island y coautor del estudio Steven D’Hondt. “Pero lo que encontramos fue que la vida se extiende en las profundidades del océano desde el fondo marino hasta el sótano rocoso subyacente“.

La secuencia de reproducción de los microbios de 101 millones de años que fueron resucitados por científicos.

La secuencia de reproducción de los microbios de 101 millones de años que fueron resucitados por científicos.

Morono se sorprendió inicialmente por los resultados. “Al principio era escéptico, pero descubrimos que hasta el 99,1% de los microbios en sedimentos depositados hace 101.5 millones de años todavía estaban vivos y listos para comer”, dijo. Los microbios respondieron rápidamente, llegando a multiplicarse por cuatro a los 68 días de incubación, señala el estudio.

Con la capacidad recientemente desarrollada para crecer, manipular y caracterizar microorganismos antiguos, el equipo de investigación espera aplicar un enfoque similar a otras preguntas sobre el pasado geológico. Según Morono, la vida de los microbios en el subsuelo es muy lenta en comparación con la vida que está por encima, por lo que la velocidad evolutiva de estos microbios será más lenta. “Queremos entender cómo o si estos antiguos microbios evolucionaron”, dijo. “Este estudio muestra que el subsuelo es una excelente ubicación para explorar los límites de la vida en la Tierra”.

Antes de mirar hacia adelante para futuras investigaciones, D’Hondt se tomó el tiempo para reflexionar sobre el logro de Morono. “Lo más emocionante de este estudio es que muestra que no hay límites para la vida en el viejo sedimento del océano mundial“, dijo D’Hondt. “En el sedimento más antiguo que hemos perforado, con la menor cantidad de alimentos, todavía hay organismos vivos, y pueden despertarse, crecer y multiplicarse”.

Seguir leyendo

Las más leidas