24.5 C
Villa Elisa

Ultimas Noticias

“Chorros y vagos”: el pibe que tiene 17 años y ya está harto

Protagonizó un video viral hablándoles a los políticos. Dice que no vota y que no le cree a nadie: “Nos pelotudearon en la campaña”. El hartazgo, la rebeldía de los chicos de hoy.

La historia, que se volvió viral el fin de semana y llevó a su protagonista, Emiliano Bondarchuk, a un verdadero tour de force por los medios el lunes, sucedió en realidad el martes de la semana pasada. Ese día, Emiliano, que vive en Laferrere y va a sexto año de una secundaria técnica pública, fue con su colegio a Expo Joven, organizada por la Municipalidad de La Matanza en un predio de Villa Luzuriaga, en la avenida que antes se llamaba Monseñor Bufano y hoy se llama Diego Armando Maradona.

“Iba a ser una charla sobre laburo para los jóvenes -explicó Emiliano en varios reportajes-. Nos imaginamos que iba a ser una charla con una Pyme o algo así. Pero nos terminaron metiendo a unos políticos y nos tuvimos que comer un discurso relargo y eso a mí me hartó y por eso subí al escenario y terminé diciendo lo que pensaba”.

Lo que pensaba Emiliano se puede apreciar en el video que, como corresponde a estas épocas, registró lo sucedido: “Yo desde chico siempre tuve una visión clara de quién y qué quiero ser cuando sea grande. Y yo la verdad siempre soñé ser chorro“, sorprendió primero. Y siguió, señalando a la primera fila de asistentes, entre quienes estaba Débora Giorgi, ex ministra de Industria de Cristina Kirchner y actual secretaria de Producción matancera: “Chorro como la gente de acá y muchos más por acá. Chorro y vago, el sueño de todo el mundo“.

Bajó del escenario aplaudido.

Emiliano, a quien le gustaría estudiar ingeniería electrónica o de sistemas, cuyo padre murió hace varios años y era barrendero y cuya madre trabaja cuando puede como empleada doméstica, dio el lunes una primera explicación de por qué estalló: “No hablaron de trabajo. Tiraron un discurso vacío, genérico, como que en el futuro va a ser más importante la robótica o la automatización o las redes sociales”.

Pero más allá de la anécdota, en los sucesivos interrogatorios que le hicieron con mayor o menor simpatía varios veteranos periodistas, Emiliano dejó a lo largo del lunes varias frases para pensar, fundamentalmente porque las dice un adolescente de 17 años: “Yo estoy en contra de la mayoría de los políticos, de todos. Son parásitos de la gente que labura”; “No voté. No estaba en el padrón y no quise votar. No creo que vaya a votar ahora”; “Los políticos están bastante distanciados de los votantes, especialmente de los jóvenes. Nos pelotudearon en la campaña. No soy estúpido, no me podés comprar tan fácil”.

También dijo que “los políticos no sirven para gobernar al país” y, puesto a elegir, pese a venir de una familia peronista, cree más cercanos a él discursos como los de Javier Milei o José Luis Espert. Igual no los vota, pero debe caerle simpática la ideología antisistema que los economistas liberales dicen profesar. Emiliano, claramente, es muy joven pero está muy harto. El hartazgo es hoy, a muchos jóvenes argentinos, lo que en otras épocas encarnaba la rebeldía.

No piden lo imposible, no militan para cambiar al planeta, no creen en la revolución.

Quieren cosas que en buena parte del mundo son más o menos comunes: estudiar, que el estudio sirva para conseguir trabajo, que trabajar les permita independizarse, que no tengan que ahorrar meses para un celular y luego vivir con miedo a que se los roben en cualquier momento en cualquier lugar, que haya estabilidad económica y puedan planificar algo, un viaje, lo que sea. Otros piensan en irse a vivir a otro país. Más fácil, tal vez.

Como le dijo L-Gante al presidente Fernández en el encuentro que tuvieron el fin de semana: “Me gustaría que la gente en lugar de una regalía (un plan) agarre un trabajo, y lo que ganaste te lo ganaste vos”. Básicamente, capitalismo y meritocracia.

En la Argentina, seis de cada diez jóvenes son pobres. Siete de cada diez jóvenes pobres no terminan la secundaria. La movilidad social, para ellos, es un concepto abstracto. Desde hace años. ¿Cómo no van a estar hartos?

Latest Posts