8.8 C
Villa Elisa

Ultimas Noticias

Argentina ya tiene acordada una mayor compra de gas a Bolivia para pasar el invierno

A través de la empresa pública Ieasa, incrementarán el volumen previsto de 10 a 16 millones de m3 por día. El presidente Alberto Fernández podría anunciarlo con su par boliviano, Luis Arce Catacora. Se requiere una aprobación de Brasil, que se estima posible.

Argentina ya acordó con Bolivia los principales lineamientos para obtener una mayor provisión de gas durante el próximo invierno. La empresa pública Ieasa (la ex Enarsa) alcanzó un entendimiento con YPFB, su contraparte boliviana, que le despachará gas. Será a través de una “adenda” al contrato que ambos países tienen desde hace más de 15 años.

Este acuerdo es importante para garantizar la calefacción y el gas en las provincias del norte. Si el país tenía que importar GNL por la ausencia de gas boliviano, la situación de esa región quedaba muy comprometida.

Integración Energética Argentina SA (Ieasa) ya posee los trazos gruesos de la “adenda” con Bolivia. “Veníamos con un abastecimiento de 7,5 millones de metros cúbicos por día  de Bolivia, y esta semana va a llegar a entre 10 y 11 millones. Para mediados de año, estará en torno 16 millones de metros”, aseguró Agustín Gerez, titular de Ieasa, quien estuvo a cargo de la negociación.

La diferencia entre lo que se le iba a comprar a Bolivia -esos 10 millones de metros cúbicos- a lo que finalmente se acordó -16 millones- provoca un ahorro de entre US$ 4,5 millones y US$ 6 millones diarios, según fuentes oficiales. Si el acuerdo se cumpliera de esa forma entre junio y julio, Argentina pagará entre US$ 300 millones y US$ 350 millones menos por el gas boliviano que si lo fuera a importar a través de barcos.

“El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner estuvieron al tanto de toda la negociación”, dijo Gerez. El mandatario argentino y su par boliviano, Luis Arce Catacora, podrían tener un anuncio conjunto sobre este tema en los próximos días, según dicen en el sector.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, viajará a Brasil para abordar cuestiones energéticas. Brasil es el principal cliente de Bolivia, y se estima que se requiere la aprobación de ese país para que todo marche sin inconvenientes.

Pero en lo que respecta al acuerdo con Bolivia, ya está cerrado, según remarcan en Ieasa, que es la empresa responsable de estas operaciones. Gerez le estuvo dando las puntadas a detalles a los distintos documentos para el entendimiento, en consonancia con el secretario de Energía, Darío Martínez. “Esta negociación fue hecha por Ieasa con YPFB”, contó Gerez.

Un consultor del sector detalló que, de todas formas, la aprobación de Brasil es necesaria porque ese país tiene prioridad para consumir gas proveniente de Bolivia. Pero como la situación de hidroelectricidad (el aporte de agua al sistema energético) habría mejorado, ese gas estaría disponible para Argentina, según fuentes oficiales.

La prioridad de Brasil obedece a que suele demandar mayores volúmenes y hasta mejores precios que Argentina. Pero, esta vez, la empresa boliviana estaría en condiciones de suministrarle más gas a Argentina, sin afectar los compromisos con Brasil.

Cada molécula de gas que llegará de Bolivia ayuda a disminuir las compras de GNL importado. La importación de barcos es cuatro veces más cara que el gas de Bolivia.

El gas boliviano se pagará en torno a los US$ 9 más algún adicional, por lo cual se estima que estará en torno a los US$ 10. Mientras que el gas de GNL se paga en un rango de entre US$ 35 y US$ 45 por millón de BTU (la unidad de medida del sector).

“El ahorro es de entre US$ 750.000 y US$ 1 millón por cada millón de metros adicional que nos venderá Bolivia en comparación con la importación”, explicaron fuentes oficiales. En esa línea, habría una menor erogación de entre US$ 4,5 millones y US$ 6 millones diarios por la cantidad de metros adicionales con respecto a las previsiones originales.

Argentina se prepara para un invierno complicado. Los precios de los productos energéticos subieron a niveles récord. Tras haber importado gas a un promedio de US$ 8,33 por millón de BTU en 2021, ahora el país tiene que pagar entre US$ 35 y US$ 45 por ese producto.

Durante 2021, Argentina importó 56 barcos de GNL. A esta altura del año pasado, ya habían sido comprados 21 cargos. Este año, solo se pactó la entrega de los primeros 8 barcos en mayo, en una operación que demandará US$ 745 millones. En 2021, se compraron 37 barcos de GNL con US$ 665 millones: con menos plata era cuatro veces más que ahora.

El sector industrial planea una reducción del uso del gas para contribuir a paliar la situación. El objetivo del Gobierno es garantizar el suministro a los hogares.

Latest Posts