Connect with us

Salud

Advierten que 6 de cada 10 hipertensos no está bien controlado

Publicado

on

En Argentina, por los menos uno de cada tres adultos es hipertenso, según arrojan estudios epidemiológicos y la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR 2018). Si bien ese dato por sí solo es preocupante, lo es aún más que alrededor de la mitad de ellos desconoce que tiene sus valores de presión arterial por encima de lo normal y que, entre quienes sí conocen su condición, un porcentaje importante no está tratado y otro tanto pese a estarlo no se encuentra bien controlado. Una realidad que volvió a ponerse de manifiesto en los resultados de la campaña “Conoce y controla”, de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA), que estableció a partir de este año el 14/9 como Día Nacional del Hipertenso, ya que la fecha se asocia con la cifra límite (140/90 mmHg) a partir de la cual se considera que una persona tiene la presión elevada.

Se trata de la tercera edición de la campaña que cuenta con el auspicio del Ministerio de Salud y Desarrollo Social y en cuyo marco durante el mes de mayo se realizaron mediciones de presión a 85.296 adultos de todo el país (casi el triple de los 30.000 de 2017), con un promedio de edad de 61 años. Más de la mitad (53%), tras dos mediciones de presión espaciadas, tuvieron cifras de hipertensión. Entre ellas, el 26,8% desconocía su condición, mientras que entre las que conocían su diagnóstico, casi todas (97%) estaban bajo tratamiento: la mitad con su presión arterial controlada y la otra mitad no. En síntesis: casi el 65% de los hipertensos no tiene bajo control sus valores.

A diferencia de los años anteriores, el nivel de conocimiento y de personas bajo tratamiento fue más alto, algo que está vinculado a que el promedio de edad también fue mayor (en 2018 había sido 52) y la hipertensión es un problema que aumenta su frecuencia con los años, pese a que se ve cada vez más en niños, niñas y adolescentes, vinculado a la epidemia de obesidad y sedentarismo, advierten los especialistas.

“Esto no es un estudio epidemiológico, es una campaña que está dirigida a concientizar, a llamar la atención, que la gente se dé cuenta que estamos hablando de algo que es sumamente frecuente, que es muy fácil de diagnosticar, que tiene tratamiento claro, pero a pesar de todos esos puntos a favor, la prevalencia es alta. Hay algo que está fallando”, analiza en diálogo con Clarín Irene Ennis, presidenta de la SAHA. “De 10 hipertensos hay seis que están mal: tres porque no lo saben y tres porque están mal tratados. Es incomprensible”, coincide en el diagnóstico Marcos Marín, vicepresidente de la entidad.

140/90 es el límite máximo al partir del cual se considera que una persona tiene hipertensión.

140/90 es el límite máximo al partir del cual se considera que una persona tiene hipertensión.

La hipertensión es el factor de riesgo más importante para la enfermedad cardiovascular, la principal causa de muerte en el país. Ennis insiste en que “se está llegando tarde” al tratar consecuencias graves que podrían prevenirse. Y la responsabilidad, dice, es compartida: “Los médicos no estamos controlando lo suficiente o indicando lo suficiente el tratamiento, o la gente no lo está valorando. No llegan a darse cuenta porque no duele, no pica, no da señales hasta que hacen el infarto o el accidente cerebrovascular (ACV)”.

Por eso, el mensaje que buscan transmitir está dirigido a toda la población. “La idea de la campaña es abrirles los ojos a todos, incluidos los médicos y los responsables de los programas de salud. Entre todos tenemos que corregir esto. Hay gente que después de un ACV tiene que dejar de trabajar, o que requiere internación y tratamientos costosos. Llegar antes es más sencillo: sólo hay que tomar la presión y decirle al paciente que de ahora en más debería comer un poco menos de sodio, hacer algo de actividad física y tomar remedios accesibles. Sin embargo, no nos va bien”.

Según el autorreporte por cuestionario de la última ENFR, el 34,6% de los adultos en Argentina tiene la presión arterial elevada. Pero la encuesta nacional realizada el año pasado incluyó por primera una fase de mediciones objetivas (a un subgrupo se le midió la presión), que arrojó otros datos: de la población general, el 40,6% tuvo la presión arterial elevada (mayor o igual a 140/90 mmHg). En el informe preliminar difundido en abril, desde la Secretaría de Salud sostenían que “es evidente que la prevalencia de hipertensión arterial en adultos en Argentina es mayor al 34,6%” y que de los resultados se desprende “el alto nivel de subdiagnóstico de esta condición que es silenciosa y que requiere de una búsqueda activa y rastreo sistemático”.

El problema es que la oportunidad de encontrar a las personas con presión elevada muchas veces se pierde incluso dentro del consultorio. “Nosotros creemos que el médico en general (no especialista) no toma la presión. Entre otras cosas, porque no tiene el aparato. Y cuando tiene el aparato, habitualmente es viejo, aneroide (el del “relojito”), está descalibrado, la toma rápido y ‘ningunea’ el resultado”, dice Marín a este diario.

“Dada la alta proporción de hipertensos que desconocen su condición, en cada contacto con el sistema de salud debería controlarse la presión arterial, en todas las especialidades e independientemente del motivo de la consulta”, propone Martín Salazar, profesor titular de Clínica Médica de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata y miembro de la SAHA.

Pero no se está haciendo agua únicamente con los hipertensos que “escapan” al diagnóstico, sino también con la mitad que estando bajo tratamiento no logran un buen control de la enfermedad. La presidenta de la SAHA, que es doctora en Medicina e investigadora independiente del Conicet, vuelve a repartir responsabilidades: “En ocasiones, al médico le cuesta combinar fármacos (se pueden necesitar hasta 3) o ser más exigente con el tratamiento y a veces son los pacientes que hacen lo que les parece”.

El estudio CHARTER que nació de la comisión directiva de la SAHA y fue publicado esta semana en una revista internacional (The Journal of Clinical Hypertension) arroja algunas pistas en ese sentido. Incluyó a 1146 pacientes mayores de 18 años bajo tratamiento farmacológico (con dos drogas en promedio), provenientes de 10 centros de referencia de Argentina. La principal conclusión a la que arribaron los investigadores es que el 65% de los pacientes hipertensos tratados en centros especializados presentan un control adecuado de la presión arterial, “una cifra muy superior” a la reportada en la población general (43.6%, según el estudio Renata 2). “El desafío para futuras investigaciones es definir estrategias para traducir esta tasa de control al nivel de atención primaria, donde se maneja a la mayoría de los pacientes”, concluyen los autores.

En ese sentido, el año pasado la Dirección Nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles lanzó la prueba piloto del Plan Nacional de Prevención, Control y Tratamiento de la Hipertensión Arterial en el Primer Nivel de Atención en la provincia de La Rioja, que se espera se amplíe al resto del país. En tanto, estaba previsto que hoy diversas sociedades científicas firmaran en la Secretaría de Salud una guía nacional para el tratamiento de la hipertensión en atención primaria.

El diagnóstico de los factores vinculados a “estilo de vida” tampoco es bueno: más del 60% de la población adulta del país está excedida de peso y es sedentaria, lo que aumenta el riesgo de hipertensión. El consumo elevado de sodio es, no obstante, la principal causa y si bien cada vez menos personas le agregan sal a las comidas en la mesa o después de la cocción, 2/3 de la ingesta proviene de productos procesados o envasados.

Cómo tomarse la presión arterial en forma correcta

El diagnóstico de hipertensión lo realiza el médico, luego de varias mediciones con valores superiores a 14/9. El profesional puede indicar al paciente que haga un monitoreo domiciliario y que registre los valores obtenidos durante varios días, en diferentes momentos del día.

✔️Use equipos digitales automáticos validados

✔️Intente medirse en diferentes momentos del día.

✔️Siéntese en una silla con respaldo de modo que permita mantener la espalda apoyada.

✔️Apoye los dos pies sobre el piso. No cruce las piernas.

✔️Apoye el brazo sobre una superficie plana con la palma hacia abajo.

✔️Espere unos minutos (idealmente cinco) antes de iniciar el registro de la presión arterial.

✔️Cuando termine anote el valor que le arrojó el medidor.

✔️Si puede, haga otro control uno o dos minutos después del primero y anote los dos.

Conductas recomendadas

✔️Visitar al médico y realizarse chequeos de los factores de riesgo.

✔️Medirse la presión al menos 1 vez por año con un equipo automático validado.

✔️Tomar las medicaciones antihipertensivas indicadas por el profesional.

✔️Reducir el consumo de sal, aun sin ser hipertenso.

✔️No fumar.

✔️Mantener un peso adecuado.

✔️Hacer ejercicio físico en forma regular.

✔️Mantener una dieta saludable baja en sal, rica en frutas y verduras, legumbres y pescado.  Evitar la sal de mesa, panificados, embutidos, fiambres, quesos, productos procesados.

(Visited 12 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Salud

La OMS recomienda al menos un enfermero por médico, pero Argentina tiene una de las tasas más bajas de la región

Publicado

on

Por

Ser enfermera/o hoy no es una elección más a la hora de pensar en trabajos socialmente útiles, ya que se trata de uno de los recursos humanos más importantes para la salud de un país. Y en la Argentina faltan profesionales.

Como todas las actividades de la salud, tiene ciertas exigencias, pero las satisfacciones que genera el contacto humano con las personas a quienes brinda su servicio, contadas por sus protagonistas, son difíciles de igualar en otra actividad. Todo esto, sumado a la necesidad cuantiosa de profesionales, la demanda laboral y el pleno empleo de sus egresados, hacen que elegir esta carrera, sea una opción atractiva.

Y si bien su escasez es un déficit global, en la región, y sobre todo en el país, la necesidad de contar con enfermeros es aún mayor. En 2015 la Organización Mundial de la Salud (OMS) llamó a formar más profesionales en América Latina y el Caribe por lo que supone un obstáculo para que todas las personas de la región tengan acceso y cobertura universal de salud.

Por otro lado, un informe de 2018 de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) titulado Distribución de la fuerza de trabajo en enfermería en la Región de las Américas reveló que la Argentina posee una de las tasas más bajas de enfermeros por habitante, con 4,24 cada 10 mil personas, sólo por encima de Honduras, República Dominicana y Haití.

Chile es el mejor posicionado de Latinoamérica con 22, seguido de Uruguay (18,9), Paraguay (14,6), Brasil (7,1) y Bolivia (5,1). En tanto, los Estados Unidos (111,4) y Canadá (106,4) son los que mantienen la mayor proporción de todo el continente.

 El personal de enfermería conforma más del 60% de la fuerza de trabajo en salud y cubre el 80% de las necesidades de atención

Y hay más números que ahondan en la necesidad imperiosa de profesionales de enfermería en el país. El Sistema de Información Sanitario Argentino (SISA), dependiente del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación, estimó que el año pasado eran 179.175 las personas matriculadas en ese campo, de los cuales 19.729 (11%) son licenciados, 73.373 (41%) técnicos y 86.073 (48%) auxiliares, estos últimos los de menor formación. La OMS advirtió que la meta proporcional de enfermeros por cada médico debe ser de al menos uno y la Argentina está lejos: 0,56 enfermeros por cada médico.

La propia OMS destaca la importancia de la enfermería en su página web. En ella establece que la enfermería “abarca la atención autónoma y en colaboración dispensada a personas de todas las edades, familias, grupos y comunidades, enfermos o no, y en todas circunstancias”. “Comprende la promoción de la salud, la prevención de enfermedades y la atención dispensada a enfermos, discapacitados y personas en situación terminal”.

También instituye que “las enfermeras son un recurso humano importante para la salud”, y destaca que el personal de enfermería conforma más del 60% de la fuerza de trabajo en salud y cubre el 80% de las necesidades de atención. “Deben realizarse más esfuerzos para formar a más profesionales, distribuirlos equitativamente según las necesidades de la población y para retenerlos en sus puestos de trabajo”.

Para la OMS, los enfermeros son un recurso humano importante para la salud (Shutterstock)

Para la OMS, los enfermeros son un recurso humano importante para la salud (Shutterstock)

La licenciada Elizabeth Barrionuevo, directora de la Licenciatura en Enfermería de la Universidad Abierta Interamericana (UAI), aseguró que la profesión tiene un potencial enorme dentro del sistema de salud, aunque todavía gran parte de la sociedad no la valore como se debe por cargar con estigmas del pasado.

“Esta profesión alcanzó hoy un nivel de desarrollo que la hace necesaria en múltiples ámbitos: hospitales, escuelas, domicilios, fábricas, universidades, pero sobre todo en la atención primaria, realizando actividades de prevención y promoción de la salud en la comunidad lo que muestra una inserción laboral que no sólo se limita a lo asistencial en el hospital”, aseguró.

En la mayoría de las universidades, la licenciatura prevé cinco años de estudio, pero a los tres años tiene una titulación intermedia de enfermero universitario, que garantiza la salida laboral en el sistema de salud. Es una carrera en auge y en la UAI, por ejemplo, la cantidad de ingresantes solamente en Buenos Aires casi se duplicó en los últimos diez años (de 400 en 2008 pasó a casi 800 en 2018). Existen dos ingresos anuales por lo que la inscripción continúa abierta para iniciar en agosto y en abril de 2020.

 Enfermería alcanzó hoy un nivel de desarrollo que la hace necesaria en múltiples ámbitos: hospitales, escuelas, domicilios, fábricas, universidades, pero sobre todo en la atención primaria

“Con el título intermedio ya pueden salir a trabajar, por lo que se produce una deserción importante para continuar y finalizar la carrera. Es sustancial que se continúe la formación para cualificar a este recurso humano tan importante dentro de los sistemas de salud. Hoy Enfermería se desempeña en investigación, docencia, gestión y atención especializada en las áreas asistenciales de alta complejidad y para esto se necesitan competencias específicas en cada una de estas áreas“, continuó la experta, quien contó que como la mayoría de los alumnos trabajan, la universidad ensaya estrategias para ayudarlos en la cursada. “Por ejemplo, tenemos prácticas los días domingos y algunas intensivas durante el verano para ayudarlos a organizarse con sus tiempos”, detalló la directiva.

En coincidencia, el licenciado Alejandro Fabián Miranda, presidente de la Asociación de Enfermería de Capital Federal (AECAF), especializado en Enfermería Neonatal y Perinatal y docente en la Universidad de Buenos Aires, explicó que muchos estudiantes salen al mercado y tienen varios trabajos debido a que aún es una profesión postergada en cuanto al salario, entre otras cosas, por no fijar un sueldo mínimo básico y no contar con un convenio colectivo de trabajo. Según analizó, se les hace difícil continuar con los estudios, pero les recomendó “hacer el esfuerzo”.

“Deben tratar de finalizar el segundo ciclo de la carrera, porque una vez que obtengan la licenciatura, tendrán la posibilidad de alcanzar y hacer postgrados de capacitación y actualización, de cursar una especialidad, realizar una maestría y cursar el título de Doctor en Enfermería. Esto aumenta el conocimiento y las posibilidades de crecimiento profesional”, señaló.

La Argentina posee una de las tasas más bajas de enfermeros por habitante, con 4,24 cada 10 mil personas (Shutterstock)

La Argentina posee una de las tasas más bajas de enfermeros por habitante, con 4,24 cada 10 mil personas (Shutterstock)

Miranda se recibió en 1997 de la licenciatura para luego comenzar su residencia y la especialización en el área neonatal, una profesión que abrazó desde chico y que heredó de su abuela. “Cuando empecé a trabajar en una clínica como asistente se me fue despertando el interés por perfeccionarme, capacitarme. Ser enfermero es estar junto al paciente, ser la permanencia en muchas actividades en todas las instancias de la vida de una persona. Desde el momento del nacimiento hasta el último suspiro, el enfermero está siempre“, concluyó.

(Visited 11 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Mundo

Operaron a Tabaré Vázquez y confirman que tiene cáncer: cruel ironía para el presidente de la lucha contra el tabaquismo

Publicado

on

Por

Médico oncólogo, dedicó grandes esfuerzos a combatir las afecciones pulmonares y a reducir el atractivo del cigarrillo.

Es “un tumor maligno”. Esa es la conclusión de un análisis médico llevado a cabo este viernes que confirmó que el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, tiene cáncer de pulmón.

“En el día de hoy (por este viernes) se realizó la intervención diagnóstica prevista en donde se confirmó la presencia de un tumor maligno. El informe definitivo estará disponible en los próximos días”, señala el texto firmado por el médico del mandatario, Mario Zelarayán.

Resulta una cruel paradoja del destino que Tabaré Vázquez, médico oncólogo, termine sufriendo un cáncer de pulmón, luego de los esfuerzos invertidos por sus gobiernos en la lucha contra el tabaquismo. Tanto durante su primera mandato (2005-2010) como durante el actual (2015-2020), las campañas para reducir el atractivo del cigarrillo y alertar respecto de los males respiratorios asociados con el hábito.

Vázquez, que perdió a varios familiares víctimas del cáncer, promovió la campaña que convirtió a Uruguay en el primer país libre de humo de tabaco en América Latina en 2006, y el quinto del mundo, al prohibir fumar en espacios públicos cerrados. Además, subió sistemáticamente impuestos a los cigarrillos para desestimular su consumo e impulsó el etiquetado plano (presentación única) para las marcas.

Durante su gestión, el país adhirió al Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco, que le dio el respaldo para profundizar sus políticas contra el tabaquismo.

David contra Goliath

La militancia del gobierno de Vázquez contra el tabaquismo comenzó con la campaña “Un millón de gracias”, lanzado a poco de comenzado su primer mandato en 2006. Mediante el decreto 268/05, se prohibió el consumo de cigarrillos en lugares públicos cerrados. La violación a la normativa se penaba con severas multas, y la repetición de una ofensa podía llegar a culminar en penas de prisión.

De forma adicional, se avanzó con la medida de exigirles a las tabacaleras que impriman avisos cada vez más grandes y explícitos detallando los perjuicios que el consumo de tabaco podían ocasionarles a las personas. Se les prohibió además que incluyeran leyendas como “light”, “bajo en alquitrán” o “suave” en los paquetes.

Las campañas contra el tabaquismo encaradas en Uruguay por el gobierno de Vázquez incluyeron el requerimiento de imágenes explícitas de los males ocasionados por el cigarrillo. / AP

Las campañas contra el tabaquismo encaradas en Uruguay por el gobierno de Vázquez incluyeron el requerimiento de imágenes explícitas de los males ocasionados por el cigarrillo. / AP

Los esfuerzos del gobierno de Vázquez por combatir la adicción a la nicotina se toparon con el fuerte rechazo de las tabacaleras. Fue la más grande de ellas, Philip Morris, dueña de siete de las veinte marcas globales que producen cigarrillos, la que en 2010 inició un proceso de arbitraje contra Uruguay ante el CIADI, el organismo de arreglo de controversias comerciales del Banco Mundial en Washington.

En su reclamo, la tabacalera alegó que Uruguay había violado el Tratado Bilateral de Inversión (TBI) que tenía con Suiza, el país donde la empresa tenía radicada su sede fiscal. Según su demanda, la determinación del gobierno de Vázquez de exigir el etiquetado plano hizo que Philip Morris debiera retirar tres productos de la plaza, lo que había dañado sus intereses comerciales.

La tabacalera exigía un pago de 25 millones de dólares.

Debieron pasar 6 años, pero en 2016, y con Tabaré Vázquez nuevamente en el poder, el CIADI falló en favor de Uruguay y obligó a los demandantes a pagar los costos del proceso.

El caso fue considerado emblemático por la magnitud de los actores involucrados, y porque además era la primera vez que un tabacalera demandaba a un Estado soberano frente a un tribunal de arbitraje.

Reconocimiento mundial

Los esfuerzos de Tabaré Vázquez y Uruguay por combatir el tabaquismo han sido alabados a nivel mundial. El 31 de mayo de 2018, el Día Mundial sin Tabaco, Vázquez fue premiado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en reconocimiento a sus iniciativas por reducir el consumo de cigarrillos en su país.

De la misma manera, fue galardonado por la Organización Panamericana de Salud y por la Conferencia Mundial de Salud y Tabaco debido a los mismos motivos.

Al momento de ser premiado por la OMS, Vázquez afirmó que recibía el galardón “en nombre del pueblo uruguayo”, dado que se pueden establecer todas las normas y regulaciones que se quiera, “sin consensos políticos y sociales, estas normativas generalmente terminan siendo meros papeles guardados en el cajón de un escritorio”.

(Visited 11 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Salud

Desarrollan una app para medir la presión con un clic

Publicado

on

Por

Investigadores de la Universidad de Toronto probaron en más de 1.200 participantes una app que a través de un escaneo facial monitorea la presión, entre otros parámetros.

Medirse la presión arterial podría algún día ser tan fácil como tomarse un video-selfie a través de una aplicación en el celular que, con un simple escaneo facial, brinda resultados de frecuencia cardíaca y respiratoria, índice de estrés, riesgo de ataque cardíaco y de accidente cerebrovascular, entre otros parámetros, según un artículo publicado en una revista de la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés).

“La presión arterial alta es un factor de riesgo importante para la enfermedad cardiovascular, una de las principales causas de muerte y discapacidad. Para controlarla y prevenirla, es esencial medirla regularmente”, afirmó el autor principal del estudio, Kang Lee, profesor y director de investigación en neurociencia del desarrollo en la Universidad de Toronto, en Canadá.

 

En Estados Unidos, casi la mitad de los adultos tienen presión arterial alta -en Argentina, la prevalencia es cercana al 35%, pero hay un elevado subdiagnóstico y muchos ni siquiera saben conocen su estado-, por lo que los investigadores consideran importante encontrar una manera accesible y fácil de monitorearla.

Del estudio participaron 1.328 adultos canadienses y chinos a los que Lee y su equipo les tomaron videos de dos minutos usando un iPhone equipado con un software de imágenes ópticas transdérmicas que miden la presión arterial al detectar cambios en el flujo sanguíneo en esos escaneos faciales.

Los investigadores compararon las mediciones de presión sistólica (máxima), diastólica (mínima) y de pulso capturadas a través de las video-selfies con las lecturas realizadas utilizando un dispositivo tradicional y hallaron que, en promedio, las imágenes ópticas transdérmicas predijeron la presión con un 95% de precisión.

Según Lee, ese nivel está dentro de los estándares internacionales para dispositivos utilizados para medir la presión arterial.

Dado que en el marco del estudio los autores del trabajo filmaron rostros en un entorno con iluminación fija, no está claro si la tecnología puede medir con precisión la presión arterial en entornos menos controlados, incluidos los hogares. Además, aunque los participantes del estudio tenían una variedad de tonos de piel, la muestra carecía de personas con tonos de piel extremadamente oscuros o claros.

En esta etapa, el equipo también está buscando reducir la duración de video necesaria de 2 minutos a 30 segundos, para que la tecnología sea más fácil de usar.

Todas las personas en el estudio tenían presión arterial normal. “Si los estudios futuros confirman nuestros resultados y muestran que este método puede usarse para medir las presiones sanguíneas que son clínicamente altas o bajas, tendremos la opción de un método sin contacto y no invasivo para monitorear la presión arterial en cualquier momento y en cualquier lugar”, afirma Lee.

“Si futuros estudios pueden confirmar este resultado en pacientes hipertensos y con mediciones de cámara de video realizadas durante la vida diaria, entonces medir la presión arterial tan sólo con un clic podría hacerse realidad”, manifestó entusiasmado Ramakrishna Mukkamala, autor editorial de Circulation Imaging (la revista en la que fue publicado el artículo) y profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica e Informática de la Universidad Estatal de Michigan (Estados Unidos).

(Visited 16 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Las más leidas